Periodismo

Periodismo participativo: ¿Una oportunidad o una amenaza?

Catherine Leyva

17/03/2014 - 12:02

 

Existen tres formas de percibir la información en la sociedad. La primera es que las personas son crédulas y leerán, escucharán o verán casi todo. La segunda es que la mayoría de las personas requieren un intermediario informado para decirles qué es bueno, importante o significativo. La tercera es que las personas son muy inteligentes. Dados los medios, pueden organizar las cosas para sí mismas y encontrar su propia versión de la verdad.

Acceder a las noticias y a la información estuvo durante mucho tiempo ligado a la relación con la autoridad o el poder, sin embargo, en la actualidad, se considera que es un motor de la sociedad y que desarrolla un papel importante en la creación de un círculo de tolerancia y democracia.

Con la implementación de nuevas tecnologías se nos da la posibilidad de transmitir noticias e información, no solo haciendo parte de ella, sino también compartiendo el conocimiento del hecho en proceso o de un tema en discusión con la participación activa del público. El público se convierte en emisor de información gracias a las nuevas tecnologías hasta llegar al punto de crear un nuevo periodismo denominado el periodismo participativo.

El periodismo participativo usa el modelo “publico, luego filtro” en vez del tradicional “filtro, luego publico”. Esto se confirma en los formatos weblogs, y participación colaborativa, donde la audiencia puede desempeñar varias funciones.

La audiencia se siente motivada con el periodismo participativo por las necesidades sociales, ya que pueden manifestar sus disgustos acerca de los malos servicios o denunciar las irregularidades de su entorno. Los beneficios potenciales son los siguientes: el incremento en la confianza, responsabilidad compartida en una democracia informada, creación de experiencias memorables, atraer a la audiencia más joven y crear una fuerte relación con la comunidad en general.

Los medios son los reguladores. Ellos se encargan de las publicaciones, comparten la historia pero no se apropian de ella.

Recíprocamente, si nosotros fuéramos el medio estaría en juego la veracidad de las publicaciones ya que todos los contribuyentes se regirían por reglas diferentes al estar en busca de beneficios propios (en este caso se podría hacer alusión a mensajes con fines políticos, publicidad y mensajes de difusión con ánimo de lucro).

Para concluir, la reporteria ciudadana ayuda a que una noticia se desarrolle con gran velocidad, ya que no hay que esperar a que un periodista profesional llegue al lugar del acontecimiento. Por otro lado, y no tan positivamente, la credibilidad de la información está en cuestionamiento, sin embargo los medios participativos permiten entender las distintas versiones de la verdad que existen en la sociedad.

 

Catherine Leyva


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La historia de Louis Rougemont: el mayor mentiroso de la tierra

La historia de Louis Rougemont: el mayor mentiroso de la tierra

  La asombrosa historia de Louis Rougemont se publicó por primera vez en la revista londinense “Wide World Magazine” en 1898. ...

El periodista que da voz al folclor vallenato

El periodista que da voz al folclor vallenato

  Absorto en sus recuerdos, la mirada en sus notas, el cronista aprovecha las tempranas horas de la mañana para redactar alguna de...

Luis Tejada: uno de los más grandes cronistas colombianos

Luis Tejada: uno de los más grandes cronistas colombianos

  En el prólogo de Juan Gustavo Cobo Borda a “Gotas de tinta” en la edición del Instituto Colombiano de Cultura de 1977, se c...

Nicho cultural, un punto de encuentro de la identidad colectiva

Nicho cultural, un punto de encuentro de la identidad colectiva

Un domingo de abril de 2013 estuvo al aire por primera vez. El reloj marcó las 10 en punto de la mañana cuando se escuchó las bell...

Pepe Morón, una voz comprometida con la radio en el Cesar

Pepe Morón, una voz comprometida con la radio en el Cesar

  Estar frente a un micrófono no fue el ideal de Alfonso José ‘Pepe’ Morón Reales durante sus años de formación como licenci...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados