Opinión

Brindis de fin de año

José Atuesta Mindiola

31/12/2012 - 11:30

 

Brindo por la vida y las lúdicas manifestaciones de la infancia, por el preciado tesoro de la juventud y el humano arte de aprender a envejecer. Por el infinito amor que los padres ofrendan a sus hijos y  por el don supremo de la gratitud. Por los apóstoles que predican y practican la palabra de Dios. Por la verdad noticiosa de los periodistas y los medios de comunicación que de manera objetiva presentan los acontecimientos y desarrollan conciencia ciudadana e identidad regional.

Por la cultura ciudadana que tanto difunde el programa `Lindo Valledupar’. Por los pinceles  que alucinan a los venados en el espejo carmesí del Cerro Los Besotes. Por los poetas que  viven con su liturgia boscosa pimpolleando las metáforas para  repartir las alfajías de sus versos. Por los narradores que duermen con sus  ojos cansados de tanto ver a los muertos que no se cuentan así. Por la maravillosa exaltación a los Juglares contemporáneos y las internacionales páginas de Gramma. Por la fortaleza quijotesca de los  editores locales de difundir las Letras del Cesar y auscultar el Enfoque del Panorama Vallenato.

Brindo por las memorias  de mis padres Eleuterio Atuesta y Juana Mindiola y mi abuela Sara Corzo; los tíos, Alberto Sierra, el caballero elegante de amable hidalguía, y Carmelo Morelli, dadivoso y de alma grande en analogía con su cuerpo. Por la reverencia que le ofrecen a mi poesía Aníbal Martínez Zuleta y José Antonio Murgas. Por Juan Cataño Bracho, conserje de las aldabas que golpean de luz a la memoria; por Luis Mizar, César López y Donaldo Mendoza,  Argos de mil ojos para detectar la grafía del pensamiento. Por el Representante a la Cámara doctor Pedro Mudvi, quien me honró con la condecoración Orden de la Democracia Simón Bolívar, grado Cruz   Gran Caballero, y por la amistad de Pepe Castro, según sus palabras, “es el segundo mariangolero, porque el primero soy yo”.

Por Mariangola, alborada blanca de mis sueños. Por Valledupar, el paraíso de mi realización y por el Instpecam, institución educativa y cenit de  mi profesión.  Por mi hogar, mis hermanos, mis sobrinos  y mis primos cómplices de las travesuras infantiles con las ventas en la tienda de la Abuela.  Por mis entrañables compañeros de la docencia, la poesía,  la música,  la solidaridad y los placeres del vino.

Brindo por las entidades benefactoras de las expresiones del arte: Banco de la Republica, Biblioteca ‘Rafael Carrillo Lúquez’, Coordinación Cultural del Cesar, Cámara de Comercio, Casa de La Cultura, Comfacesar, La  Fundación Carboandes, Impresos Universal del Norte y Palermo Publicidad.

Brindo por la música que es catarsis del alma y asonancia rítmica del cuerpo. Por todos los grandes compositores e intérpretes de la música vallenata y por los creadores de programas periodísticos para  enaltecer la historia cultural y el progreso de la región.  Por el canto de Rosendo Romero, robarle los minutos a la hora para no ver la prisa del tiempo en los rostros de los padres.   Por Eloy `Chichi` Quintero, con la perseverancia en sus  aspiraciones políticas,  su fogosa amistad y  por el verso aquel que un presentador le dijera: firme y trasparente como el desfile de lluvia.

Brindo por mi patria Colombia y el bienestar de todos los colombianos; por el Presidente Juan Manuel Santos, por el Gobernador del Cesar Luis Alberto Monsalvo, por el alcalde de Valledupar Fredys Socarrás Reales,  por la paz, por el trabajo, la educación, el respeto, la honestidad, la convivencia y el eterno adiós a las armas y a las dictaduras. BRINDO POR UN FELIZ AÑO PARA TODOS.

 

José Atuesta Mindiola

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La dura y cruel realidad del conflicto colombiano

La dura y cruel realidad del conflicto colombiano

Desde mediados del siglo pasado Colombia entró en una etapa muy crítica de su historia, por las pugnas entre los partidos tradicion...

El salpicón político

El salpicón político

  La campaña política hacia la presidencia de la república de Colombia ha estado muy movida con puyas, desplantes, descalificaci...

Editorial: ¿Día del ciclista o del taxista?

Editorial: ¿Día del ciclista o del taxista?

El pasado viernes 4 de julio fue decretado en Valledupar el día de la bicicleta: una jornada de civismo promovida por el alcalde Fredy...

84 años de una masacre macondiana

84 años de una masacre macondiana

La segunda mitad del siglo XIX marcó el inicio del desarrollo capitalista en Colombia. Hasta entonces, las relaciones feudales dominab...

Leyes absurdas

Leyes absurdas

Si usted canta bajo la ducha, le aconsejo que no viaje a Pensilvania, Estado Unidos, porque estará cometiendo un delito. De igual fo...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube