Otras expresiones

Los pendones que avivan la ciudad de Valledupar

Redacción

05/09/2012 - 12:10

 

Desde el primero de septiembre, los monumentos más representativos de la capital del Cesar han roto con el silencio que los envuelve habitualmente. Sus rostros han salido a la calle para reivindicarse y lo han hecho con un festival de colores.

Los pendones que desvelan y afirman la hermosura del patrimonio cultural de Valledupar no son una novedad. Hace algunos años que han empezado a exhibirse en pleno mes de septiembre –el mes en el que se celebra oficialmente el patrimonio–, y siempre que lo hacen, suscitan las mejores impresiones.

La casa de bahareque, los callejones, las fachadas de diversos edificios, las puertas o patios de distintas casas coloniales, los balcones más emblemáticos. Todos estos detalles que, normalmente pasan desapercibidos, adoptan de repente una dimensión honorable y seductora.

Y es que la ciudad de Valledupar tiene mucho que enseñar, mucho para divulgar. Su centro histórico está plagado de tesoros arquitectónicos, lugares para sentir la esencia vallenata, indagar en su historia.  Todos ellos se merecen una fotografía o una visita, ser respetados por sus vecinos y admirados por los turistas.

Desde que en el año 2009 Annie Marshall –arquitectura y directora ejecutiva de la Fundación AVIVA– tuvo la idea de estampar la belleza del centro histórico en unos pendones y diseminarlos a lo largo de la ciudad, el efecto ha ido creciendo.

En aquel año empezaron con 25 pendones. Financiaron la impresión de cada uno gracias a la participación de los vecinos y habitantes concienzudos que supieron reconocer la valía de esta iniciativa.

Hoy, sin embargo, el proyecto ha superado los 40 pendones y no se descarta imprimir más para alcanzar ciertas zonas del centro. La idea es concienciar y lucir los más bellos atuendos del patrimonio para que la gente se ilusione con ello y empiece a valorarlo.

La directora de la Fundación AVIVA, Alba Luz Luque-Lommel, explica que la idea de los pendones ha tenido tanto éxito que otras ciudades de Colombia (como Santa Marta) están replicándola.

Los comentarios recabados en las calles del centro confirman estas impresiones. Rafael y María, dos jóvenes estudiantes de la UDES, consideran que los pendones son una muy buena idea ya que pueden ayudar los ciudadanos a familiarizarse con lo que tienen en su barrio.

Yuleidis, una señora que trabaja en el centro, sostiene que la idea es de muy buen gusto y que, con la ayuda de la alcaldía, “debería extenderse a todas las calles y esquinas del pueblo”.

De todos los entrevistados, Francisco Andrés –un joven estudiante de 19 años– es el único que no había visto los carteles. Al enseñárselos, los ojos se le abrieron con un aire pasmado: “¿Y eso se encuentra en Valledupar?”, exclamó señalando la casita de bahareque.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Samuel Tcherassi: “Quiero difundir lo bueno de Colombia”

Samuel Tcherassi: “Quiero difundir lo bueno de Colombia”

“Yo siempre me disfrazo de Monocuco”. La respuesta sobre su personaje preferido salió de sus labios con tanta rapidez que en cuest...

Cultura ciudadana y plan de desarrollo en Valledupar

Cultura ciudadana y plan de desarrollo en Valledupar

El miércoles 15 de febrero se inició el proceso para la creación de un plan de desarrollo en la ciudad de Valledupar con el lema “...

Río de Oro vibró con el desfile tradicional de disfraces

Río de Oro vibró con el desfile tradicional de disfraces

La tradición del 6 de enero en Río de Oro, Cesar, cumplió este año 2013 ciento setenta  años de historia, según testimonios de c...

Una mirada insólita a la obra de Dicken Castro

Una mirada insólita a la obra de Dicken Castro

Observar el interior de una casa, la disposición del mobiliario, el estilo y los objetos que la ornamentan puede ser una forma de cono...

El museógrafo vallenato detrás de las grandes exposiciones de arte del Museo Nacional

El museógrafo vallenato detrás de las grandes exposiciones de arte del Museo Nacional

“Nadie es profeta en su tierra”, reza un adagio popular que calza en la historia de José Eduardo Vidal Oñate, un nombre poco sona...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados