Opinión

Mi vida en pareja

Luis Carlos Guerra Ávila

22/04/2024 - 05:25

 

Mi vida en pareja

 

"Por tanto, lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre"

                                                                                      Marco 10,9

Apartes de mi próximo libro

 

El inicio

Como toda historia que se cuenta o se relata, la mía también tiene un inicio similar al de otras. Vivía en esa época en el barrio San José, en el municipio Agustín Codazzi, departamento del Cesar. Allí vivía con mi familia: mis padres, tres hermanos y tres hermanas. Trabajaba en una Institución Bancaria y era, por así decirlo, mi primer empleo con contrato indefinido o fijo. Mi vida transcurría de manera normal y tradicional, pueblerina, de casa al trabajo y del trabajo a casa. Sin embargo, los fines de semana, salía con mi guitarra al hombro a tocar serenatas para mis amigos. Era, de alguna manera, una vida bohemia. Pero en ese tranquilo trajín, si así puedo llamarlo, iba a suceder algo que cambiaría para siempre mi existencia.

Llegó a vivir en el barrio, y justo enfrente de mi casa, una muchacha norte-santandereana muy hermosa. Ella despertó en mí, por primera vez, una emoción infinita que, prácticamente, no puedo describir. Comencé a investigar acerca de su vida y me enteré de que era profesora de idiomas y que había llegado recientemente a Codazzi.

Mi compadre, Alberto De Brigard, mi amigo incondicional y confidente de la infancia, al contarle que estaba enamorado de esa mujer y que ella sería la madre de mis hijos, me dijo: “Compadre, ésa es mucha mujer, no le llegas ni a los tobillos. Es profesional y preparada, mientras que tú eres bachiller y parrandero. No te hará caso”. La verdad es que este consejo, en lugar de entristecerme, me animó a conquistarla, y comencé a hacerme amigo de la familia y, posteriormente, busqué su amistad.

Un sábado muy temprano, me levanté y fui a buscar a mi ex profesor de inglés, Cecilio Sánchez. Le pregunté: “Profe, ¿cómo se dice 'oye tú, no juegues con mi vida'?” Él me respondió: "Listen, you don't play with my life". Así fue como empecé a construir mi primera canción en español-inglés para tratar de seducir a la profesora, y esto fue, lo que me salió:

Tonight I'll get your love

Esta noche consigo tu amor

I'm not coming back to your house, my life

O no vuelvo a tu casa, mi vida

I'm already tired, I've lost my patience

Ya estoy cansado, perdí la paciencia

From begging so much

De tanto rogarte

Coro:

Oye tú, no juegues con mi vida

Listen, don't play with my life

Oye tú, no juegues con mi amor

Listen, don't play with my love

Una vez terminada la serenata, encendió la luz y me dijo por la ventana: 'Mi tú'. Mi compadre Beto enseguida me dijo: '¿Vio, compa? Se lo dije, esa mujer lo mandó para el Vaupés. “Mitú” es la capital de ese departamento. Bueno, salimos como derrotados. Al día siguiente me encontré con el profesor y me preguntó: 'Oye, Luisca, ¿cómo te fue con la serenata?' Le respondí: 'Hombre, profe, ni sé, porque esa mujer me contestó "Mitú"'. El profesor se echó a reír y me dijo: 'No, Luis Carlos, "Mi tú" significa "yo también" y se escribe “Me too”, lo cual indica que acepta la serenata'. Y eso cambió mi actitud, así que, a partir de ese momento, comencé a cortejarla.

El que persevera alcanza

En la primera visita que le hice después de la serenata, la encontré contenta. Me dijo que cantaba muy bien y que la canción, era muy bonita. Le respondí: 'De nada', y saqué un cigarrillo con la intención de fumar. Noté que ella cambió de actitud, entonces le pregunté: '¿Qué pasa?' Me dijo: 'No me gusta que fumen'. Me quedé en silencio un rato y le contesté: “Es el último cigarrillo que fumo”. Y así fue, hasta el día de hoy no he vuelto a fumar.

Bueno, a partir de entonces, todo transcurría con normalidad. Utilizando estrategias de seducción, la visitaba todos los días. Para entonces, ya sabía, por ejemplo, que le gustaba escuchar música clásica y, de vez en cuando, música americana. A mí, modestia aparte, me gustaba tocar vallenato en la guitarra. En mi afán de conquista, le insinué que si entre nosotros podría llegar a existir un romance, que yo tenía buenas intenciones y mucho interés en una relación seria.

Ella me miró fijamente a los ojos y me contestó: “El que persevera, alcanza”. Esa noche casi no dormí, daba vueltas y vueltas en la cama y reflexionaba sobre aquella frase. Me asomé por la ventana y observé que ella también estaba asomada; su ventana era de vidrio y contemplé su silueta. Fue entonces cuando compuse la primera canción: 'La profesora de inglés', y dice así:"

 

“La Profesora de inglés”

No más porque hablas Ingles, estudias francés y algo de latín

Me vienes con cuentos a mí y que I LOVE MY LIFE y yo no sé qué cosas

Como sí el amor, fuera más bonito en otro idioma

Como si el amor, no fuera lo mismo en mi pueblo, que en Roma

Claro tú dices tener costumbre americana

Te gusta el rock y de mi región no conoces nada

Pero te gustó cuando interpreté guitarras vallenatas

Guitarra, guitarra... linda

Guitarra, guitarra... suena

Suena por esa cachaca que se las tira de gringa

Suena bien pa’que no critiquen mi canción

Pero, que se oiga bien no vaya y certifique este amor

Que estoy sintiendo yo (Bis)

II

Ahora tú dices ser la mujer que sabe de canciones

Que escuchas y que a Beethoven a Luciano Pavarotti y a Placido Domingo

Como si en mi pueblo no existieran personajes queridos

Como Alejo Duran, el Maestro Escalona, “Poncho” y Emilianito

Claro tú dices tener…(Bis)

En ese lapso de tiempo le propuse matrimonio, lo cual duró unos días mientras lo pensaba, hasta que, finalmente, fijamos la fecha. Nos casamos un 11 de abril de 1987, lógicamente por la iglesia católica. Ella lleva el catolicismo por tradición, al igual que toda su familia, y me atrevería a afirmar que incluso más que la mía.

 

Luis Carlos Guerra Ávila

Tachi Guerra

Sobre el autor

Luis Carlos Guerra Ávila

Luis Carlos Guerra Ávila

Magiriaimo Literario

Luis Carlos "El tachi" Guerra Avila nació en Codazzi, Cesar, un 09-04-62. Escritor, compositor y poeta. Entre sus obras tiene dos producciones musicales: "Auténtico", comercial, y "Misa vallenata", cristiana. Un poemario: "Nadie sabe que soy poeta". Varios ensayos y crónicas: "Origen de la música de acordeón”, “El ultimo juglar”, y análisis literarios de Juancho Polo Valencia, Doña Petra, Hijo de José Camilo, Hígado encebollado, entre otros. Actualmente se dedica a defender el río Magiriamo en Codazzi, como presidente de la Fundación Somos Codazzi y reside en Valledupar (Cesar).

2 Comentarios


Diomar Cañizares García 22-04-2024 01:54 PM

Excelente historia

JUAN CARLOS TOVAR WILCHES 07-05-2024 07:25 AM

Caramba, compadre Tachi. HOMBRECITO ATREVIDO QUE ES USTED. Pero, Dios lo premió, permitiéndole conseguir ese amor grande y soñado por el que usted estaba dispuesto a hacer lo que fuera. Consideró que ese premio se lo ganó usted y bien correspondido, porque mi comadre es una persona muy íntegra en todos los aspectos. Bendiciones para usted, la comadre y toda su familia. Amén.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Los 10 columnistas más leídos del 2017 en PanoramaCultural.com.co

Los 10 columnistas más leídos del 2017 en PanoramaCultural.com.co

  El periodismo de hoy se enriquece enormemente con el aporte de los columnistas quienes, desde sus ventanas, y con sus conocimient...

Democracia amenazada

Democracia amenazada

  El siglo XX estuvo marcado por el dominio de la forma política conocida como democracia liberal, pero desde finales de éste y com...

El diablo es funche

El diablo es funche

  Abraham Robles, de tez negra, panza abultada, barba hirsuta y descuidada vestimenta, es un tamalamequero que vivió su juventud y s...

La Central de Abastos ahora despacha desde el cielo

La Central de Abastos ahora despacha desde el cielo

  Los números siempre nos dirán cosas en la medida que agudicemos los sentidos, hay un número en especial que me llama la atenció...

La Cultura en Santander

La Cultura en Santander

  Son tal vez los pintores los que en Santander más gozan de espacios y convocatorias, catálogos y patrocinios para la exposició...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La iguana: un símbolo de la costa Caribe

Redacción | Medio ambiente

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Pedro García: el incansable parrandero del “Trovador ambulante”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La música del Bajo Magdalena y el vallenato

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados