Patrimonio

Historia de la catedral de Valledupar (Parte II)

Carlos Luis Liñán-Pitre

28/08/2019 - 05:05

 

Historia de la catedral de Valledupar (Parte II)
La Catedral del Santo Ecce Homo de Valledupar inaugurada en agosto 2019 / Foto: Aciprensa

 

Los franciscanos capuchinos continuaron la evangelización por la senda que abrieron los dominicos. Aunque la misión capuchina de la Sierra Nevada data de 1694, fue en 1720 cuando se establece con mayor firmeza, dependiendo de la Diócesis de Santa Marta. 

En 1742, Fray Silvestre de la Bata funda la misión de San Sebastián de Rábago en Nabusímake, la capital del pueblo arhuaco; pocos años después, la misión se extiende a la serranía del Perijá, en terrenos de Yukpas o Motilones donde fueron evangelizados por los Jesuitas hasta 1888 cuando los Capuchinos regresan y se establecen definitivamente para no volver a irse, hasta hoy.

Con la creación de la Diócesis de Valledupar, casi doscientos años después, la evangelización adquiere otro cariz mediante los Cursillos de Cristiandad, un itinerario de formación cuyo eje central era la enseñanza de las verdades de la fe cristiana y el anuncio del Kerigma. Además, junto a la Catedral Nuestra Señora del Rosario, en pleno centro de la ciudad, se construyó el Palacio Episcopal y, así, Monseñor Roig y Villalba se hizo un vallenato más, logrando integrarse a la vida del naciente departamento del Cesar. Diócesis y departamento son contemporáneos.

La cifra de bautizos, primeras comuniones y confirmaciones aumentaba, pero Monseñor Vicente Roig y Villalba murió, el 6 de abril de 1977, un Jueves Santo. Después de ocho meses de sede vacante, Monseñor José Agustín Valbuena Jauregüi asume como nuevo obispo de Valledupar y con él se abrió una nueva etapa. Los laicos empezaron a organizarse en comunidades eclesiales (catecumenado, pequeñas comunidades) que impulsaron la vida diocesana de tal manera que, en 1992, se fundó el Seminario Diocesano Juan Pablo II.

El 23 de agosto de 2003, tomó posesión como Obispo de Valledupar Monseñor Oscar José Vélez Isaza e inició una cruzada para la construcción de un sinnúmero de templos donde las comunidades eclesiales pudieran vivir su fe. Pero las celebraciones diocesanas no tenían un lugar donde llevarse a cabo, las ordenaciones de los neo-presbíteros, por ejemplo, no podían celebrarse en la pequeña Catedral de Nuestra Señora del Rosario, se hacía necesario utilizar las instalaciones del Coliseo Cubierto Julio Monsalvo Castilla primero y las del Seminario Diocesano después. Ante esta incomodidad, Monseñor Oscar José soñó con la construcción de una nueva catedral y entre todos el sueño pudo hacerse realidad.

A simple vista, la construcción de la Catedral del Santo Ecce Homo de Valledupar puede parecer un capricho del Obispo o la excentricidad de una Iglesia suntuosa que está cada vez más en crisis, pero solo quienes viven la fe pueden entender la importancia y la necesidad de la obra. En el Medioevo, todos los habitantes de una ciudad participaban, de una manera u otra, en la construcción de las catedrales. Por eso, el sentido de pertenencia frente a estos edificios era muy fuerte –lo es todavía, solo miremos el caso de Nôtre-Dame-. Lo mismo sucede con la Catedral del Santo Ecce Homo de Valledupar que fue construida gracias al esfuerzo de todos los católicos.

 

Carlos Luis Liñán

@CarlosLinan

Sobre el autor

Carlos Luis Liñán-Pitre

Carlos Luis Liñán-Pitre

Cascabel

Carlos Luis Liñán-Pitre (Valledupar, 1983). Abogado de la Universidad Popular del Cesar, Licenciado en Filosofía y Pensamiento Político de la Universidad Santo Tomás y candidato a Magíster en Estudios Americanos con la Universidad de Sevilla-España, miembro de la Fundación Amigos del Viejo VALLEDUPAR-AVIVA, pero, por encima de todo, un lector que escribe.

@CarlosLinan carlos.linan.182

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Seis museos para recordar el dolor de las guerras en el mundo

Seis museos para recordar el dolor de las guerras en el mundo

  Frente a los impulsos guerreristas y los círculos inalterables de violencia, existe una valiosa y eficaz respuesta colectiva: La m...

Valoremos lo nuestro

Valoremos lo nuestro

  Enclavado en Las Sabanas de Chingalé, en la margen derecha del Río Grande de la Magdalena, se encuentra un pequeño pueblo llam...

El centro histórico de Valledupar (III)

El centro histórico de Valledupar (III)

Después de gestión heroica, el alcalde Fredys Socarrás Reales, logró que el Ministerio de Cultura, previa contratación de consulto...

El origen antiguo y religioso de la palabra Cuarentena

El origen antiguo y religioso de la palabra Cuarentena

Desde que el coronavirus se convirtió en pandemia, la palabra "cuarentena" pasó a ser parte de nuestro vocabulario cotidiano. Sin emb...

Ya llegó el 20 de enero con su fandango y su duelo

Ya llegó el 20 de enero con su fandango y su duelo

  Es día de fiesta allí. Grandes y chicos han depuesto su corazón y su mejor gala para vivir otra vez el fandango, los desfiles,...

Lo más leído

La historia milenaria de la papa

Álvaro López Dominguez | Historia

El oficio de escribir la poesía

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Una breve historia del Saludo

Domingo Peña Nina | Ocio y sociedad

Primeras manifestaciones del Cine de terror

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil | Cine

De la destrucción de libros

Rafael Toriz | Literatura

La virtualidad: lo que callamos los estudiantes

Carlos Miguel de Armas López | Educación

Marimba y otros xilófonos en el río Magdalena

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El conflicto de Colombia con El Perú

Arnoldo Mestre Arzuaga | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados