Otras expresiones

Mochilas y hamacas de los wayúu del parque El viajero

Redacción

17/04/2012 - 10:16

 

Marelvis Blanco en el Parque El viajeroMarelvis Blanco es wayúu y su gran especialidad es tejer. Lo hace con una destreza y un sosiego admirables. En el Parque El Viajero tiene uno de los puestos de venta más conocidos de Valledupar. Allí, con sus familiares, expone cada día las obras de arte que concibe a mano.

Hamacas, mochilas, bolsitos y sombreros son algunos de los artículos que confeccionan. Todos se caracterizan por sus colores vivos ––el naranja, verdebiche, rojo, azul, fucsia y amarillo–, los motivos de la etnia wayúu y la calidad del tejido

Tejer es una tradición milenaria de los wayuu, algo que ha ido recuperándose en los últimos años tras haberse perdido levemente. Se suele aprender en familia, repitiendo las costumbres de las madres y las abuelas, compartiendo el tiempo con ellas. Así es cómo se inició Marelvis desde muy pequeña.

En la actualidad, es una de las grandes productoras de la zona. Le ayuda de vez en cuando su sobrina que también demuestra mucho talento. Con paciencia y gusto por el diseño, van construyendo nuevos modelos, cambian los dibujos y tejen obras de arte que colocan sobre unas maderas para exponerlas.

Las mochilas y hamacas expuestas La originalidad de sus diseños es reconocida de tal manera que hasta diseñadores de todo el país (y no solamente del Cesar) vienen a solicitarle modelos y nuevos encargos. Marelvis se enorgullece de que sus creaciones sirvan de inspiración para todo otras. Eso demuestra, según ella, el valor estético de sus tradiciones.

El auge del turismo es uno de los motivos fundamentales para que, ahora, esta práctica se mantenga viva. Muchos turistas del interior del país (y algunos, pero menos, extranjeros), llegan hasta Valledupar con la firme intención de comprarse un artículo de tradición indígena.

La mochila es el producto estrella, el que más se vende. Su precio más asequible (entre 40.000 y 100.000 pesos) es uno de los principales motivos. Las hamacas también tienen éxito pero no tanto ya que son más costosas y se hacen, en muchas ocasiones, bajo encargo.

El precio de una hamaca oscila entre 400.000 y un millón de pesos. Puede tardar 3 meses en elaborarse mientras que una mochila requiere 3 o 4 días aproximadamente.

Marelvis nos invita a observar y tocar el tejido. Quiere que se valore su trabajo y realmente lo logra. En este espacio se ha ganado una fama que ya supera los límites de Valledupar.

Cuando le preguntamos el nombre de su puesto de venta: ella nos responde que no tiene nombre ni cartel. “Todo el mundo lo conoce como Donde los wayúu del Parque”, expresa Marelvis con una sonrisa.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Los dulces de Semana Santa, una tradición del Cesar

Los dulces de Semana Santa, una tradición del Cesar

La Semana Santa se caracteriza por ser un momento de profundo recogimiento, pero también una ocasión para compartir con la familia. P...

David Siegrist: “Es posible conjugar la francofonía y la cultura vallenata”

David Siegrist: “Es posible conjugar la francofonía y la cultura vallenata”

Llegó a Colombia en el año 1996, sin la idea de establecerse definitivamente en Colombia, y sin embargo, aquí está. David Siegrist,...

Curumani y el camino hacia una red departamental de Cultura

Curumani y el camino hacia una red departamental de Cultura

El sector cultural del Cesar hizo esta semana otro paso importante en su fase de estructuración y estimulación. Bajo la iniciativa de...

Una mirada insólita a la obra de Dicken Castro

Una mirada insólita a la obra de Dicken Castro

Observar el interior de una casa, la disposición del mobiliario, el estilo y los objetos que la ornamentan puede ser una forma de cono...

Mincultura revisa el deterioro del patrimonio de Valledupar

Mincultura revisa el deterioro del patrimonio de Valledupar

Acompañado de unos representantes de la Gobernación del Cesar y de miembros de la Fundación Amigos del Viejo Valle de Upar, Edwin Fe...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube