Opinión

Hablar en público

Arnoldo Mestre Arzuaga

21/02/2023 - 03:50

 

Hablar en público

 

No es tarea fácil pararse en una tribuna y dirigirse a un auditorio, para expresar ideas, leer o improvisar un discurso que conmueva o impresione a quien nos dirigimos.

La oratoria no es un don que abunda como maleza en los matorrales, es un privilegio solo reservado para algunos, la facilidad de expresión no se aprende, ni se enseña en ninguna parte, es algo innato que nace con el orador.

No todos tenemos el coraje de poner la cara frente a un público, y mucho menos atrevernos a hablar fluido para convencer con nuestra intervención a las personas que nos escuchan, hablar en público es un reto, más cuando algún espontáneo se atreve a interrumpirnos para que aclaremos algún punto que tocamos en la intervención.

En mi caso particular, sentía terror, se me aceleraba el corazón y lo evitaba en toda ocasión con alguna excusa, sabía que podía hacerlo, me sobraban palabras para expresar y tenía claro lo que había que decir, pero el miedo y la inseguridad me atragantaban, siempre fui un muchacho locuaz, dicharachero y cuenta-chistes en las reuniones sociales, pero hablar en público para tratar asuntos políticos o de interés social, era otra cosa.

Hasta en el colegio cuando teníamos que presentarnos, sentía miedo y cuando se aproximaba mi turno pensaba que no podría hacerlo. Lo mío, no era falta de conocimientos, ni mucho menos ignorancia, era un pánico que no podía dominar, era un estado psíquico que no me permitía hacer lo que yo podía, por temor a quedar en ridículo.

Hace algunos años, se puso de moda en esta ciudad de Valledupar, un seminario creado por un japonés y aquí orientado por un criollo nuestro que él denominó “Caminos”. Estaba basado en principios sociológicos, psicológicos e inspirados en un ser superior, nos encerrábamos desde el viernes en la tarde y sin interrupción alguna finalizaba el domingo, también en horas de la tarde. Allí, al frente de todos, nos obligaban a hablar, que dijéramos cualquier cosa, cuando nos tiritaba la voz o sentíamos no poder continuar, los compañeros nos aplaudían y nos gritaban, tú puedes, tú puedes… De esta manera, todos, uno por uno, teníamos que pasar por esta prueba.

Después de este seminario, mi vida cambió, me atreví a hablar en público y a escribir, ahora en cada reunión hablo, leo mis cuentos y quiero ser el primero en participar. El fantasma del terror en mi interior desapareció, ahora participó en reuniones políticas y casi siempre abro las intervenciones.

Hablar en público, para mí, actualmente, es una delicia y lo disfruto cada vez que lo hago.

 

Arnoldo Mestre Arzuaga

 

Sobre el autor

Arnoldo Mestre Arzuaga

Arnoldo Mestre Arzuaga

La narrativa de Nondo

Arnoldo Mestre Arzuaga (Valledupar) es un abogado apasionado por la agricultura y la ganadería, pero también y sobre todo, un contador de historias que reflejan las costumbres, las tradiciones y los sucesos que muchos han olvidado y que otros ni siquiera conocieron. Ha publicado varias obras entre las que destacamos “Cuentos y Leyendas de mi valle”, “El hombre de las cachacas”, “El sastre innovador” y “Gracias a Cupertino”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Feminismos, nuevas masculinidades y su lucha contra las violencias

Feminismos, nuevas masculinidades y su lucha contra las violencias

"La construcción patriarcal de la diferencia entre la masculinidad y la feminidad es la diferencia política entre la libertad y e...

El muro de las lamentaciones

El muro de las lamentaciones

  Definitivamente, a nosotros los músicos nos impresionan más con la forma que con el fondo, recientemente en Valledupar y en gener...

Que se venga pa acá pa La Loma…

Que se venga pa acá pa La Loma…

  A comienzos del año 1990 se nos ocurrió la idea de crear un festival vallenato en nuestro pueblo natal, La Loma (Cesar); y acolit...

Editorial: Motivos de la desaparición del carnaval de Valledupar

Editorial: Motivos de la desaparición del carnaval de Valledupar

Llegó a ser una de las fiestas más hermosas de Valledupar y de la costa Caribe. Algunas voces alegan incluso que los pre-carnavales d...

De pie como siempre vivió

De pie como siempre vivió

  El día que la asesinaron el astro rey no brilló igual. La sierra nevada se vistió de un gris oscuro como señal de duelo por l...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Santander y la tradición literaria

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados