Patrimonio

Los centros coloniales más hermosos de Colombia

Redacción

27/09/2021 - 05:00

 

Los centros coloniales más hermosos de Colombia
Cartagena de Indias conserva un de los centros coloniales más hermosos de América Latina / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

Los centros históricos son el corazón y la historia de Colombia. Una mirada a ese patrimonio valioso nos invita a viajar al pasado y a la herencia colonial española con su arquitectura y vida cotidiana, su estructura tradicional y vida religiosa. Un trozo de vida auténtica, una inmersión total en lo más bello que ofrece Colombia.

En este artículo basado en los centros coloniales más visitados según la agencia Aventure Colombia, le ofrecemos una selección de siete pueblos coloniales favoritos de Colombia, los más bellos, pero también los más encantadores y auténticos. 

1-. Cartagena de Indias (Caribe colombiano):

El centro histórico de Cartagena, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es un lugar mágico, donde las calles son coloridas, adornadas con gigantescas buganvillas, paredes de colores y balcones de madera tallada. Un paseo por Cartagena le llevará a un museo al aire libre, justo en el corazón de la época colonial, donde colonos y piratas estaban en guerra. Lo más agradable es pasear por las murallas al atardecer, o beber un poco de ron en la terraza mientras se escucha a los numerosos músicos que recorren la ciudad.

2-. Barichara (Santander): 

Barichara, Santander / Foto: Minube

Barichara ha mantenido su arquitectura intacta desde su creación en 1705. Encaramado en lo alto del cañón del río Suárez, con una vista privilegiada de la región y un clima casi perfecto. Catalogado como patrimonio nacional desde 1975, es un pueblo único y original que merece la pena por su patrimonio, su arquitectura de piedra, sus iglesias y su cementerio. Descubra durante un paseo los talleres de artesanos que hacen la fama de Barichara, en particular los canteros, el trabajo de la higuera o las fábricas de cigarros artesanales. Barichara le hará retroceder en el tiempo. Le aconsejamos que se detenga en el mirador de Suárez para admirar la vista del río del mismo nombre que fluye en el fondo del cañón. También puede tomar el camino real de la colonización que le llevará desde Barichara hasta el pequeño pueblo colonial de Guane. Es un hermoso sendero pavimentado de 9 km que se puede recorrer en unas dos horas. 

3-. Villa de Leyva (Boyacá):

Villa de Leyva. Boyacá / Foto: Travelgrafía

En Villa de Leyva se encuentra la plaza más grande de Colombia, la majestuosa Plaza Mayor con su suelo empedrado y su hermosa iglesia. Villa de Leyva es una ciudad romántica, llena de encanto, refugio de los bogotanos el fin de semana que vienen en busca de calma. La ciudad ha sido incluso declarada monumento nacional, sobre todo por su arquitectura típica caracterizada por sus edificios con paredes de cal y sus magníficas calles empedradas. Villa de Leyva es para nosotros el lugar ideal para pasear por sus calles y conocer un poco más el pasado colonial de Colombia. Es un pueblo lleno de encanto, que da la impresión de estar congelado en el tiempo, enclavado al pie de majestuosas montañas andinas. Podrá descubrir numerosas galerías de arte, restaurantes gastronómicos y tiendas de artesanía local.

4-. Guatapé (Antioquia):

Guatapé, Antioquia / Foto: Agoda

Guatapé es un pueblo realmente atípico y sorprendente. Lo que hace todo el encanto de este pueblo de la región de Antioquia, son sus frisos coloreados en alto relieve en las paredes de las casas. Es realmente un espectáculo colorido donde encontramos escenas de la vida cotidiana, guiños al arte colombiano pero también toques de humor. Sin embargo, la mayoría de estos frisos hacen referencia a las costumbres y leyendas de la región. El pueblo es bastante turístico, ya que no está lejos de Medellín, y se encuentra a los pies del famoso Peñol, una enorme roca de 200 metros de altura que te ofrece desde su cima una vista simplemente magnífica sobre la presa y los alrededores. A pesar de todo, pasear por las calles de Guatapé sigue siendo un momento agradable, descubriendo los frescos y las bonitas casas al pasar por las callejuelas empedradas.

5-. Salento (Quindío):

Salento, Quindío / Foto: Travelgrafía

Salento es un pueblo que se puede visitar una y otra vez y que siempre conservará la magia y el encanto de la primera visita. Con sus coloridas casas coloniales, músicos en cada esquina, una increíble diversidad de artesanía y sus deliciosas truchas en patacón, este encantador pueblo es una visita obligada en tu viaje a Colombia. Salento está encaramado a 1.900 metros de altitud, es un pueblo que se está volviendo turístico pero para nosotros sigue siendo típico de la región cafetera, rodeado de fincas y cafetales, a las puertas del valle del Cocora.

6-. Mompox (Bolívar):

Mompox, Bolívar / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

Santa Cruz de Mompox es la ciudad religiosa por excelencia, junto con Popayán. En nuestra opinión, es una de las más bellas joyas de la época colonial, tan bella que Mompox ha sido clasificada como patrimonio cultural y religioso de la UNESCO. Mompox es un pequeño tesoro escondido en lo que se llama «la sabana del Caribe», sobre el río Magdalena, donde es bueno pasar unos días para apreciar los soberbios atardeceres sobre la circundante Ciénaga de Pijiño. Mompox está rodeado de agua, lo que lo hace tranquilo, un poco irreal y sobre todo muy romántico. Es el símbolo de toda la imaginación que rodea a las obras de García Márquez, y especialmente a su obra Macondo. Fue Gabriel García Márquez quien dijo «La viruela no existe, a veces la soñamos, pero no existe». Haga un viaje en el tiempo, dé un paseo en barco desde las orillas de Mompox para descubrir los pantanos y la gran variedad de aves de la zona. 

7-. Jericó (Antioquia):

Jérico, Antioquia / Foto: El Colombiano

Jericó es el verdadero pueblo típico de la región de Antioquia, enclavado en el corazón de la campiña de esta región de verdes valles y cafetales. Situado al sur de Medellín, Jericó es un pueblo poco conocido, salvo por su artesanía, y más concretamente por sus carteras hechas a mano (Carrieles). Aquí, el cuero se trabaja con la mano de un maestro. También es un centro religioso muy conocido en Colombia y una agradable parada para pasar la noche en un pueblo tranquilo.

 

PanoramaCultural.com.co

Realizado con información facilitada por la agencia Aventure Colombia.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El guapirreo, grito gozoso del Caribe

El guapirreo, grito gozoso del Caribe

  El guapirreo, ese grito de entusiasmo que refleja fielmente nuestra esencia Caribe, es muy escuchado en el marco de las fiestas y r...

El legado colonial en Bogotá: una ciudad de iglesias y casonas

El legado colonial en Bogotá: una ciudad de iglesias y casonas

  El desarrollo de la arquitectura y el urbanismo en Bogotá a mediados del siglo XIX contiene toda una galería de sentidos, debido ...

La solidaria explosión de alegría en el Carnaval de Barranquilla

La solidaria explosión de alegría en el Carnaval de Barranquilla

  Hablemos de los personajes carnavaleros y de las realidades históricas trascendentales que nos evocan. El Pájaro Coyongo con su n...

Es tiempo de honrar a los médicos tradicionales de la Sierra

Es tiempo de honrar a los médicos tradicionales de la Sierra

  Extraño sería encontrar una persona en Atánquez que no haya sido sanada de algún mal de salud a través de los médicos tradi...

El aposento

El aposento

  En «la casa» tradicional de los pueblos diseminados por La Depresión Momposina, contiguo a la sala, y comunicado por una puerta ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados