Opinión

¿Qué esperar del PEMP en Valledupar?

Armando Arzuaga Murgas

27/12/2012 - 13:00

 

El Plan Especial de Manejo y Protección-PEMP es una estrategia prevista e implementada por el Ministerio de Cultura para salvaguardar los bienes patrimoniales; “es el instrumento de planeación y gestión del Patrimonio Cultural de la Nación, mediante el cual se establece las acciones necesarias con el objetivo de garantizar la protección, conservación y sostenibilidad de los BIC o de los bienes que pretendan declararse como tales”.

El Decreto 763 del 2009, reglamentario de la Ley 397 de 1997, modificada por la Ley 1185 del 2008, establece en el Artículo 16 que los bienes del Grupo Urbano del ámbito nacional y territorial declarados BIC con anterioridad a la Ley 1185 del 2008 requieren en todos los casos la formulación de un PEMP.

El primer convenio para la formulación del PEMP de Valledupar se firmó en el año 2003 y su ejecución debió haber concluido algunos años atrás. Sin embargo, el convenio tripartito entre Ministerio de Cultura, Gobernación del Cesar y Alcaldía de Valledupar apenas logró llamar la atención gubernamental en este año que termina, casi un decenio después de haber sido anunciado.

No abordaré aquí las variables que han retrasado la aplicación de dicha estrategia de conservación para nuestro patrimonio cultural inmueble representado en el centro histórico de Valledupar. Basta decir que la simple desidia de los mandatarios locales de las anteriores vigencias impidió trazar una hoja de ruta para la proyección de la Ciudad a partir de la revaloración de su centro fundacional, que es el corazón y por tanto su foco vital.

Enhorabuena, se reunieron en la mañana del día miércoles 19, en la Universidad del Área Andina, el representante del Mincultura, Édwin Fernández, con el Alcalde municipal y su secretario de Planeación, y miembros de la Fundación AVIVA, para hacer la respectiva divulgación de la formulación del PEMP, tan esperada, y de hecho, es preciso recordar que la de AVIVA ha sido la más enérgica voz, si no la única, que ha insistido en la urgencia de la ejecución del PEMP.

Dicha divulgación es el colofón del compromiso de las administraciones departamental y municipal, suscrito el pasado 13 de abril del corriente, de aportar toda la documentación necesaria y requerida por el Ministerio de Cultura para liquidar el Convenio 1069 del 2005, que fue un otrosí al del 2003, y de este modo, una vez devueltos los recursos no ejecutados, firmar el convenio definitivo para la realización de los estudios pertinentes.

Durante la reunión, la representante de la firma ejecutora Unión Temporal PEMP 2012, ganadora de la licitación de entre trece concursantes, Marta Luz Vásquez, habló de cómo con el PEMP no se culmina un proceso sino que se da inicio a una nueva oportunidad de crecimiento para la ciudad. En efecto, el Plan Especial de Manejo y Protección supone una opción que permite a Valledupar asumir nuevos modelos a seguir para la recuperación de sus lugares históricos con miras al fortalecimiento de su identidad como ciudad patrimonial.

Esto le permite pensarse urbanísticamente para presentarse acorde con las dinámicas de expansión sin olvidar ni descuidar sus elementos identitarios. La participación de la comunidad es decisiva para la identificación de los espacios de confluencia social, no sólo para recuperarlos y reapropiarlos, sino para reordenarlos dentro un planeamiento físico que especifique los usos en relación con las necesidades actuales de la ciudad, en cuanto a espacio público, vivienda y necesidades básicas se refiere, pero respetando siempre la configuración del trazado colonial.

Así pues, cabe esperar soluciones determinantes como la subterranización del cableado de alumbrado en el centro histórico; la recuperación del espacio público y la revaloración de callejones y ejidos municipales en orden a un turismo cultural sostenible, y la cualificación de las redes de prestación de servicios públicos.

De otro lado se viabiliza la recuperación y restauración de construcciones deterioradas y la visibilización de sitios ligados a la memoria ancestral como elementos esenciales de la memoria colectiva. En este punto conviene resaltar que la formulación del PEMP contará con la asesoría del reconocido historiador Fabio Zambrano Pantoja, eminente conocedor de la historia del Caribe colombiano, y en especial del Valle de Upar.

Un tema saltó a la palestra durante la divulgación: el de los recursos. ¿Cuáles serían las acciones efectivas que posibiliten el cabal cumplimiento de lo que estipule el PEMP? El rubro para el estudio técnico, que tardará alrededor de seis meses es de 589’407.470” pesos. Luego seguirá la fase de presentación al Ministerio de Cultura para la revisión final e implementación.

Hay necesidad de buscar otras formas de financiación que permitan llevar a cabo la totalidad del convenio; entre tanto, mientras un grupo interdisciplinar técnico y humanístico define los lineamientos del PEMP, se requiere sensibilizar a la comunidad para que sea eficaz la estrategia de conservación a implementar. Ojalá esta larga espera de casi diez años, al final haya valido la pena.

 

Armando Arzuaga Murgas

Sobre el autor

Armando Arzuaga Murgas

Armando Arzuaga Murgas

Golpe de ariete

San Diego de las Flores (Cesar). Poeta, investigador, gestor y agente cultural. Profesional en Lingüística y Literatura por la Universidad de Cartagena. Formador en escritura creativa.  Premio Departamental de Cuento 2010. Miembro del Café Literario de San Diego. Coordinador del Centro Municipal de Memoria de San Diego-CEMSA. Integrante de la Fundación Amigos del Viejo Valle de Upar-AVIVA. Colaborador habitual de varios medios impresos y virtuales.

@@arzuagamurgas3

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Las bondades de la poesía para hacer reír a la mujer

Las bondades de la poesía para hacer reír a la mujer

Dice una leyenda: cuando Adán estuvo solo, caminaba cabizbajo y un manto de tristeza le impedía contemplar los colores del paisaj...

Comerciantes de ilusiones

Comerciantes de ilusiones

Los mercaderes o comerciantes, valga el desuso del primer término, son los dueños de una mercancía, géneros vendibles, pero tambié...

¿Por dónde le entra el agua al coco?

¿Por dónde le entra el agua al coco?

  Crecí oyéndolos decir cada cinco minutos, es que yo sí sé por dónde le entra el agua al coco, con convencimiento y seguridad. ...

El vallenato del interior del país

El vallenato del interior del país

  El pasado fin de semana se realizó con rotundo éxito la cuarta edición del Festival Panche de Acordeones en el Municipio de No...

El hacinamiento carcelario (II)

El hacinamiento carcelario (II)

Para dar entendimiento a la compleja problemática del hacinamiento carcelario en Colombia, es indispensable abordar la historia de las...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube