Pensamiento

Cuerpos femeninos: desigualdades y representaciones

Fabrina Acosta Contreras

03/03/2020 - 03:40

 

Cuerpos femeninos: desigualdades y representaciones

 

El orden social funciona como un universo simbólico que tiende a ratificar la dominación masculina. Dichas representaciones simbólicas influyen en la percepción inconsciente y consciente del cuerpo, existen mujeres que desde la adolescencia rechazan su esquema corporal por no cumplir con las exigencias de la estética que la sociedad establece o se desarrollan con timidez percibiendo como inmoral vivir su vida sexual con libertad erótica y de placer, todo ello ejercido por paradigmas que alteran su visión de las cosas y su estructura psicoafectiva.

Cuerpos femeninos, cuerpos violentados

La violencia que se registra contra las mujeres, la cual, emerge como resultado de un modo histórico de relacionamiento, en el que no han sido tratadas como sujetas de derechos, tiene mucho que ver con los paradigmas que se tienen del cuerpo de las féminas y las formas de intervenirlo; es decir las relaciones de poder en el que los hombres han estado jerárquicamente por encima de las mujeres.

El cuerpo de la mujer está sujeto a vulneraciones y acciones que lo violentan que van desde los acosos callejeros hasta las nalgueadas y las masturbaciones que ejercen sobre sus cuerpos en los sitios públicos hasta el dominio ejercido por sus parejas en las relaciones sexuales, a las cuales son sometidas por “pertenecerle” aun sin el deseo o consentimiento de ella como mujer, todo esto implica una percepción del cuerpo de las mujeres como generador erótico vulnerable a violencias, ejemplo de ello se escucha en imaginarios sociales como “La violaron por mostrona, se viste como puta o es una provocadora” los cuales, argumentan que se ejerza violencia sobre los cuerpos de las mujeres, cosificándolas y negándoles su categoría  humana, ejemplo de esto es el fenómeno del acoso callejero que se naturaliza como cortejo pero que corresponde a una violencia sexual que vulnera la tranquilidad y la percepción de seguridad de las mujeres.

De esta manera el acoso callejero es una práctica masculina arraigada que informa sobre la percepción que tienen sobre los cuerpos femeninos y su derecho a erotizarlos desde imaginarios sociales que exigen virilidad y dominio del macho sobre las mujeres (hembras); Achugar (2001) explica que el hombre latinoamericano considera que es propio de su cultura lanzar piropos a las mujeres en los espacios públicos y que, como toda comunicación, debe ser aceptado por las mujeres. Agrega también que este tipo de comportamientos ha acrecentado el poder del machismo en las esferas privadas y públicas, igualmente manifiesta que el machismo y los piropos callejeros son una forma, una necesidad masculina, de reforzar quién tiene el poder.

Se considera que el dominio del macho sobre el cuerpo de la hembra es una práctica de alcance mundial que no solo involucra a Latinoamérica pues el machismo no conoce fronteras culturales y las atraviesa estableciendo roles a los hombres sobre los cuerpos de las mujeres como el hecho de demostrar virilidad y en la mujer como cuerpo sexuado vulnerable a las violencias sexuales disfrazadas de seducción, cortejo o conquista.

¿Cuerpo una categoría impactada por los imaginarios sociales de dominio masculino?

Es pertinente referirse a las reflexiones que plantea Fernández (1993) que tiene que ver con los roles de género y las limitaciones adjudicadas a las mujeres en diferentes espacios públicos, se puede afirmar que existe la necesidad de superar la violencia y la desigualdad entre géneros como práctica social.

El aporte que hace Fernández lleva a considerar que es tiempo de propiciar escenarios culturales, sociales, académicos o políticos que permitan elaborar nuevos discursos y de-construir paradigmas sobre las relaciones de género y del desarrollo de la mujer como cuerpo social que tiene derechos y capacidades para ejercer roles de poder en lo público. En este sentido, se puede afirmar que el cuerpo de las mujeres ha sido impactado por los imaginarios sociales de dominio masculino, otorgándole significados y roles desde visiones machistas y no desde la autonomía propia de ellas como seres sentipensantes.

Cierro esta reflexión, afirmando que el análisis que desde el feminismo se ha realizado de lo público y lo privado, se convirtió en uno de los procesos que replanteó la división sexual del trabajo y de los ámbitos de poder, en la familia y la sociedad: (en lo privado y lo público) y de cómo se viven las mujeres corporalmente, desde lo estético, erótico, la salud (el autocuidado) y la libertad de sentir, vivir y gozar su cuerpo y sus representaciones.

 

Fabrina Acosta Contreras

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Estereotipos: esclavitud de muchos

Estereotipos: esclavitud de muchos

“La verdad está en la consistencia, dice Poe (Ettreha). Por tanto, el que no tolera la consistencia se cierra a toda ética de la ...

Morin, el inmortal

Morin, el inmortal

  Edgar Morin es un filosofo y sociólogo contemporáneo que ha proporcionado al mundo teorías sugerentes y motivadoras. El 8 de jul...

La sociología y el estudio de la familia

La sociología y el estudio de la familia

  Hay suficientes razones para pensar que la reflexión –y también la preocupación— sobre la familia ha sido parte de la vida d...

Bioética: Ética vs Ciencia

Bioética: Ética vs Ciencia

  El escritor noruego Jostein Gaader, autor de la novela “El mundo de Sofía”, afirmó que “estamos viviendo un momento crucial...

Bolsonaro en Brasil: ¿El fascismo que viene?

Bolsonaro en Brasil: ¿El fascismo que viene?

Un mes después de la victoria del ultraderechista Bolsonaro en las elecciones brasileñas celebradas el pasado 28 de octubre y ya repu...

Lo más leído

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados