Pensamiento

¿Qué es el neoliberalismo?

Julio A. Franco Orozco

12/06/2019 - 04:40

 

¿Qué es el neoliberalismo?

 

El premio nobel de Economía del año 2001, George Stiglitz, escribió el pasado domingo 9 de junio para el diario El Espectador una columna contra el Neoliberalismo, atribuyéndole defectos y consideraciones a un concepto que en primera instancia debería aclararse su significado, para luego, si, decretarlo muerto y enterrado como el laureado economista sugiere en su columna.

El empleo de la palabra se ha extendido de tal manera que casi no significa nada, en los últimos 25 años se ha llamado neoliberalismo a cualquier cosa que no le guste a la izquierda; el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su discurso de posesión utilizó dieciséis veces la palabra y dijo que el modelo neoliberal es el responsable de todos los problemas del país. El socialismo siempre habla del neoliberalismo como un sistema execrable desde el punto de vista moral y en el imaginario colectivo está tan metido negativamente, que coloquialmente se amenaza a los niños que no se portan bien con traerles a los neoliberales.

El concepto se acuñó en 1938 en el llamado “Coloquio Lippmann”, un encuentro de renombrados economistas del momento, entre los que se encontraba el alemán Alexander Rustow, quien llamó a sus miembros neoliberales, pues se pretendía una especie de tercera vía entre el socialismo y el liberalismo clásico de Adam Smith y John Locke. En su formación, se puede decir, que el Neoliberalismo estaba más cerca de la socialdemocracia que de una sociedad de mercado pura y dura.

El origen del mito en América Latina se inicia con las reformas económicas realizadas por la dictadura de Pinochet en Chile en los setentas, con la ayuda de los Chicago Boys, unos reconocidos economistas de la Universidad de Chicago, encabezados por Milton Friedman, quienes implantaron en el país austral, políticas de libre mercado, disminución del estado, bajos impuestos, inflación controlada. Estas medidas cercanas a una dictadura, fueron el caballo de batalla de los socialistas para declarar al supuesto neoliberalismo, como el principal de los males de la sociedad y, desde entonces, a todo lo que no se considere socialismo, es tildado de neoliberal.

Lo que llama Stiglitz, “fracaso espectacular” no es por el neoliberalismo, éste no existe, es un mito, lo que existe son instituciones de libre mercado que funcionan o no funcionan, de acuerdo con los niveles de intervención estatal y promoción de las libertades individuales, que eviten lo que pasa en muchos países de Europa, con problemas económicos por promover estados benefactores inmensos que no pueden financiar.

Lo que en realidad existe es Liberalismo puro y duro, que encarna liberación de mercados, estados eficientes y pequeños que no asfixien a los emprendedores con impuestos y aranceles, con competencia abierta, con libre movilización de capitales, de bienes y de personas. Esta situación nunca ha existido en América Latina, salvo rarísimas excepciones como en la Argentina de Juan Bautista Alberdi en finales del siglo XIX, período en el cual, el país gaucho fue la tercera potencia económica mundial.

En 2019, Colombia cayó 7 puestos en el índice de libertad económica según la Heritage Foundation, y se colocó en el puesto 49 de 186 países; quiere decir esto, que hay 48 países donde es más fácil hacer negocios, donde la burocracia, la corrupción y la ausencia de un Estado de Derecho impiden que seamos un país más próspero. Entonces, la invitación es a pensar en las libertades que nos propone el Liberalismo y dejar de pensar en un enemigo que no existe: El Neoliberalismo.

 

Julio A. Franco Orozco.

@Jafrancoz1

Sobre el autor

Julio A. Franco Orozco

Julio A. Franco Orozco

Cleóbulo

Docente Universitario, que le gusta la política cuando se vuelve historia, y que busca a través de las ideas de la libertad recrear en la columna, conceptos políticos y económicos que nos ayuden a entender la realidad actual.

@Jafrancoz1

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El divorcio entre las humanidades y la Colombia actual

El divorcio entre las humanidades y la Colombia actual

Resulta paradójico estudiar humanidades en un país donde el desempleo y la informalidad rebosan los límites junto a la violencia urb...

Una cultura para la democracia y la tolerancia

Una cultura para la democracia y la tolerancia

La tolerancia como presupuesto fundamental para la construcción de una cultura de la democracia no debe interpretarse como la fundaci...

La guerra, la paz y otras anotaciones sobre el estado de la Cultura (II)

La guerra, la paz y otras anotaciones sobre el estado de la Cultura (II)

La lucha por el reconocimiento, dice Fukuyama leyendo a Hegel, es la parte de la personalidad más específicamente política, porque...

Filosofía de la Independencia

Filosofía de la Independencia

  Las condiciones ideológicas que hicieron posible la emancipación tienen como marco histórico de referencia los candentes debat...

En defensa de la rabia [desde la otra orilla]

En defensa de la rabia [desde la otra orilla]

  Programas de televisión, películas, muros de Facebook, blogs, cuentas de Twitter, libros, todos empeñados en vender la felici...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube