Opinión

Paz y agua para La Guajira

Fabrina Acosta Contreras

21/06/2023 - 00:05

 

Paz y agua para La Guajira

 

Sin garantías de los derechos, las comunidades se instalan en la supervivencia y no en la vida con calidad, mientras existan muertes por desnutrición o falta de agua se generarán situaciones de conflictos; considero que cuando una persona y especialmente los niños y las niñas mueren por causa de la falta de comida, agua o de calidad en los servicios públicos y de salud se debe considerar una muerte violenta, producto del olvido histórico, de la corrupción “normalizada” y de la incomprensión absoluta de las cosmovisiones indígenas que generan equivocaciones en las formas de intervenirlas y muchas veces las intenciones de “ayudas y soluciones” en lugar de solucionar empeoran las problemáticas.

La cosmogonía indígena, su universo, su historia, su relación con la naturaleza y su comprensión del mundo tiene que ser respetada y no vulnerada; el racismo estructural que vive Colombia es generador de diferentes violencias y en ese sentido, la tan anhelada Paz no se logrará porque no nos vivimos desde una visión multicultural y de respeto por las diferencias como lo establece la Constitución de 1991 sino de una manera lineal, cargada de juzgamientos y considerando solo criterios propios, cuando el ecosistema socio cultural es de esencia compleja y dinámica, no tiene verdades absolutas.

Mientras territorios como La Guajira, que es cabeza de Colombia y rico en recursos naturales, siga instalado en grandes brechas sociales donde la pobreza extrema se despliega a grandes velocidades y la riqueza y el poder se hiperconcentrada en unos pocos, seguirán muriendo niños y niñas esperando un mejor panorama, seguirán alimentándose con lo que les toca y no con lo que les hace bien, tomando agua no apta para la vida humana que se convierte en el boleto de enfermedades y muertes periódicas; aclaro que esto no es un asunto de cifras sino del valor de cada vida humana, con una sola muerte ya es una estadística desbordada y de alerta extrema, y sabemos que cada año en La Guajira hay muchísimas muertes por causa de la ausencia de todo tipo de garantías para la vida, muertes que solo ingresan a ser parte de un informe pero no de una apuesta conjunta entre muchos sectores para generar soluciones sostenibles y lograr que quienes siguen con vida no sean los próximos en ocupar números de certificados de defunción.

La paz no se logrará sin calidad de vida, el hambre, la sed, la pobreza extrema son generadores de diversos conflictos y en especial de desigualdades que amparan violencias, por ello, el olvido y el utilitarismo (extractivista) hacia los pueblos indígenas no pueden seguir siendo “normalizados”, es momento de construir una paz con garantía, con salud y educación para todos y todas.

La Guajira y sus comunidades necesitan tener agua potable y servicios, porque no se puede hablar de un país en Paz si las brechas sociales son tan amplias como las que vivimos. Colombia es un país plural que necesita y merece vivir dignamente.

Comunidades indígenas como #Yotojorotshi y muchas más, necesitan agua, vida, protección, equidad e igualdad, poque la falta de acceso al agua potable es un problema significativo y la situación en la Guajira, es particularmente delicada. Cada día, niños y niñas en La Guajira realizan largas caminatas para recolectar agua contaminada. Esto aumenta el riesgo de contraer enfermedades gastrointestinales, infecciones de la piel, entre otras.

Para ayudar a resolver este problema se necesita el concurso de los sectores públicos, privados, cooperación internacional, organizaciones sociales  y participación ciudadana para lograr ayudas adecuadas y no aquellas que agudicen los problemas, que se logren soluciones sostenibles generadoras de nuevas dinámicas sociales pacificas; el conflicto armado no es el único factor que impide la paz, si una comunidad ve morir a sus integrantes por falta de seguridad alimentaria, saneamiento básico y especialmente de agua potable, no podremos hablar de paz y menos de un país incluyente y consciente de la pluralidad territorial que tiene.

Es momento de lograr Territorios de Equidad con nuevos aires, energías y empatía porque la paz no se construye desde retóricas sino desde acciones transformadoras y transparentes. Paz y Agua para La Guajira, YA.

 

Fabrina Acosta

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Asi escriben y opinan nuestros lectores

Asi escriben y opinan nuestros lectores

  A raíz de la polémica que se ha suscitado con la aparente crisis por la que atraviesa hoy nuestra musica, son muchos los escrit...

Las resurrecciones

Las resurrecciones

  Luego de una semana de reencuentros espirituales, familiares y vacacionales, los colombianos iniciamos nuestras actividades cotidia...

El horario de atención en los bancos

El horario de atención en los bancos

El horario de atención al público en los bancos de la ciudad debe adaptarse a los criterios coherentes de eficiencia y calidad de ser...

Alza injustificada de las tarifas de luz eléctrica en el Cesar: un abuso contra el pueblo

Alza injustificada de las tarifas de luz eléctrica en el Cesar: un abuso contra el pueblo

  El alza injustificada y arbitraria de las tarifas en el Cesar, por parte de la empresa Afinia, se ha convertido en un problema y dr...

Te espero en Valledupar

Te espero en Valledupar

  Yo que viví en carne propia la verdadera ausencia sentimental de Rafa Manjarrez, por muchos años en Bogotá y tengo además tanto...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Los grandes poetas de la canción vallenata

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados