Pensamiento

De terraplanismo y otras historias

Carlos Luis Liñán-Pitre

03/04/2019 - 06:10

 

De terraplanismo y otras historias

Hace poco vi un documental sobre el terraplanismo: hombres y mujeres que creen –y afirman– que la tierra es plana y que quienes afirmamos, basándonos en evidencia científica e histórica, que la tierra es redonda, somos víctimas inocentes de un sistema que nos engaña. Un plato más del variado menú conspiranoico donde también encontramos a  quienes creen que el 11-S fue orquestado desde la Casa Blanca o que el hombre no ha llegado a la luna.

Algunas de estas teorías me parecen inocuas, inofensivas y hasta me dan risa, como el cuento de los Illuminati; en cambio otras me preocupan, como el movimiento antivacuna donde los afectados son niños inocentes.

La creencia en sociedades secretas, en teorías conspirativas o en la existencia de un plan oculto para dominar el mundo nos atrae. Los seres humanos somos susceptibles a este tipo de historias y hoy, con el acceso indiscriminado a información de todo tipo y la ausencia de un pensamiento crítico, somos presa fácil.

Esto no quiere decir que lo irreal maravilloso no tenga algún grado de verdad. No siempre la ficción supera a la realidad, al contrario, la ficción juega con las posibilidades para decir lo indecible y, por lo general, la realidad es más trágica, cruel y siniestra que la ficción.

Toda mentira oculta una gran verdad. Con esto no quiero decir que la tierra sea plana, obvio que no, lo que pretendo es fomentar la desconfianza en aquello que nos ofrecen como verdad absoluta e irrebatible. Propongo, muy al estilo cartesiano: la duda como método para alcanzar un grado de certeza que sirva de apoyo para luego seguir dudando y seguir escalando la infinita montaña del conocimiento. Dudo de todo menos de que estoy dudando entonces cogito ergo sum.

Somos una sociedad paradójica: poseemos altos grados de desconfianza, pero creemos en lo primero que nos dice la televisión o las redes sociales, aun más cuando se refiere a alguien que nos cae mal o no congeniamos con sus ideas; sabemos que los políticos, esos que no saben hacer más nada sino vivir del erario público, son pillos pero seguimos votando por ellos, eligiendo a los mismos con las mismas. Todo esto nos condena a girar en un círculo vicioso, una espiral infinita donde todo se repite, aunque bajo otras circunstancias y con nombres nuevos, pero de esencia igual.

Esta idea del eterno retorno fue desarrollada por Nietzsche, quien la rescata de los griegos, y la propone en La Gaya Ciencia en forma de acertijo: ¿Cómo te sentirías si un día o una noche un demonio se deslizara furtivamente en la más solitaria de tus soledades y te dijera: “Esta vida, tal como la estás viviendo ahora y tal como la has vivido [hasta este momento], deberás vivirla otra vez y aún innumerables veces, y no habrá en ella nunca nada nuevo, sino que cada dolor y cada placer, cada pensamiento y cada suspiro y todo lo indeciblemente pequeño y grande de tu vida deberá volver a ti, y todo en el mismo orden y la misma secuencia – e incluso también esta araña y esta luz de la luna entre los árboles, e incluso también este instante y yo mismo. ¡El eterno reloj de arena de la existencia se invertirá siempre de nuevo y tú con él, pequeña partícula de polvo!”?

Al final, solo el hombre valiente que asume su libertad es capaz de romper el espiral y llenar de contenido el instante, ese lugar donde futuro y pasado se condensan en el presente que llamamos vida.

 

Carlos Luis Liñán-Pitre 

Sobre el autor

Carlos Luis Liñán-Pitre

Carlos Luis Liñán-Pitre

Cascabel

Carlos Luis Liñán-Pitre (Valledupar, 1983). Abogado de la Universidad Popular del Cesar, Licenciado en Filosofía y Pensamiento Político de la Universidad Santo Tomás y candidato a Magíster en Estudios Americanos con la Universidad de Sevilla-España, miembro de la Fundación Amigos del Viejo VALLEDUPAR-AVIVA, pero, por encima de todo, un lector que escribe.

@CarlosLinan carlos.linan.182

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Globalización en el siglo XXI: la nueva ruta de la seda

Globalización en el siglo XXI: la nueva ruta de la seda

  A lo largo de diferentes artículos aparecidos en esta columna hemos ido perfilando el paisaje económico y social de la globalizac...

Democracia y Thimos

Democracia y Thimos

La legitimidad de la democracia liberal como realización política que propicia el fin de la historia y la lucha por el reconocimien...

Aprender del vuelo de las águilas

Aprender del vuelo de las águilas

  Hay una tradición transcultural que presenta el comportamiento de ciertos animales o aves como ejemplar para los comportamientos h...

El reconocimiento de la diferencia

El reconocimiento de la diferencia

  Para que pueda ser he de ser otro, salir de mí, buscarme entre los otros, los otros que no son si yo no existo los otros que me...

La globalización comenzó en Latinoamérica en el siglo XVI

La globalización comenzó en Latinoamérica en el siglo XVI

En “Comentarios Reales de los Incas”, publicados en Lisboa en 1609 por El Inca Garcilaso de la Vega, se afirma que el continente am...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Arqueología e historia en Michel Foucault

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Animar a leer

Consuelo Gallego Tabernero | Literatura

El Merengue en Colombia

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados