Opinión

A mi vieja querida

Alcibiades Nuñez

04/03/2024 - 01:40

 

A mi vieja querida
Delia Rosa Manjarrez con sus hijos / Foto: archivo personal del autor

 

El pasado 27 de febrero hubiera cumplido 92 años, mi vieja querida, Delia Rosa Manjarrez de Nuñez, mi vieja Yiya como te decían tus hermanos, hijos, sobrinos y vecinos. Te fuiste dejando una huella imborrable de amor y ternura en cada uno de tus hijos familiares y amigos. Vieja, son muchos los recuerdos que dejaste en cada uno de nuestros corazones y en cada uno de los rincones de las viviendas ubicadas en la plaza principal del centro poblado de Zambrano, y en el barrio Norte del municipio de San Juan del Cesar. Tu partida repentina aquel 28 de julio de 2016, nos dejó atónitos a todos tus familiares, nos dejó un gran vacío que no hay como llenarlo, no sabes mamá cuánto te extrañamos y recordamos todos los días, para ninguno de tus hijos será lo mismo llegar a la Calle Diez o a Zambrano y ver que ya no estás con nosotros, para saludarnos, abrazarnos y darnos esos invaluables y oportunos consejos, que solo una matrona, con su sapiencia, sabiduría y experiencia, solía darnos.

A mi mente llegan muchos recuerdos, pero lo importante es saber que usted fue una persona amable, querendona, cariñosa, una madre guerrera y emprendedora que, enviudando a los 33 años sacó adelante a sus seis hijos Juan Daniel, (QEPD), José Elías, Adalinda, Alcibiades, Armando Enrique, y Juan Bautista.

Gracias le doy al todopoderoso por habernos dado una madre como usted que nació en Zambrano Guajira, el 27 de febrero de 1932, en su niñez y juventud convivió con sus padres Juan Daniel Manjarrez (Chito) y María Nuñez (QEPD), tuvo 7 hermanos que amaba y apreciaba mucho: Eloísa, Alberto (QEPD), Federico (QEPD), Beatriz (QEPD), Armando, Eva e Idelfonsa y a los 20 años contrajo matrimonio con Juan Bautista Nuñez Amaya, joven apuesto, honrado y trabajador que vivía trabajando y ayudando a sus padres y familiares, sé que cuando él se enamoró y se casó con mi madre encontró su media naranja, la mujer que lo amó, entendió e hizo feliz toda su vida.

Mi madre estuviera contenta y feliz rodeada de sus doce nietos: Klaydex Marcela, Miguel Ángel, Ingrid, Juan David, Andrés Alfonso, Diana Paola, Adriana, María Claudia, Natalia Rosa, Gabriel Felipe, Juan Diego y Luis Fernando, y abrasada, besando y acariciando a sus ocho bisnietos, Verónica, Juan Mario, Mariana, Juan Daniel, Sarid Sareth, Luisa, Laura y María Celeste.

Doy gracias al todopoderoso por habernos regalado una madre muy especial, ella era amable, cordial, sincera, educada, servicial y cariñosa.

Mi madre era una mujer guerrera, luchadora, ya que a pesar de haber enviudado tan temprano a los 33 años, le correspondió ser padre y madre al mismo tiempo, esto no fue inconveniente para ella ya que aun así velaba siempre por el bienestar de sus hijos y se esmeraba permanentemente porque no nos faltara nada, diariamente realizaba los quehaceres del hogar y administraba una tienda, donde vendía víveres, alimentos, frutas, verduras, productos cárnicos y lácteos, todos los sábados viajaba a Urumita, Villanueva y el Molino a comprar el bastimento, frutas y verduras, el cual distribuía en algunas tiendas y graneros en San Juan del Cesar y el resto lo comercializaba en las tiendas de Zambrano, fabricaba dulces de frutas tropicales de ñame, maduro, leche, coco, toronja, tomate, coco, papaya y cocaditas, estas actividades además de divertirla, le ayudaban para el sustento de la familia.

En Zambrano, todos le decían “Yiya”, y como era una mujer que le gustaba servir y ayudar a todo sus paisanos y coterráneos y lo demostró a través de su tienda todo el que acudía a ella, le servía ya que vendía de contado o a través de créditos las diferentes mercancías que allí se comercializaban.

Yo le doy gracias al creador por habernos regalado una Madre especial, querendona y muy cariñosa como ella, era una mujer trabajadora, emprendedora y aspirante y así crio a todos sus hijos, con esa misma inclinación, todos realizamos los estudios de Básica primaria en Zambrano y la Educación Básica Secundaria y técnica en San Juan del Cesar en la Institución Educativa El Carmelo, La Normal Superior y  el colegio de Bachillerato San Juan Bautista del profesor Carlos Ariza “Pelongo”, después de lograr los estudios de Bachillerato mi madre envió a su hijo mayor Juan Daniel a Tunja, donde estudió Ingeniería Agronómica en la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Adalinda estudió Licenciatura y especialización en Literatura y español en la Universidad del Magdalena, Alcibiades estudio Normalista superior, Institución Educativa Normal Superior de San Juan del Cesar, Contaduría Pública en la Universidad Popular del Cesar y Magister en Gerencia Financiera en la Universidad del Zulia en Maracaibo Venezuela, Armando es técnico profesional de Mantenimiento de maquinarias pesada en el Cerrejón, José Elías es Técnico Agropecuario del SENA y Juan Bautista estudió Ingeniería Ambiental en la Universidad de la Guajira, como dice Aurelio Nuñez, en su canción mi última voluntad “si yo volviera a nacer desearía nuevamente mil cosas pediría el mismo Dios que me guía, los mismos papas”, delo por hecho que quisiera ser su hijo nuevamente.

Quien tenga la dicha de tener su madre viva, les aconsejo que la quieran y cuiden mucho, es uno de los grandes tesoros que tenemos en la vida, por eso viviré agradecido y orgulloso de haber tenido como madre una excelente mujer que siempre buscó el bienestar y progreso de sus hijos.

Te amaré toda la vida Dilia Rosa, Yiya o mi vieja, como siempre le decía. Dios la tenga en su corte celestial.

 

Alcibiades Nuñez

Sobre el autor

Alcibiades Nuñez

Alcibiades Nuñez

Crónicas del profe

Contador público, magister en Gerencia Financiera, docente de la Universidad de Pamplona y docente en varias instituciones educativas de la Guajira.

@anuma601

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Pasaporte para el hambre

Pasaporte para el hambre

“El hambre hace ladrón a cualquier hombre”. Pearl Buck Todavía, hasta la pasada década de los años 80, se consideraba que las ...

Una Madre en el Valle de los Huesos Secos

Una Madre en el Valle de los Huesos Secos

Cual decreto o telar de historias vuelan por los aires de mi alma, pero no para señalar, vuelan recordándome Agradecer, llega en es...

Abril: el mes de los mejores festivales

Abril: el mes de los mejores festivales

  Estoy totalmente convencido que la idea de realizar el Festival Vallenato Francisco El Hombre en el mes de marzo ha sido una exce...

Difunto enamorado (II parte)

Difunto enamorado (II parte)

  Cuando el día aclaró, y después de que el gallo cantara, Maye se despertó para preparar el saíno que Chan había traído, deja...

Editorial: Hacia la conservación y el desarrollo de las sonoridades del Cesar

Editorial: Hacia la conservación y el desarrollo de las sonoridades del Cesar

Las distintas formas de producir la música en el departamento del Cesar (Colombia), el disfrute y apropiación de las mismas están ...

Lo más leído

La historia afroamericana contada en las canciones de Salsa

Alejandro Álvarez Martínez | Música y folclor

Los Pacabuyes: ¿un pueblo Chimila o Malibú?

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Pueblos

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

Armando Zabaleta: el fecundo compositor de “No voy a Patillal”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados