Opinión

Lamento Naúfrago: A propósito del fallo

César Augusto López Cruz

30/11/2012 - 13:00

 

Isla de San AndrésCon mucho Lamento náufrago, recordando  la canción del maestro Rafael Campo Miranda, recibimos el histórico e inapelable fallo de la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya.

Éste, reconoció la soberanía colombiana sobre los cayos Roncador, Serranilla, Sureste, Albuquerque, Bajo Nuevo, Serrana y Quitasueño, pero fijó nuevo límites marinos con Nicaragua lo que significa la pérdida de unos 100 mil kilómetros cuadrados del mar territorial que ancestralmente ha sido de los sanandresanos, reduciendo su plataforma submarina  y el aprovechamiento de las aguas.

Hemos escuchado voces que piden desobedecer el fallo, entre ellas: la expresada por el presidente Santos desde San Andrés:"Nuestra Marina va a defender sus derechos en todo momento…  la orden presidencial es mantener los buques en el meridiano 82"; las del expresidente Uribe: "Colombia debe rechazar el fallo porque derrumba soberanía de la patria. Las cortes internacionales no están instituidas para socavar la soberanía de los pueblos sino para hacer justicia".

Desde la investidura del poder de estas voces es contradictoria su posición de desacato en el marco del concepto de nación, como soberanía colectiva y de ciudadano  como el componente elemental de este nuevo soberano y por el reconocimiento de la democracia. En vez de salirse del marco jurídico y tomar azarosos caminos de hecho, se podrían descifrar los errores del pasado para aprender lecciones,  pero sin desconocer la autoridad de instituciones que previamente aceptamos porque sería como si a mitad del juego quisiéramos cambiar las reglas. Entre estas lecciones considero:

Nuestro país históricamente le ha dado la espalda al mar: el fracasado proyecto político de estado nación centralista de los partidos tradicionales limitó su visión hacía el Caribe, fíjense como el río Magdalena sigue muriéndose junto con los pueblos ribereños, así como naufraga el muelle de Puerto Colombia ante la ceguera y sordera de las autoridades políticas, que en otrora constituía la principal vía de desarrollo económico y social. Con respecto a dicho olvido me parecen claves las columnas de Roberto Burgos Cantor “No han visto el mar“  y de  Arlene B. Tickner  “El día de la lamentación“, publicadas el 24 de noviembre en el Universal de Cartagena y el 12 de noviembre en el  Espectador, respectivamente.

Desde lo pedagógico, en el carácter tridimensional del territorio colombiano, tenemos dificultades al representar geográficamente el territorio colombiano, no se visibiliza la parte del territorio marino, ni la porción insular, sólo la porción continental, y ese es el croquis que dibujamos.

Que las bases de los términos de la sentencia, en cuanto a la delimitación de las áreas marinas y submarinas, habían sido sentadas por la misma Corte en fallo del 2007. En el cual, si bien reconoció la soberanía de Colombia sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, declaró que el meridiano 82 no constituía frontera y dejó abierta la delimitación del mar territorial, yendo más allá de lo previsto en el tratado Esguerra-Bárcenas de 1928,  es el miedo que la ministra colombiana de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, expresa: “Nicaragua podría venir por más”. Demasiado tarde parece para sustraerse a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia, una vez emitida la sentencia, así fuera para recurrir a otras instancias, como lo sería el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Hay quienes consideran que los fallos están para acogerlos, ejemplo: Ricardo Abello Galvis, experto en derecho internacional y catedrático de la Universidad del Rosario, quien expresa "nadie puede tumbar la decisión" de la Corte y que no hay "perspectiva de desacato" y agregó que la "interpretación" no implica modificar la decisión, sino una explicación de cómo se va a cumplir.

Otros, creen que hay chance de revertir la situación. El caso de Alberto Lozano Simonelli, académico y uno de los que mejor conoce el pleito con Nicaragua, planteó la posibilidad de elevar un "recurso de nulidad" que pasaría ante "la misma Corte o la Asamblea de Naciones Unidas". Esto se haría "argumentando que se ha producido un exceso de poder inadmisible". Mauricio Herdocia, ex miembro de la Comisión Territorial Asesora del país centroamericano para los diferendos limítrofes se declara satisfecho por lo conseguido ante la Corte y anticipa que en la etapa venidera los dos países tendrán que entrar a definir acuerdos para la implementación del fallo. Es optimista en cuanto a ese proceso, pues cree que las nuevas relaciones que deberán tener su país y Colombia abrirán posibilidades de cooperación e integración sin ese factor contaminante que era el litigio para las relaciones bilaterales.

Necesitamos un cambio de proyecto político que acoja la propuesta  del sociólogo Orlando Fals Borda, de un Estado Región, el artículo primero de la Constitución de 1991 abre las puertas para un nuevo ordenamiento territorial nacional con la regionalización como eje organizativo. Hay que virar hacia las regiones olvidadas y no seguir perdiendo territorios: El presidente de la Asamblea de San Andrés, Arlington Howard Herrera, presentó la renuncia a su cargo por considerar que la Nación desconoció a la comunidad isleña en el litigio que se acaba de perder con Nicaragua. Nunca fuimos consultados ni como herederos de una historia ni de una cultura, todo se ha hecho a nuestras espaldas. Los diputados de este archipiélago señalaron que se sienten tratados como colombianos de “tercera categoría” y que el Gobierno Nacional pretende comprarlos tras haber perdido una invaluable porción de su mar.

 

César Augusto López Cruz

Profesor Universidad Popular del Cesar

 

Acerca del autor: César Augusto López Cruz. Licenciado en ciencias sociales y económicas, especialista en enseñanza de la historia de la Universidad del Atlántico. Docente del área de sociales de la Institución Educativa Francisco Molina Sánchez y profesor de historia en la facultad de Sociología de la Universidad Popular del Cesar. Hace parte del Grupo de Investigación de Literatura e Historia (GILEHKA). Ha publicado artículos y presentado ponencias a nivel regional y nacional sobre patrimonio histórico y enseñanza de la historia. Email: cesarlopezcruz@hotmail.com

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿Qué será lo que tiene Gina Parody?

¿Qué será lo que tiene Gina Parody?

Este viernes regresa a Valledupar la dinámica ministra de educación Gina Parody, y, como ha sucedido en anteriores oportunidades, e...

Editorial: Acerca de los símbolos pacifistas

Editorial: Acerca de los símbolos pacifistas

El pasado 9 de abril un gran número de colombianos salieron a la calle motivados por el deseo de alcanzar la paz. Cincuenta años de d...

El Vallenato auténtico no necesita Vick-Vaporub

El Vallenato auténtico no necesita Vick-Vaporub

Aunque parezca que sí, no se está perdiendo la batalla. El vallenato auténtico vive. Y vive más allá de las verdaderas parrandas...

Incertidumbre y decepción

Incertidumbre y decepción

“Incertidumbre, iremos lejos y alegres, sin volver jamás. Así como van los cangrejos; De para atrás...De para atrás...”. Quiz...

Religiosidad y politiquería

Religiosidad y politiquería

  “Debe haber un final para el monopolio del poder político, y una reestructuración fundamental de nuestros sistemas políticos...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Sobre los poetas y la poesía

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

El más romántico y revolucionario compositor

Jorge Nain Ruiz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube