Otras expresiones

ASINCH, un laboratorio cultural de transformación social en el Chocó

Samny Sarabia

14/12/2018 - 06:25

 

ASINCH, un laboratorio cultural de transformación social en el Chocó
Leonidas Valencia Valencia y algunas de las actividades de Asinch

Leonidas Valencia Valencia es un chocoano con amplia experiencia en el sector musical, reconocido por la ejecución del bombardino, el trombón, la guitarra, la flauta dulce, el teclado y la percusión de su amado Pacifico colombiano. Desde siempre, ‘Hinchao’ como también se le conoce, ha mantenido una preocupación por el reconocimiento de las identidades culturales del pueblo afro.

Son muchas las facetas que en el Chocó se conocen de este maestro de la música tradicional colombiana, nacido y criado en el barrio ‘El Silencio’ de Quibdó en el año 1964. Es instrumentista, compositor, productor y arreglista para orquestas, bandas y conjuntos; director musical de la Orquesta ‘La Contundencia’ y de la Banda ‘San Francisco de Asís’, administrador de empresas, gestor cultural, asesor del Eje Pacífico Norte en el Plan Nacional de Música y director del programa de Licenciatura en Música y Danza de la Universidad Tecnológica del Chocó.

En el año 1991, Valencia, junto a otros músicos y gestores funda la Asociación para las Investigaciones Culturales del Chocó (ASINCH), una entidad que se dedica a la gestión, investigación y formación en músicas y danzas tradicionales del departamento y en la que el maestro Leonidas y sus colaboradores, logran articular afinadamente, las tradiciones culturales del territorio con la investigación, logrando una activa participación ciudadana.

En las líneas de acción de ASICH está marcada la visión antropológica y etnográfica aportada por los cinco antropólogos que conforman el equipo de trabajo, estimulando la acción participativa desde la investigación, la gestión cultural, la formación y la producción de materiales de libre circulación, herramientas para comprender y fortalecer los nexos de las comunidades con su cuerpo, su sexualidad y su territorio, la autonomía, la memoria, el autocuidado y la espiritualidad. 

En total, son 32 personas entre investigadores, formadores artísticos (bailarinas, músicos, teatreros, muralistas, etc.) y gestores, los que continúan con esta misión de aportar al buen vivir de las comunidades afrodescendientes, mestizas e indígenas del Pacífico Colombiano a partir del conocimiento, revitalización, formación y empoderamiento de sus legados culturales y territoriales.

En la gestión cultural promovida por ASINCH se han trabajado temáticas con una fuerte carga social y de memoria que ha permitido investigar y preservar tradiciones culturales y artísticas del Pacífico pero que también les ha dado un estatus de agentes de cambio social: arte y transformación social, infancia y juventud, sexualidad y género, emprendimientos comunitarios, política pública, derechos culturales y los vínculos de sus paisajes sonoros con el territorio.

Con la ayuda de un equipo de etnomusicólogos, en el 2008, la Asociación crea un archivo de música y danza del Pacífico Norte colombiano que luego fue entregado a la Universidad Tecnológica y a su programa de música. Más adelante, y con el propósito de hacer más funcional el material recogido, ese archivo mutó a lo que hoy se conoce como la ‘Corp-Oraloteca, un proyecto que traspasa lo disciplinar y desde donde se exploran los paisajes sonoros y las expresiones corporales, más allá de la música y el cuerpo, integrando la investigación y la gestión con las expresiones musicales cotidianas que no son las del escenario y que tienen que ver -sobre todo- con las formas en que se tejen los vínculos.

Dentro de las múltiples iniciativas impulsadas por la Asociación se destacan: ‘El territorio de la chirimia’, los ‘Territorios En-cantados’, ‘Sé-Mental’, el diplomado en emprendimiento, arte y reconciliación ‘Líderes para la paz’, ‘Vení, cantá: sueños que sueñan’ y ‘Atarrayando la vida’; todos enfilados a exteriorizar las manifestaciones culturales y patrimoniales del departamento del Chocó y a recrear estéticamente, los diferentes aspectos de la realidad de uno de las comunidades más olvidadas por el Estado colombiano.

Pero indiscutiblemente, el pueblo chocoano cada día se levanta y se sacude el estigma del abandono y la pobreza a través de iniciativas culturales y artísticas que como la Corp-Oraloteca y las demás promovidas por ASINCH, logran mostrar al país y al mundo entero, la riqueza musical y el vasto legado cultural de esta zona del Pacífico, las limitaciones se centran en la ausencia de más personajes como Leonidas Valencia Valencia, que le apuesten a experimentar con conocimiento de causa, el poder transformador y sanador del arte y la cultura en la construcción de paz.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El buey mariposo

El buey mariposo

No pretendo con este escrito hacer apología al delito, ni mucho menos exaltar a un hombre que con sus actos delictivos, escandalizó y...

La Fundación AVIVA expone las prioridades en materia de conservación de patrimonio

La Fundación AVIVA expone las prioridades en materia de conservación de patrimonio

En un almuerzo al que estaban invitados diversos cargos de la alcaldía, la Fundación Amigos del Viejo Valledupar (AVIVA) presentó lo...

La historia del Santo Ecce Homo, el patrono de Valledupar

La historia del Santo Ecce Homo, el patrono de Valledupar

Al igual que la Sirena del río Guatapurí, el patrono de la ciudad de Valledupar –El Santo Ecce Homo– tiene sus mitos y sus mister...

Propuestas para la preservación del Centro Histórico de Valledupar

Propuestas para la preservación del Centro Histórico de Valledupar

El fuerte crecimiento de la ciudad de Valledupar en términos humanos y comerciales ha colocado a sus administradores en una situación...

David Siegrist: “Es posible conjugar la francofonía y la cultura vallenata”

David Siegrist: “Es posible conjugar la francofonía y la cultura vallenata”

Llegó a Colombia en el año 1996, sin la idea de establecerse definitivamente en Colombia, y sin embargo, aquí está. David Siegrist,...

Lo más leído

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

La chicha: historia de una bebida americana

José Luis Hernández | Historia

Los cuentos, esas pequeñas grandes historias

Almudena Gonsálvez López | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Viajar con Yamith

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados