Otras expresiones

La exquisitez de la pastelería francesa, en Valledupar

Redacción

28/11/2012 - 12:30

 

Imagínense en una de las pastelerías más reconocidas de Bogotá o incluso en una de París (en Francia), sentado en una silla cómoda y olfateando los aromas de chocolate y ese pan crujiente tan característico.

Es cierto que, si de algo pueden enorgullecerse las grandes capitales de este mundo, es de su gastronomía y de la enorme oferta que concentran. Sus cafés  y sus restaurantes desperdigados a lo largo de las avenidas más conocidas rezuman fineza y elegancia, tranquilidad y, sobre todo, calidad de vida.

En Valledupar puede parecer un sueño todavía para muchos y, sin embargo, ya es realidad.  La capital del Cesar se encuentra día tras día más cerca de esas suculentas especialidades y esas ofertas.

Acaba de abrir en la ciudad la primera cafetería digna de ese nombre, es decir un espacio que combina una excelente oferta de pastelería y unos panes de grandísima calidad con un salón cómodo donde sentarse en total tranquilidad.

Ubicada en el barrio Novalito, en la carrera novena, La Tartaleta se dibuja en el horizonte como un lugar distinto: un espacio donde tomar un café y saborear una pastelería dan pie a una conversación entre amigos o en familia.

Es un lugar de encuentro cálido y refinado, que enseguida seduce por sus aromas tan auténticos. En este local la oferta es inagotable: los panes de chocolate (tan ricos como los franceses), los cruasanes, los pasteles de manzana, los tiples, los Gloria Mixtos, los pasteles chinos o hawaianos se funden en una vitrina que se renueva constantemente.

El horno en el fondo, siempre en acción, no sólo contribuye a que el aroma a pan fresco predomine en el local. Es también el garante de que todo lo que se consume está producido en el mismo lugar y, por eso, la textura es tan crujiente y tierna.

Pero esto no es todo, su administradora Ángela nos invita a probar el chocolate o café –ambos de gran calidad– y desayunar con un jugo fresco de frutas. Su sonrisa también anuncia el esfuerzo de atención al cliente: antes de su apertura el pasado 23 de noviembre (con una presencia record de cien personas), estuvieron formando durante más de un mes a los empleados para garantizar un nivel alto de servicio.

Con todo esto, Valledupar está adoptando un rostro cada vez más cosmopólito. Los locales se esfuerzan en crear nuevos ambientes donde prima la atención y la experiencia del cliente.

Desde aquí celebramos la apertura de este nuevo espacio socializador y deseamos un notable éxito a todo el equipo.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El culto a la virgen del Carmen: Lo simbólico y lo territorial

El culto a la virgen del Carmen: Lo simbólico y lo territorial

Muchas experiencias de convivencia entre vecinos se han consolidado alrededor del manejo y uso del espacio, solidaridades compartidas p...

Ciencia ficción o la historia de un género literario

Ciencia ficción o la historia de un género literario

Mezclen fantasía con ciencia, predicciones y tecnología, y obtendrán uno de los géneros derivados de la literatura que más éxito ...

Primer diagnóstico del Centro histórico de Valledupar

Primer diagnóstico del Centro histórico de Valledupar

Durante el mes de junio, y bajo la coordinación del Ministerio de Cultura, se presentaron en la ciudad de Valledupar las primeras conc...

“El gestor cultural debe tener un amplio conocimiento de su región, su área o su sector”: Boris Serrano

“El gestor cultural debe tener un amplio conocimiento de su región, su área o su sector”: Boris Serrano

Son como quijotes. Sin armadura de acero, sin lanza y sin caballo Rocinante. No son de “algún lugar de La Mancha de cuyo nombre no q...

La lucha indígena por el acceso a la tierra

La lucha indígena por el acceso a la tierra

Algo ha cambiado en la forma de comunicar de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta. El acceso restringido a sus lug...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados