Otras expresiones

Los milagros de la Virgen del Rosario

Redacción

01/05/2012 - 11:10

 

Luciana Roncallo interpretó el papel de la VirgenEn estos tiempos de Festival, las celebraciones de la Virgen del Rosario nos remiten a una de las leyendas más destacables de la historia de Valledupar. Esta “Fiesta del Milagro” combina elementos históricos, sociológicos y religiosos anclados en la tradición de la región.

Todo empieza el 27 de abril de 1582 cuando la hermosa india Francisca, casada con el indio Gregorio, se vio agredida por la esposa del hombre a quien servía: el portugués Antonio de Pereira.  Ana de la Peña – así es como se llama la esposa– azotó a Francisca por las piernas y le cortó los cabellos en presencia de toda la servidumbre.

La humillación fue demasiado grande y, al recibir la noticia, el cacique Coroponiaimo, que residía en las afueras de Valledupar, decide vengarse y atacar la ciudad con el apoyo de los caciques Coroniaimo y Uniaimo.

Guerreros cariachiles, tupes, chimilas e ilotos inician el ataque en la noche del 27 de abril, incendiando por sorpresa todas las viviendas y el templo sagrado de la población cristiana, en las orillas del río Guatapurí.

En la ofensiva mueren los moradores, pero el templo se mantiene en pie. Los indios deciden redoblar de esfuerzos para  acabar con él y, en ese momento concreto, es cuando se produce un primer milagro: entre las llamas, surge la Virgen del Rosario y, estirando su manto, logra detener las flechas incendiarias de los agresores y preservar el Templo.

Espantados por la aparición celestial, pero decididos a castigar a los españoles por su irreverencia, los indios se refugian en la laguna Sicarare y adonde deciden envenenar las aguas con barbascos. Su intención es organizar una emboscada y matar a los españoles quienes se han lanzado a su persecución.

Los soldados de la guardia española y el capuchino catequizador llegan a la laguna bajo el mando del capitán Antonio Suárez de Florez. Sedientos, se precipitan y beben del agua cayendo paulatinamente en un sopor mortal.

En aquel momento, cuando justamente los nativos se preparan para rematar a los españoles, la virgen vuelve a surgir arropada de un manto blanco y brillante. Su mirada se detiene en el sufrimiento de los españoles y, con la ayuda de un bastón, los toca uno a uno para devolverles la vida.

Tras este segundo milagro, los indígenas piensan en una alianza entre el cielo y los conquistadores. Se enfrentan valerosamente a la guardia española pero caen la mayoría de ellos.

El día 30 de abril, día de la ceremonia de Las Cargas, representa la muerte del capuchino catequizador, así como la de los Caciques Coroponiaimo y Coroniaimo.

1 Comentarios


Leonor Dangond 27-04-2020 10:08 AM

Anotación: También es llamada familiarmente “La Guaricha” vocablo con significado de mujer en edad de merecer en el karib antiguo.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Un Encuentro que explora la riqueza de la Gestión Cultural

Un Encuentro que explora la riqueza de la Gestión Cultural

  El universo de la Cultura reúne a muchas constelaciones de gestores, emprendedores y actores que actúan, muchas veces sin saber...

Emprendimiento musical o cómo detectar oportunidades

Emprendimiento musical o cómo detectar oportunidades

La música puede ser un trabajo como cualquier otro. Es cuestión de poner las ganas, encontrar una idea y pensar en grande, como lo ha...

Mincultura revisa el deterioro del patrimonio de Valledupar

Mincultura revisa el deterioro del patrimonio de Valledupar

Acompañado de unos representantes de la Gobernación del Cesar y de miembros de la Fundación Amigos del Viejo Valle de Upar, Edwin Fe...

“Las tiendas son una forma de mantenerse en contacto con el ayer”

“Las tiendas son una forma de mantenerse en contacto con el ayer”

El paso del tiempo y la transformación de las tradiciones son la base de la obra artística de Luis Alberto Díaz, quien vio en la pri...

La exquisitez de la pastelería francesa, en Valledupar

La exquisitez de la pastelería francesa, en Valledupar

Imagínense en una de las pastelerías más reconocidas de Bogotá o incluso en una de París (en Francia), sentado en una silla cómod...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Pacho Cabeza

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Mi bisabuelo el campesino

Alex Gutiérrez Navarro | Literatura

Julio Cortázar: encuentro en Caracas

Gabriel Jiménez Emán  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados