Patrimonio

La leyenda del silborcito

Oscar Andrés Ariza Daza

14/02/2018 - 06:15

 

 

Los relatos de tradición oral están despareciendo con nuestros ancianos, porque poco se hace por recuperarlos. Una leyenda auténticamente caribeña de la zona del Cesar y la Guajira es el Silborcito, distinta al Silbón de los llanos. Ese Aparato, -como solían denominarse las apariciones en nuestra región- en forma de enano aparece con un gran sombrero y silbando para llevarse a la gente durante la noche.

Como una forma de homenajear nuestra tradición oral, trato de sintetizar en una historia, las múltiples interpretaciones del Silborcito recogidas en un trabajo de grabación de más de ochenta versiones, con la esperanza de que los lectores puedan ayudar a rastrear otros relatos para mantener viva nuestras tradiciones regionales.

Son las tres de la mañana, el hijo mayor de la familia en lugar de estar ordeñando, camina borracho por el pueblo, cuando escucha el bramido de una vaca. De inmediato cae en la cuenta que está retrasado para el ordeño y monta en su caballo para emprender el regreso. Sabe que su hermano menor puede reemplazarlo sólo algunos minutos mientras llega.

Apurado por el retraso, viaja sin evitar temer a la amenaza de aparatos que instiguen su tranquilidad. Sobreponiéndose a extrañas sensaciones voltea a mirar y ve cómo un niño lo sigue al paso del caballo. Al poco tiempo, y sin haber disminuido el trote, el caballo se detiene y el hombre ve al infante más cerca de él. Sin malicia, lo invita a montarse. El niño dice que no, pero el hombre insiste hasta cuando lo convence. El hombre espolea al caballo, pero éste se niega a seguir.

En el corral, el hermano menor, mientras maniata una vaca, escucha un silbido profundo. Primero lo oye cercano y luego lejos. Piensa que puede ser un ave madrugadora. Entonces contesta el silbido imitándolo de manera fuerte y repetida. Los animales del corral a medida que el silbido se aleja se ponen impacientes. El hombre se levanta y mira alrededor. Luego de percatarse que no hay nada, vuelve a sus labores. Cuando escucha de nuevo el silbido lejano que se cuela entre los árboles, levanta la mirada y vislumbra entre las ramas una figura humana.

Cerca al corral, en el trapiche, el segundo de los hijos está prendiendo el fogón para fabricar la panela, cuando escucha el silbido cercano se asusta y queda expectante. Vuelve a escuchar el silbido, pero lejano. Inquieto, revisa alrededor y comprueba que no hay peligro. La llama del fogón del trapiche se inflama y proyecta una sombra humana.

Durante la travesía, el hombre le pregunta al niño el porqué de su afán, y responde que necesita llegar rápido a pedir perdón a sus padres, pues ha cometido una falta grave. El hombre percibe una extraña sensación, le cuesta trabajo dirigir al caballo. Cuando vuelve la mirada hacia atrás se da cuenta que el niño que lleva atrás ha cambiado de apariencia y porta un gran sombrero en la cabeza que impide verle el rostro.

El hombre se sobresalta con la carcajada del extraño personaje quien de inmediato comienza a decir con voz ronca agarrándose el sombrero: “de que te lo pongo te lo pongo, de que te lo pongo te lo pongo”, Desesperado, el hombre aguijonea más el caballo haciéndolo desbocar. En su afán de no caerse y salvarse, comienza a rezar el credo y lo acompaña con el viejo conjuro usado para retirar “la mala hora”. El hombre cierra los ojos para continuar con el rezo y cuando los abre, se encuentra frente a su casa.

Mientras atiza el fogón, el segundo hijo, escucha una voz amenazante que dice: “de que te lo pongo te lo pongo, de que te lo pongo te lo pongo”. El hombre sin retraerse, toma un tizón y se defiende de manera abierta replicando: “de que te quemo te quemo, de que te quemo te quemo”.

El silborcito lo ataca lanzándole el sombrero pero el hombre en forma sagaz lo evita. Salta hacia el matorral y se esconde, desde allí lo ve en su plenitud; un hombre enano, negro, de ojos saltones, y con un gran sombrero alado. Al reconocerlo, el hombre en su escondite recuerda que este aparato es un espíritu de la noche y su principal amenaza es el amanecer. Entonces decide remedar el canto del gallo repetidas veces para engañarlo, haciéndole creer que está amaneciendo. El hombre quien continúa cantando asustado y sigiloso, corre hacia la casa.

 

Oscar Ariza Daza

arizadaza@hotmail.com

Sobre el autor

Oscar Andrés Ariza Daza

Oscar Andrés Ariza Daza

Bitácora

Oscar Andrés Ariza Daza. Licenciado en Idiomas, Magíster en Literatura Hispanoamericana y estudiante de doctorado en literatura. Profesor investigador de la Universidad Popular del Cesar. Escritor y columnista del Diario El Pilón.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El rescate de la Historia cultural: el caso del CEMSA en San Diego (Cesar)

El rescate de la Historia cultural: el caso del CEMSA en San Diego (Cesar)

Con un contexto de postconflicto cada vez más palpable y un despertar económico que facilita paulatinamente la implementación de n...

80 años después, el palo de mango sigue igual en la plaza

80 años después, el palo de mango sigue igual en la plaza

  En la canción ‘Ausencia sentimental’, el compositor Rafael Manjarréz Mendoza, lleno de la más absoluta nostalgia por no po...

El cronista de la Plaza Mayor

El cronista de la Plaza Mayor

  Jose Guillermo ‘Pepe’ Castro (1926-2017), autodidacta, generoso y afable, de memoria fotográfica para contar con precisión ...

¿Por qué la partería tradicional es patrimonio cultural e inmaterial de Colombia?

¿Por qué la partería tradicional es patrimonio cultural e inmaterial de Colombia?

  Cuando en 2016 se anunció que la partería tradicional del Pacífico era declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación,...

3 grandes mitos colombianos que explican la creación del mundo

3 grandes mitos colombianos que explican la creación del mundo

Muchos mitos de Colombia forman parte de la cultura y las supersticiones populares, y están asociados con el origen del mundo y el nac...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Diógenes Armando Pino Ávila | Música y folclor

Temas Vallenatos de diciembre

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube