Otras expresiones

Los pendones que avivan la ciudad de Valledupar

Redacción

05/09/2012 - 12:10

 

Desde el primero de septiembre, los monumentos más representativos de la capital del Cesar han roto con el silencio que los envuelve habitualmente. Sus rostros han salido a la calle para reivindicarse y lo han hecho con un festival de colores.

Los pendones que desvelan y afirman la hermosura del patrimonio cultural de Valledupar no son una novedad. Hace algunos años que han empezado a exhibirse en pleno mes de septiembre –el mes en el que se celebra oficialmente el patrimonio–, y siempre que lo hacen, suscitan las mejores impresiones.

La casa de bahareque, los callejones, las fachadas de diversos edificios, las puertas o patios de distintas casas coloniales, los balcones más emblemáticos. Todos estos detalles que, normalmente pasan desapercibidos, adoptan de repente una dimensión honorable y seductora.

Y es que la ciudad de Valledupar tiene mucho que enseñar, mucho para divulgar. Su centro histórico está plagado de tesoros arquitectónicos, lugares para sentir la esencia vallenata, indagar en su historia.  Todos ellos se merecen una fotografía o una visita, ser respetados por sus vecinos y admirados por los turistas.

Desde que en el año 2009 Annie Marshall –arquitectura y directora ejecutiva de la Fundación AVIVA– tuvo la idea de estampar la belleza del centro histórico en unos pendones y diseminarlos a lo largo de la ciudad, el efecto ha ido creciendo.

En aquel año empezaron con 25 pendones. Financiaron la impresión de cada uno gracias a la participación de los vecinos y habitantes concienzudos que supieron reconocer la valía de esta iniciativa.

Hoy, sin embargo, el proyecto ha superado los 40 pendones y no se descarta imprimir más para alcanzar ciertas zonas del centro. La idea es concienciar y lucir los más bellos atuendos del patrimonio para que la gente se ilusione con ello y empiece a valorarlo.

La directora de la Fundación AVIVA, Alba Luz Luque-Lommel, explica que la idea de los pendones ha tenido tanto éxito que otras ciudades de Colombia (como Santa Marta) están replicándola.

Los comentarios recabados en las calles del centro confirman estas impresiones. Rafael y María, dos jóvenes estudiantes de la UDES, consideran que los pendones son una muy buena idea ya que pueden ayudar los ciudadanos a familiarizarse con lo que tienen en su barrio.

Yuleidis, una señora que trabaja en el centro, sostiene que la idea es de muy buen gusto y que, con la ayuda de la alcaldía, “debería extenderse a todas las calles y esquinas del pueblo”.

De todos los entrevistados, Francisco Andrés –un joven estudiante de 19 años– es el único que no había visto los carteles. Al enseñárselos, los ojos se le abrieron con un aire pasmado: “¿Y eso se encuentra en Valledupar?”, exclamó señalando la casita de bahareque.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

"La Cultura debería ser la columna vertebral de la sociedad": María Victoria Celedón

Desde ese febrero del 2016, cuando María Victoria Celedón Simón asumió el compromiso de convertirse en la directora ejecutiva de la...

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

  Con este titular en el  año de 1939, Enrique Bernal Moreno, próspero comerciante antioqueño, residenciado en la ciudad de Barr...

El recorrido del Centro Municipal de Memoria de Becerril

El recorrido del Centro Municipal de Memoria de Becerril

Desde que la señora Rosa Fuentes fue elegida como consejera departamental en representación de las Casas de la Cultura en el Cesar, l...

Oración de un vallenato a Santo Ecce Homo

Oración de un vallenato a Santo Ecce Homo

Cuentan que hace muchos años llegó a Valledupar un viajero y le dijo al párroco de la Iglesia Inmaculada Concepción: un santo quier...

Delicias invisibles del erotismo místico, en el Museo Santa Clara

Delicias invisibles del erotismo místico, en el Museo Santa Clara

Una monja coronada de flores yace en posición horizontal, con sus ojos cerrados y rostro pálido por la muerte. Se trata de Sor María...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados