Otras expresiones

Los pendones que avivan la ciudad de Valledupar

Redacción

05/09/2012 - 12:10

 

Desde el primero de septiembre, los monumentos más representativos de la capital del Cesar han roto con el silencio que los envuelve habitualmente. Sus rostros han salido a la calle para reivindicarse y lo han hecho con un festival de colores.

Los pendones que desvelan y afirman la hermosura del patrimonio cultural de Valledupar no son una novedad. Hace algunos años que han empezado a exhibirse en pleno mes de septiembre –el mes en el que se celebra oficialmente el patrimonio–, y siempre que lo hacen, suscitan las mejores impresiones.

La casa de bahareque, los callejones, las fachadas de diversos edificios, las puertas o patios de distintas casas coloniales, los balcones más emblemáticos. Todos estos detalles que, normalmente pasan desapercibidos, adoptan de repente una dimensión honorable y seductora.

Y es que la ciudad de Valledupar tiene mucho que enseñar, mucho para divulgar. Su centro histórico está plagado de tesoros arquitectónicos, lugares para sentir la esencia vallenata, indagar en su historia.  Todos ellos se merecen una fotografía o una visita, ser respetados por sus vecinos y admirados por los turistas.

Desde que en el año 2009 Annie Marshall –arquitectura y directora ejecutiva de la Fundación AVIVA– tuvo la idea de estampar la belleza del centro histórico en unos pendones y diseminarlos a lo largo de la ciudad, el efecto ha ido creciendo.

En aquel año empezaron con 25 pendones. Financiaron la impresión de cada uno gracias a la participación de los vecinos y habitantes concienzudos que supieron reconocer la valía de esta iniciativa.

Hoy, sin embargo, el proyecto ha superado los 40 pendones y no se descarta imprimir más para alcanzar ciertas zonas del centro. La idea es concienciar y lucir los más bellos atuendos del patrimonio para que la gente se ilusione con ello y empiece a valorarlo.

La directora de la Fundación AVIVA, Alba Luz Luque-Lommel, explica que la idea de los pendones ha tenido tanto éxito que otras ciudades de Colombia (como Santa Marta) están replicándola.

Los comentarios recabados en las calles del centro confirman estas impresiones. Rafael y María, dos jóvenes estudiantes de la UDES, consideran que los pendones son una muy buena idea ya que pueden ayudar los ciudadanos a familiarizarse con lo que tienen en su barrio.

Yuleidis, una señora que trabaja en el centro, sostiene que la idea es de muy buen gusto y que, con la ayuda de la alcaldía, “debería extenderse a todas las calles y esquinas del pueblo”.

De todos los entrevistados, Francisco Andrés –un joven estudiante de 19 años– es el único que no había visto los carteles. Al enseñárselos, los ojos se le abrieron con un aire pasmado: “¿Y eso se encuentra en Valledupar?”, exclamó señalando la casita de bahareque.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El primer centro de memoria del Cesar, inaugurado en San Diego

El primer centro de memoria del Cesar, inaugurado en San Diego

Algunos proyectos esenciales para fortalecer la identidad de un pueblo cobran su sentido sólo cuando se exponen al público. La eviden...

La morriña de las palabras

La morriña de las palabras

  En mi última publicación en este medio de difusión cultural, me ocupé brevemente de denotar ciertas expresiones *dudosas*, que ...

Un homenaje a un maestro de la gastronomía vallenata

Un homenaje a un maestro de la gastronomía vallenata

Rafael Eduardo de la Hoz. Su nombre suena en las memorias de quienes frecuentaron el Club Valledupar durante años. Él fue uno de los ...

Mano José, el acarreador de agua a orillas del río Magdalena

Mano José, el acarreador de agua a orillas del río Magdalena

  Todos los días, el canto de los gallos despertaba a "Mano" José Almanza. Entonces se levantaba de la cama de lienzo donde dormía...

El buey mariposo

El buey mariposo

No pretendo con este escrito hacer apología al delito, ni mucho menos exaltar a un hombre que con sus actos delictivos, escandalizó y...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Corraleja

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La mecedora: remedio infalible

Henry Vergara Sagbini | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados