Otras expresiones

Delicias invisibles del erotismo místico, en el Museo Santa Clara

Camilo Gómez Gaviria

10/06/2013 - 12:10

 

Retrato de Sor María Gertrudis Teresa de Santa Inés / Fotografía: Óscar Monsalve / Museo Santa ClaraUna monja coronada de flores yace en posición horizontal, con sus ojos cerrados y rostro pálido por la muerte. Se trata de Sor María Gertrudis Teresa de Santa Inés, una Inesita de clausura que murió en Bogotá en el siglo XVIII.

Su retrato hace parte de la exposición temporal “Cuerpos opacos. Delicias invisibles del erotismo místico” del Museo Santa Clara. “Después de muerta, a los dos años, encuentran el cadáver incorrupto del que hay otro retrato” dice la curadora de la exposición y directora del museo, Constanza Toquica.
Cuadros como el retrato de Sor María Gertrudis de Santa Inés eran algo normal en la Nueva Granada cuando moría una monja de clausura.

Esto puede parecerle extraño a un observador del siglo XXI. “Nosotros las miramos (las monjas de los retratos) y no las entendemos, y hasta las rechazamos. Somos personas que hemos sido criadas en medio del bombardeo mediático de imágenes que te venden la eterna juventud” dice la curadora. “En occidente y en la cultura citadina que vivimos negamos la vejez y la muerte y tanto la vejez como la muerte forman parte de la vida. Entonces, quiero hacer un llamado de atención desde este patrimonio colonial, rescatado obviamente en su contexto y su historia, para mostrar que había otras formas de experimentar, de asumir y de significar la muerte en el periodo colonial y que la muerte tiene otros valores en el mundo conventual”.

Dice Toquica que el título Cuerpos opacos proviene de su lectura del jesuita y teórico francés del siglo XX Michel de Certeau quien estudió la historia de la espiritualidad en occidente y la hagiografía o vida de los santos. “Él trabaja el concepto de ‘cuerpos opacos’ para referirse a la opacidad de los cuerpos representados, de figuras religiosas” explica. Según Certeau hay una ruptura en la relación del individuo con Dios a partir del periodo de la Ilustración. “Entonces, él dice que son opacos porque el cuerpo en sí, el retrato, representa esa relación, esa vinculación de esa experiencia vivida y sentida que tuvo la monja, pero que ni para ti ni para mí, hoy en día, significan eso mismo que quiso representar el pintor. Y por eso es la opacidad”.
Por otra parte, el erotismo místico al que se refiere el subtítulo de la exposición, es un deseo espiritual de fusionarse con la totalidad. “Porque hay un deseo, como en el erotismo físico. Hay un deseo del otro. Pero no del otro, el fulano que me gusta, sino el Otro con mayúscula”.

En la época y lugar en que los cuadros fueron pintados (estos son del siglo XVIII y XIX y son retratos de monjas del Monasterio de Santa Inés de Montepulciano, O.P., de Santafé de Bogotá) el momento más importante en la vida de una monja de clausura era el de la consumación de su matrimonio místico con Cristo. Este es el motivo por el que las retrataban después de muertas. El lugar donde se van a exhibir las pinturas de estas monjas coronadas, era además, en tiempos anteriores, la sala de profundis de la iglesia Santa Clara, donde se realizaban retratos similares de las monjas Clarisas que habitaban el claustro contiguo.

“Creo que en un país como Colombia donde hay tantas muertes violentas y nos alimentamos mediáticamente día a día con cuerpos muertos de forma violenta, no queremos mirar más la muerte porque es sinónimo de violencia, de algo que no debería suceder y que nos duele. Y por eso negamos la muerte. Pero mirar una muerte santa es diferente” concluye la curadora. “Estas representaciones, estos retratos nos hablan de otra forma de experimentar la muerte”.

 

Camilo Gómez Gaviria


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

“Las tiendas son una forma de mantenerse en contacto con el ayer”

“Las tiendas son una forma de mantenerse en contacto con el ayer”

El paso del tiempo y la transformación de las tradiciones son la base de la obra artística de Luis Alberto Díaz, quien vio en la pri...

Alejandro Char y los cambios de la ciudad de Barranquilla

Alejandro Char y los cambios de la ciudad de Barranquilla

“Tenía una ciudad capturada por los bandidos”. Así describe el ex–alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, el inicio de su ma...

Fernando Andrade, marcando tendencias en el mundo del videoclip

Fernando Andrade, marcando tendencias en el mundo del videoclip

Poco a poco, Valledupar se está haciendo un espacio en el ámbito audiovisual y en la grabación de videoclips. Frente a ciudades como...

Una reforma al Estatuto Tributario: ¿es posible en Valledupar?

Una reforma al Estatuto Tributario: ¿es posible en Valledupar?

En una carta dirigida al alcalde de Valledupar, Fredys Socarrás, la Fundación AVIVA (Amigos del Viejo Valle de Upar) formuló petici...

 APROCODA, seis lustros inolvidables en Codazzi

APROCODA, seis lustros inolvidables en Codazzi

Liderazgo, transparencia y civismo sostenibles son divisas que encarnan, sin duda alguna, la visión y misión de los últimos treinta ...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube