Otras expresiones

¿Podrán unirse los artistas de Valledupar?

Samny Sarabia

09/03/2017 - 02:40

 

Thalía Parody Peñaranda, fundadora de la UNA

 

Convencida que la unión hace la fuerza y que miles de voces juntas tienen más eco al momento de exigir y reivindicar los derechos de las diferentes poblaciones en el mundo, así mismo Thalía Parody Peñaranda cree que la agremiación de los artistas de Valledupar es el primer paso para sacar al sector de la parsimonia en la que se encuentra.

Su espíritu activista y nada conformista la han llevado a unirse a diferentes causas sociales, causas en las que cree y pone todo su empeño hasta lograr una transformación. Por eso no dudó en unir su voz con la de las de decenas de mujeres que salieron a marchar el 08 de marzo por las calles de Valledupar, exigiendo mejores condiciones para la mujer trabajadora, gritando arengas en contra de los abusos sexuales, sociales, labores y familiares a los que constantemente son sometidas y a favor de su dignidad como seres humanos.

Aunque canta y escribe de manera aficiona, por respeto a los artistas Thalía Parody no se considera del gremio pero le duele el estado en el que se ven obligados a vivir los trabajadores de las artes en Valledupar y el Cesar. Le preocupa que el Estado ni la economía privada de la ciudad, a quien también le concierne, poco les interese generar espacios y procesos para que éstos puedan mostrar su trabajo, peor aún, que los pocos espacios y programas que han existido, desaparezcan.

Inquieta con el panorama, desde el año 2016 empezó a trabajar con un equipo de jóvenes pertenecientes a las diferentes artes para proponer soluciones; es de ese modo que dio origen al capítulo Cesar de la Unidad Nacional de Artistas, UNA, la  agremiación que concentra a otras asociaciones organizadas y a personas del sector creativo de Colombia.

La UNA está concebida como una plataforma en defensa de la cultura nacional que promueve el trabajo de los artistas del país, además de atender las reivindicaciones específicas de cada sectorial y las problemáticas comunes que de éstas surgen.

En ella no existe una cabeza principal sino una coordinación compartida por las diferentes artes que funciona de manera transversal. Algunos de los coordinadores son el pintor Felipe Arango, representantes del teatro nacional como Vilma López,  Phanor Terán, Wilmart Arango y Edgar Builes.

El capítulo que recientemente nació en el Cesar es una iniciativa liderada por jóvenes que tienen las ganas y la energía para poner en marcha diferentes estrategias que logren dignificar colectivamente el trabajo del artista local pero surge un interrogante: ¿Podrán los artistas de Valledupar acoger la propuesta de la UNA y agremiarse?

Es difícil pero no imposible hacerlo. Aquí algunas de las razones que se consideran determinantes. Primero, los artistas son incrédulos a cualquier propuesta de cambio o dinamización del sector debido a las múltiples promesas incumplidas de candidatos, instituciones y encargados de la cultura a nivel local y departamental. Intentos fallidos.

Segundo, por el menosprecio al que históricamente ha estado sometida la cultura a nivel nacional. El presupuesto que el Estado asigna a la cultura es risible, no existen políticas reales y contundentes que amparen a los trabajadores culturales. El Ministerio apoya a través de incentivos entregados en sus programas de Estímulo y Concertación, cada año los dineros asignados son menores.

Por último, no por ello menos importante; la falta de organización de los artistas. La falta de determinación de los artistas de unir fuerzas y alzar sus voces. Si esto llegara a suceder, según apreciaciones de la UNA, las dos anteriores situaciones se verían forzadas a cambiar. Es precisamente donde radica la propuesta de su propuesta.

En Valledupar la Unidad Nacional de Artistas empezó a funcionar visiblemente en agosto del 2016 con el trabajo voluntario de Thalía Parody, Javier y Yoise García, Marcos Montaño, Diego Rivero; jóvenes ávidos que pase algo culturalmente.  Ellos iniciaron con un trabajo de reconocimiento del contexto cultural. 

En ese mes realizaron dos socializaciones abiertas al público enfocadas a la música y la plástica. Realizaron un conversatorio en la facultad de Bellas Artes encabezado por Felipe Arango; quien expuso la situación de los artistas en Colombia, José Aníbal Moya y José Luis Molina, pintores que compartieron sus valoraciones sobre la vida de los artistas en Valledupar y la afectación del recorte presupuestal de la cultura en su oficio, de sus derechos y la manera cómo funciona el arte en la ciudad.

También se hizo una tertulia en horas de la noche en Palenke Cultura Bar, donde un número considerable de músicos se hizo presente para compartir sus experiencias con los asistentes. Ese fue un espacio donde se evidenció que las personas ven el arte como un hobby y no como lo que realmente es, un oficio válido y necesario para el desarrollo de la sociedad.

Para abril está programada la próxima actividad de la Unidad Nacional de Artistas, capitulo Cesar en Valledupar y cobijará a la literatura y al teatro como pieza fundamental para el desarrollo de las naciones. Con ella tienen la intención de mostrar un panorama general a nivel nacional e internacional y luego aterrizarlo -en la medida que se pueda- en Valledupar.

Entre tanto, Thalía y su equipo siguen exhortando a los artistas de las diferentes áreas a convivir en medio de la diversidad de sus oficios, a unir sus esfuerzos y a conocer a profundidad la crisis por la que están siendo afectados y llenarse de argumentos para salir de ella.

Puede que esta jovencita de solo 20 años de edad, no tenga una extensa experiencia en gestión cultural, puede que ahora sea desconocida para la mayoría de los artistas e instituciones culturales pero no se le puede desconocer que tiene la vitalidad, los deseos y la disposición de trabajar y poner sus conocimientos de derecho a favor del arte de su región; características ausentes en artistas y gestores culturales veteranos que no han sido capaces de asumir el compromiso de agremiar al sector creativo del Cesar.  

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Todos sabemos que el árbol*, las plantas, las flores, los lagos y los ríos, han jugado un papel muy importante en el pensamiento r...

La restauración del camarín de la iglesia Nuestra Señora del Rosario

La restauración del camarín de la iglesia Nuestra Señora del Rosario

El pasado 29 de diciembre del 2011, tras seis meses de intensa labor, se finalizaba la restauración de uno de los monumentos más dest...

La fundación del Perijá

La fundación del Perijá

Crecimos sabiendo que en la década del sesenta se desplazó animosa comisión de habitantes de Codazzi hacia la hermana población de ...

Bogotá: Atisbos de cultura ciudadana

Bogotá: Atisbos de cultura ciudadana

Los cerros tutelares de la Capital están de pronto arropados de blancura, como si un ángel de niebla se hubiera dormido sobre ellos. ...

Un Encuentro que explora la riqueza de la Gestión Cultural

Un Encuentro que explora la riqueza de la Gestión Cultural

  El universo de la Cultura reúne a muchas constelaciones de gestores, emprendedores y actores que actúan, muchas veces sin saber...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

En el Plato del Hombre Caimán

Diego Andrés Rosselli | Patrimonio

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

La Clavicembelada de Garcés

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube