Patrimonio

Historia de la catedral de Valledupar (Parte II)

Carlos Luis Liñán-Pitre

28/08/2019 - 05:05

 

Historia de la catedral de Valledupar (Parte II)
La Catedral del Santo Ecce Homo de Valledupar inaugurada en agosto 2019 / Foto: Aciprensa

 

Los franciscanos capuchinos continuaron la evangelización por la senda que abrieron los dominicos. Aunque la misión capuchina de la Sierra Nevada data de 1694, fue en 1720 cuando se establece con mayor firmeza, dependiendo de la Diócesis de Santa Marta. 

En 1742, Fray Silvestre de la Bata funda la misión de San Sebastián de Rábago en Nabusímake, la capital del pueblo arhuaco; pocos años después, la misión se extiende a la serranía del Perijá, en terrenos de Yukpas o Motilones donde fueron evangelizados por los Jesuitas hasta 1888 cuando los Capuchinos regresan y se establecen definitivamente para no volver a irse, hasta hoy.

Con la creación de la Diócesis de Valledupar, casi doscientos años después, la evangelización adquiere otro cariz mediante los Cursillos de Cristiandad, un itinerario de formación cuyo eje central era la enseñanza de las verdades de la fe cristiana y el anuncio del Kerigma. Además, junto a la Catedral Nuestra Señora del Rosario, en pleno centro de la ciudad, se construyó el Palacio Episcopal y, así, Monseñor Roig y Villalba se hizo un vallenato más, logrando integrarse a la vida del naciente departamento del Cesar. Diócesis y departamento son contemporáneos.

La cifra de bautizos, primeras comuniones y confirmaciones aumentaba, pero Monseñor Vicente Roig y Villalba murió, el 6 de abril de 1977, un Jueves Santo. Después de ocho meses de sede vacante, Monseñor José Agustín Valbuena Jauregüi asume como nuevo obispo de Valledupar y con él se abrió una nueva etapa. Los laicos empezaron a organizarse en comunidades eclesiales (catecumenado, pequeñas comunidades) que impulsaron la vida diocesana de tal manera que, en 1992, se fundó el Seminario Diocesano Juan Pablo II.

El 23 de agosto de 2003, tomó posesión como Obispo de Valledupar Monseñor Oscar José Vélez Isaza e inició una cruzada para la construcción de un sinnúmero de templos donde las comunidades eclesiales pudieran vivir su fe. Pero las celebraciones diocesanas no tenían un lugar donde llevarse a cabo, las ordenaciones de los neo-presbíteros, por ejemplo, no podían celebrarse en la pequeña Catedral de Nuestra Señora del Rosario, se hacía necesario utilizar las instalaciones del Coliseo Cubierto Julio Monsalvo Castilla primero y las del Seminario Diocesano después. Ante esta incomodidad, Monseñor Oscar José soñó con la construcción de una nueva catedral y entre todos el sueño pudo hacerse realidad.

A simple vista, la construcción de la Catedral del Santo Ecce Homo de Valledupar puede parecer un capricho del Obispo o la excentricidad de una Iglesia suntuosa que está cada vez más en crisis, pero solo quienes viven la fe pueden entender la importancia y la necesidad de la obra. En el Medioevo, todos los habitantes de una ciudad participaban, de una manera u otra, en la construcción de las catedrales. Por eso, el sentido de pertenencia frente a estos edificios era muy fuerte –lo es todavía, solo miremos el caso de Nôtre-Dame-. Lo mismo sucede con la Catedral del Santo Ecce Homo de Valledupar que fue construida gracias al esfuerzo de todos los católicos.

 

Carlos Luis Liñán

@CarlosLinan

Sobre el autor

Carlos Luis Liñán-Pitre

Carlos Luis Liñán-Pitre

Cascabel

Carlos Luis Liñán-Pitre (Valledupar, 1983). Abogado de la Universidad Popular del Cesar, Licenciado en Filosofía y Pensamiento Político de la Universidad Santo Tomás y candidato a Magíster en Estudios Americanos con la Universidad de Sevilla-España, miembro de la Fundación Amigos del Viejo VALLEDUPAR-AVIVA, pero, por encima de todo, un lector que escribe.

@CarlosLinan carlos.linan.182

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Qué es la oralidad?

¿Qué es la oralidad?

  Al pensar en la oralidad es común relacionarla con el lenguaje hablado, con una manifestación vocal que se exterioriza fonéticam...

La sala

La sala

  La sala de «la casa», como toda ella, no ostentaba nada complicado, era sencilla, espaciosa, bien iluminada y aireada por la vent...

Encuentro con la sabia de las plantas y los partos

Encuentro con la sabia de las plantas y los partos

  Iba subiendo por una lomita cuando la vi, con su andar sosegado y sin pausas. ¿Quién es ella?, pregunté a Simón, mientras la...

La Parranda vallenata

La Parranda vallenata

  Valledupar y lo esencial propio de su cultura Hay quienes piensan que existe una forma de ser común al sujeto caribeño e isleño...

El centro histórico de Valledupar (II)

El centro histórico de Valledupar (II)

En la búsqueda incesante de un mejor vivir, la recuperación de la ciudad construida es derecho fundamental de los ciudadanos y en e...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Los grandes triunfos de Freddy Molina

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Un paseo por el cementerio San Miguel de Santa Marta

Joaquín A. Zúñiga Ceballos | Turismo

Del vallenato lírico, el vallenato romántico y el vallenato llorón

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El reconocimiento de la diferencia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

María Ruth Mosquera | Turismo

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados