Patrimonio

De la Avenida Primera a la Ronda del Sinú: historia de una arteria principal de Montería

Carlos Crismatt Mouthon

02/01/2023 - 05:40

 

De la Avenida Primera a la Ronda del Sinú: historia de una arteria principal de Montería
Recientemente, se ha querido cambiar el nombre de Avenida Primera en Montería por el de Ronda del Sinú / Foto: Gobernación de Córdoba

 

La Avenida Primera de Montería ha tenido importantes cambios en el transcurso de la vida de la ciudad, entre otras la de su nombre.

Los primeros habitantes la conocieron por su apelativo más elemental, "Orillas del Río". Después, en un afán patriótico, fue bautizada como la "Avenida 20 de Julio". Y, finalmente, se le renombró como la "Avenida Primera" que hoy admira todo el país.

El Puerto

En una primera etapa, aproximadamente hasta 1952, la mayor actividad del transporte de carga y pasajeros se concentró en el río Sinú. Una parte se hacía entre las diferentes localidades apostadas en sus orillas, como Tierralta, Montería, San Pelayo, Cereté y Lorica. Pero el mayor comercio a través del río se hacía con la ciudad de Cartagena de Indias, principalmente por medio del puerto de Lorica.

El Puerto de Montería siempre ha estado localizado sobre la Avenida Primera, en el tramo entre las calles 34 y 36. Inicialmente era una albarrada sobre la parte más alta de la ciudad y en donde el río es más profundo. De esos tiempos queda el testimonio escrito de Luis Striffler, quien narra a su llegada a Montería en 1844 y cuenta que las orillas estaban completamente sembradas en naranjos.

"De Cereté nos trasladamos a Montería, último punto habitado. Este pueblo igualmente abrigado por una albarrada artificial, presenta una vista más pintoresca que los demás pueblos de la costa, que en general no se revelan al viajero más que por una aglomeración confusa de techos pajizos en que ninguna verdura alegra la pinta blanquizca o cenizosa. En Montería, a lo menos, cada casa se encuentra colocada a la sombra de un bosque de naranjos. Existen tantos de éstos últimos, que las frutas de ellos sólo abastecen el mercado de Cartagena. En el tiempo de la cosecha se ven grandes embarcaciones cargadas solamente de naranjas que llegan al Zapote para de allí ponerse a la vela y seguir la costa hasta Cartagena." 

El 20 de julio de 1938 se inauguró en el mismo lugar el nuevo puerto de atraque, un muelle en cemento con amplias escalinatas, construido por el ingeniero monteriano Víctor Tribiño Herazo, obra que aún permanece en nuestros días. Hoy, del puerto queda muy poco, y el río sólo es surcado por pequeñas canoas de remos y por los planchones que hacen el cruce diario de pasajeros entre los dos sectores de la ciudad.

De esos tiempos, aún se recuerda la tragedia de la lancha Ciudad Bolívar -antes Montelíbano- que naufragó el 28 de septiembre de 1946 y en donde se ahogaron -entre otros- Fernando Corena Avilés, José Chaker y Everardo Cordero, con su esposa y dos hijos.

Posteriormente, con la apertura de la carretera Troncal de Occidente se abrió paso al transporte en camiones y buses, por lo que el río Sinú dejó de ser la arteria fluvial del pasado.

La Vegetación

Después de los bosques de naranjos que narrara Luis Striffler, la vegetación fue sustituida por las gigantescas ceibas y bongas que se aprecian en las fotografías de principios del Siglo XX de Justo Manuel Tribiño.

De acuerdo con el testimonio de Jaime Exbrayat en su libro de Historia de Montería, al realizarse en 1953 la pavimentación de la Avenida Primera por la firma Explánicas de Medellín, se tumbó el Monumento a la Bandera, regalo del filántropo Jorge Ramírez Arjona, inaugurado el 20 de julio de 1938. Así mismo, desapareció el separador de la Avenida en dos carriles. Y en 1955 se tumbó la última de las añosas y corpulentas bongas que existían en la orilla del río, frente al mercado público.

Desde ese tiempo hasta mediados de los años 60s, la ribera del río fue sembrada de altas palmeras. A pesar de su esbeltez, la falta de follaje de las palmeras hacía que la silueta de la Avenida Primera se viera raquítica, lo que además permitía la erosión por la fuerza de las corrientes del río Sinú.

Quizás por eso se introdujo la guadua, una especie de bambú gigantesco americano que crece en matojos y que adornó a la Avenida Primera en toda su extensión, hasta que en 1969, el día de la Virgen del Carmen, un sueste -viento del sureste- derrumbó estos colosos que se elevaban hasta el cielo. Si bien la fibra de la guadua es comparada en resistencia al acero en la construcción de viviendas, sus raíces no se aferran lo suficiente al suelo para soportar los fuertes vientos que cada año arrasan los cultivos en el Sinú.

Si antes las centenarias bongas fueron tumbadas por la mano del hombre, esta vez los gigantescos guaduales habían caído por la fuerza de la naturaleza. Entonces, y hasta ahora, las bongas y otras especies nativas volvieron nuevamente a ser parte del paisaje.

En defensa de la Avenida Primera

La Avenida Primera de Montería es un ícono de la ciudad. Antes se llamó Avenida 20 de Julio, pero las últimas generaciones tienen grabadas en sus mentes el primer nombre, con el que es reconocido en Colombia el bello paseo peatonal que corre paralelo a orillas del río Sinú.

Pero resulta que quienes fueron contratados para restaurar el camellón y construir obras de embellecimiento adicionales, ahora quieren cambiar el nombre de Avenida Primera por el de Ronda del Sinú.

Muchas ciudades en Colombia envidian el entorno de nuestra Avenida Primera. Ante todo, porque cuenta con un río legendario, que tiene sabor a porro. Además, allí echaron raíces unos monumentales árboles de nuestro bosque húmedo tropical, cuyos retorcidos troncos semejan brazos que quieren saludarnos.

Para quienes hicimos a la Avenida Primera el refugio nocturno para estudiar, y los que hemos caminado toda una vida a su refrescante sombra, nos causa una extraña sensación que sin fórmula de juicio le arrebaten ese nombre que está ligado a la historia íntima de La Perla del Sinú.

En las bancas del camellón de la Avenida Primera se ha tejido la vida de esta ciudad. Políticos y médicos, abogados y gerentes, choferes y hasta el Bejuquillo, la hicieron testigo y cómplice de sus ideas y deseos.

Para los habitantes de la margen izquierda del río, la Avenida Primera se convirtió en la línea más corta para los ajetreos de su vida diaria. A bordo de los silenciosos planchones, diariamente cruzan el majestuoso Sinú que separa y une a la Ciudad de las Golondrinas.

A las seis de la tarde, para aliviar el calor del sol de los venados, los monterianos crearon la costumbre de buscar refugio bajo las bongas de la Avenida Primera. Sin distinciones, niños y ancianos, doctores y estudiantes, ricos y pobres, todos hicieron propia a la Avenida Primera.

Sobre este caso del intento de cambiar el nombre, hay algunos estribillos de canciones populares que me parecen apropiados. Uno dice que: "de afuera llegarán, los que de tu casa te echarán". Y otro más, sentencia: "a quién se le dan las gracias, a los que vienen de afuera, o a los dueños de la casa".

Tengo entendido que no hay norma legal que haya autorizado este cambio de nombre de Avenida Primera por el de Ronda del Sinú. Tampoco se le ha consultado al pueblo monteriano su opinión sobre este cambio. Simplemente, se quiere imponer, como otras veces en el pasado, el parecer de unas personas que desconocen la historia de la ciudad.

 

Carlos Crismatt Mouthon

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Cuando la llorona loca pasó por Curumaní

Cuando la llorona loca pasó por Curumaní

  Cuentan que es escalofriante, que es un grito que suelta hálitos de miedo que penetran hasta el alma de aquellos que tienen la des...

La gigantona en el río Magdalena, de Puerto Wilches hasta Barranquilla

La gigantona en el río Magdalena, de Puerto Wilches hasta Barranquilla

  La gigantona, figura grande, de trasero y bustos exuberantes, que consta de un armazón de madera o varas tensadas hasta dar forma ...

Escalona y Diomedes tendrán su estatua de cera en el Centro Cultural de la Música Vallenata

Escalona y Diomedes tendrán su estatua de cera en el Centro Cultural de la Música Vallenata

  Dentro del listado de figuras que llevaron la música vallenata a conquistar el mundo aparecen los nombres de Diomedes Díaz y Rafa...

Guilma Suárez, la heredera del cacique ‘Polo’ Camarillo

Guilma Suárez, la heredera del cacique ‘Polo’ Camarillo

Hipolito Camarillo Miranda es uno de esos personajes distintivos de la leyenda del milagro de la Virgen del Rosario, no porque haya p...

80 años después, el palo de mango sigue igual en la plaza

80 años después, el palo de mango sigue igual en la plaza

  En la canción ‘Ausencia sentimental’, el compositor Rafael Manjarréz Mendoza, lleno de la más absoluta nostalgia por no po...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Los mejores comienzos de novela en español

José Luis Hernández | Literatura

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Tres poemas de Luis Mizar

Donaldo Mendoza | Literatura

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados