Opinión

La tortuga arriba del poste

Diógenes Armando Pino Sanjur

26/02/2023 - 22:10

 

La tortuga arriba del poste

 

Existe una popular fabula que se aplica a la mayoría de gobernantes que, después de haber transcurrido un tiempo prudencial de su mandato, analizada su gestión y contrarrestada sus decisiones, la mayoría de los electorales indagan cómo llegó la tortuga arriba del poste: ¿Cómo llego ahí? ¡No puedo creer que esté ahí! ¿Cómo puede estar ahí? ¿Pudo subir sola ahí? ¿Debería estar ahí? ¿Y mientras este ahí podrá hacer algo útil? Y la única, honesta y conveniente conclusión a la cual llegamos es: “Lo único sensato sería ayudar a bajarla de ahí”.

Este relato literario nos deja una profunda enseñanza y un consejo moral, puesto que, a través de la historia política del país, hemos elegido a nuestros gobernantes sin analizar propuestas, capacidades, estructura y servicio. En muchos casos, hemos entregado los destinos de nuestras comunidades a personas sin el conocimiento político, administrativo, social y económico de nuestro conglomerado.

Es por ello, que transcurrido su mandato se incrementa la desconfianza, el inconformismo, rechazo y desesperanza en las administraciones. Algunos gobernantes, a pesar de adelantar algunas obras en su territorialidad, no propician un cambio profundo y de fondo en las condiciones de vida y bienestar de sus habitantes. Es inexplicable, por ejemplo, que nos gastemos miles de millones del erario en obras de embellecimiento o esparcimiento, mientras nuestra educación, salud o servicios públicos se encuentran relegados y en pésimas condiciones.

En la actualidad el fervor del cambio, después de lograr un giro histórico en la política nacional, donde por primera vez un político de “izquierda” accede a la casa de Nariño, quiere ser aprovechado por muchos para cumplir su sueño y lograr gobernar su comarca. Bienvenido el cambio, todos tenemos derecho a elegir y ser elegidos, pero asimismo tenemos un compromiso histórico con nuestra gente, sociedad y terruño. Es por eso que debemos realizarlo de manera inteligente, informada, donde dejemos de lado la retórica, promesas y malas prácticas, y por el contrario, empecemos a administrar responsable y honestamente los recursos públicos, invirtiéndolos en las necesidades de manera ordenada, planificada y concertada, donde prime el bien general y no particular, que nos permita construir un mejor futuro, con oportunidad, garantizando progreso y desarrollo para todos.

Este 2023 es un año electoral, un año donde tenemos el deber y la responsabilidad de cambiar el rumbo, los electores deben aprender a elegir, dejar de escoger entre el menos malo, y los políticos deben aprender a transformar la vida de sus electores, devolverle la esperanza y la confianza en las instituciones y sus gobernantes. Solo así podremos concretar el verdadero significado de la política que es el arte de servir y no poner en práctica la lacónica frase del escritor y periodista francés Louis Dumur: “La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos”.

Si realizamos bien el ejercicio, podremos caminar por las calles y de seguro no nos sorprenderemos encontrando una tortuga sobre el poste, sino que encontraremos bienestar, felicidad y armonía en la sociedad. De lo contrario, seguiremos rasgándonos las vestiduras buscando una explicación, pero sobre todo deseando bajar esa tortuga de ese poste, para que pueda irradiar la luz que ella opaca.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: Honores a Mary Daza, una gran escritora de la costa

Editorial: Honores a Mary Daza, una gran escritora de la costa

La noche del miércoles 30 de noviembre fue especial para la escritora Mary Daza Orozco. Se le rendía homenaje por su trayectoria ú...

Cuando el fin no justifica los medios

Cuando el fin no justifica los medios

  Quienes nos desplazamos por el corredor vial que une los principales puertos de la Costa Caribe colombiana y el interior del país,...

Lamento Naúfrago: A propósito del fallo

Lamento Naúfrago: A propósito del fallo

Con mucho Lamento náufrago, recordando  la canción del maestro Rafael Campo Miranda, recibimos el histórico e inapelable fallo de l...

Por sus muertos los conoceréis

Por sus muertos los conoceréis

  Dicen que si quieres conocer realmente cómo son los moradores de un pueblo, debes visitar su cementerio. En el campo santo encue...

El conservadurismo y el statu quo

El conservadurismo y el statu quo

  Esta democracia colombiana es una delicia, para algunos nada está resuelto y para otros todo lo está, el alboroto como para coger...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Tres poemas de Luis Mizar

Donaldo Mendoza | Literatura

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados