Patrimonio

El Compae Chipuco

José Atuesta Mindiola

26/02/2019 - 05:25

 

El Compae Chipuco
El Compae chipuco tocando acordeón

 

Antonio Guerra Bullones nació en el caserío Las Palomas del municipio de San Juan (Guajira), en la década de 1870 y murió en Valledupar en 1962. Sus padres eran Ana Gertrudis Guerra y Juan de Dios Bullones.

Muy joven llega a Valledupar a trabajar donde la familia Castro. El apodo de Chipuco corresponde a la onomatopeya o sonido que hacía el agua que transportaba en dos calambucos en un burro del río a la casa. Él como tenía afición por el canto, imitaba ese sonido: chipu…, chipu…, chipu…. Y por eso lo llamaron ‘Compae Chipuco’.

Cuando alcanza la edad de ciudadano se casa con Carmen Arzuaga. Ella pone una fonda de comida. Él en el día permanece en una parcela a orillas del río Guatapurí y por la noche se dedica a sacar notas de su acordeón y cantar algunos versos con poca entonación. La familia empieza a crecer, ya era seis hijos y la situación económica se torna precaria; el negocio de la comida no era suficiente y lo que sembraba en la parcela era yuca y guineo, pero esos productos nadie los compraba, la costumbre era que se regalaban. Entonces decide buscar nuevos horizontes y motivado por la bonanza bananera se va en 1920 con su numerosa familia para El Retén (Magdalena).

Allí su mujer instala su negocio de venta de comida. Él continúa con su afición por el acordeón, y su nombre de Compae Chipuco, vallenato pata pintá, se populariza en su clientela y se fue regando por la región de la Zona Bananera: El Retén, Aracataca, Sevilla, Ciénaga y Santa Marta.

Diez años después, comienza a decaer la bonanza bananera y regresa a su tierra vallenata con ocho hijos. Carmen, su esposa, tuvo la suerte de ganarse dos fracciones del billete de la lotería Libertador, que le ayuda para reorganizar su vida. A Valledupar retorna con la venta de comida y posteriormente en la Calle del Cesar pone un salón de baile los fines de semana, que fue bautizado con el nombre de ‘La Academia’ (hoy, queda la Farmacia Mundial N° 1). Mientras tanto, Compae Chipuco sigue con su apego por el acordeón, y en el día se recrea trabajando en su parcela.

Carmen ‘La Mella’ Guerra Arzuaga, su hija, la dueña del hotel Los Cardones, en el 1998 nos ayudó a reconstruir esta breve reseña, y también nos habló de la canción que hizo famoso a su padre. José María ‘Chema’ Gómez Daza, era odontólogo y poco conocido en la música, vivía en Santa Marta y en ocasiones se trasladaba a Fonseca, su tierra nativa, y pernoctaba en Valledupar.

En uno de esos viajes, en Valledupar se encuentra con su amigo Neys Daza, le manifiesta el deseo de conocer a Compae Chipuco, y en la parcela a orillas del Guatapurí lo conoce y comparten algunos minutos. El personaje impresionó tanto a Chema Gómez, que lo motivó a componer la canción: “Me llaman Compae Chipuco/ y vivo a orillas del rio Cesar/ soy vallenato de verdá/ tengo la pata bien pinta/ con mi sombrero bien alón/ y pa’ remate me gusta el ron”.

 

José Atuesta Mindiola 

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

3 Comentarios


Alvaro Calderón 26-02-2019 08:34 AM

Jose ,chevre ese rescate en tu nota- reseña- reconstrutora y breve ,como dices, me fijarè en la foto que ilustra esto ,quiero poner a jugar la imaginaciòn , mi padre vecino por mucho tiempo de la Äcademía¨ ¨,me contaba de Compae lindas anècdotas .Fuerte Abrazo

Orlando Peña Aycardi 26-02-2019 04:11 PM

Hola muy merecido y acertado comentario del COMPAE CHIPUCO Soy melomano y me conocen como Lord Barranquilla me encantaría me recomendara uno de sus libros Cordial saludo

Victor carrero 26-02-2019 09:52 PM

Preciosas historias, ojalá estos medios las masifiquen

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Mural “Valledupar, tierra de dioses” y la crónica de un olvido anunciado

El Mural “Valledupar, tierra de dioses” y la crónica de un olvido anunciado

  En su famosa novela “Crónica de una muerte anunciada”, Gabriel García Márquez desvelaba prontamente el desenlace de su tra...

Chiriguaná y su devoción por Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Chiriguaná y su devoción por Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Datos históricos hablan de la consagración de Chiriguaná a Nuestras Señora del Rosario de Chiquinquirá, desde la llegada en 1536...

La novela del mural de las lamentaciones

La novela del mural de las lamentaciones

  En los últimos meses la administración de la alcaldía de Valledupar se ha visto en una situación irónica y grotesca. En medi...

El “Desfile de los genitores” en Ocaña: desde 1959 hasta hoy

El “Desfile de los genitores” en Ocaña: desde 1959 hasta hoy

  Es posible que los bellos recuerdos que aún conservo de ese grandioso espectáculo que celebran los amigos ocañeros a través d...

Valor de las fiestas patronales

Valor de las fiestas patronales

Las fiestas patronales son una tradición hispánica heredada en tiempos coloniales, el español iba siempre acompañado de un capellá...

Lo más leído

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube