Periodismo

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío

13/08/2019 - 05:30

 

Jaime Garzón, el genial impertinente
El humorista Jaime Garzón brillaba por su impertinencia fresca y necesaria

Como un “genial impertinente”, así define Germán Izquierdo a Jaime Garzón en su libro “Jaime Garzón, el genial impertinente”. Y hay que ver cuán  impertinente fue este locuaz personaje. Irreverente con el poder, los abusos y el despotismo de los políticos; extremadamente sincero a la hora de hacer reclamos; gracioso, burlón y desmedidamente extravagante, ése fue Jaime, el mismo que vive aún entre nosotros.

Germán Izquierdo, un comunicador social bogotano, egresado de la Universidad Javeriana en 2004, apasionado por la música y el periodismo, narra en 173 páginas los agites de la vida de un personaje que, a pesar de sus 12 años de ausencia, logró un espacio en la memoria colectiva de un pueblo, y no cualquier pueblo, ¡de Colombia! Lo extraño es que la memoria cortoplacista de los colombianos aún lo recuerde. Pero ¿Qué hizo Jaime para ganarse la recordación de los colombianos? A mí no me pregunten porque estaba muy chiquita cuando Jaime fue asesinado, sin embargo, pese a mi corta edad y a mi calidad de colombiana, lo recuerdo.

El libro que nos trae Germán comienza describiendo a Jaime montado en una bicicleta conduciendo hacia las aulas de la Universidad Nacional de Colombia, donde ingresó a estudiar derecho en los primeros años de la década de los 80. Su inconformidad con los pragmatismos educativos siempre la manifestó de diversas formas; unas veces dijo que “la universidad era la universalidad del conocimiento, hasta que llegaron los profesores”, en otra ocasión expresó lo rutinaria e improductivas que le parecían las clases: “uno madruga a clase de 7 a hacer NADA… Uno no hace nada”. Esa misma irreverencia la desnuda Izquierdo en este libro cuando entra en detalles sobre las discusiones incendiaras que propiciaba Jaime en las aulas de clase.

Jaime era un alma libre, de eso deja constancia Germán cuando describe la desfachatez con la que asumía las grabaciones de los programas que protagonizaba (zoociedad, Quac, Lechuza, entre otros), cuando, sin pudor alguno, mostraba su dentadura para convertirse en un humilde lustrador bogotano preocupado por su país; cuando era un celador o encarnaba a la cocinera de la Casa de Nariño. Mujeriego, nocheriego, buen anfitrión, melancólico, alegre y depresivo, esas son, a rasgos generales, las facetas de Jaime que descubre Germán Izquierdo en esta biografía, escrita con un lenguaje satírico y cautivador que aprisiona al lector de tal forma que una vez lee el primer renglón no puede parar.

La tinta que se ha derramado desde aquel 13 de agosto de 1999 hasta hoy en torno al rotundo vagabundo, Quac, zoociedad, el Alcalde menor de Sumapaz, Heriberto de la Calle, y uno que otro perdido por ahí, es bastante. Sobre Jaime se han escrito multiplicidad de facetas, desde un periodista hasta un guerrillero, pasando por un valiente y un ingenuo. El tiempo y las circunstancias han mostrado cómo fueron muchos episodios, cómo se tejieron y cómo se desplomaron, lo que no ha mostrado aún es el suceso que apagó la vida de este genial impertinente. Germán Izquierdo se suma con esta obra a ese océano literario de la vida y obra de Jaime en un momento crucial, en el 2009, cuando estaban a punto de cumplirse los 10 años de su muerte.

La forma en que Jaime logró establecer relaciones amistosas entre la clase más alta de la sociedad a la vez que convivía con la clase más desprotegida, el temple que mostró a la hora de comprometerse con la paz de este país cuando se convirtió en un puente de diálogo entre los grupos al margen de la ley y la sociedad, la forma como se las arreglaba para traer de regreso a casa a los secuestrados y las interminables horas de risa y reflexión que le regaló al país son solo una pequeña parte de lo que fue Garzón, y quizás, la razón por la que llegó para quedarse entre nosotros.

Finalmente, de todo lo que se ha escrito al respecto, Germán Izquierdo es uno de los mejores voceros del legado Garzón. Su libro, el que escuetamente se presentó, vale la pena leerlo, vale la pena esculcarlo.

 

María Jimena Padilla Berrío

@MaijPaBe

Sobre el autor

María Jimena Padilla Berrío

María Jimena Padilla Berrío

Palabras Rodantes

Economista de la Universidad Nacional de Colombia, cuasiabogada de la Universidad de Antioquia. Soñadora incorregible, aventurera innata, errante. Guajira de cuna, crianza y corazón, ama su cultura como al coctel de camarón. Investigadora, melómana, cinéfila y bibliófila. Su mayor placer es deslizar un lápiz sobre un papel.

@MaJiPaBe

1 Comentarios


Julián Pérez 13-08-2019 08:16 AM

Hace un poco más de un año leí este libro. Realmente me sorprendió, encontré datos acerca de Jaime que jamás había visto. Disfruté la lectura, fue un libro que me gustó, a excepción de la parte en la que dice que Jaime Garzón hizo parte del ELN, mentira que no le perdono al "periodista" que hizo esta "investigación" y creó este relato con esta mentira que mancha la memoria de Jaime. Quién sabe que más mentiras habrá escrito. Meses después tuve la oportunidad de ir a un homenaje a la memoria de Jaime en el teatro. Después del evento tuve la oportunidad de hablar con Marisol Garzón (hermana de Jaime), ella me expresó su incorformismo con este libro de Germán Izquierdo,en el que se basaron para hacer esa "novela de RCN. Ella también me dijo que tenía demandado al autor de este libro por la calumnia antes mencionada, y calificó de mediocre su" investigación".

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

“Tengo la fortuna de ser medio nómada“: Pepe Morón

“Tengo la fortuna de ser medio nómada“: Pepe Morón

Reportero destacado en distintos medios de Valledupar, el periodista cesarense Pepe Morón decidió lanzarse a “la aventura” y re...

¿Ciberperiodismo sin periodistas?

¿Ciberperiodismo sin periodistas?

La celebración del Día del Periodista el próximo 9 de febrero no sólo evoca la aparición del primer periódico de la ciudad de S...

Nicho cultural, un punto de encuentro de la identidad colectiva

Nicho cultural, un punto de encuentro de la identidad colectiva

Un domingo de abril de 2013 estuvo al aire por primera vez. El reloj marcó las 10 en punto de la mañana cuando se escuchó las bell...

Luis Tejada: uno de los más grandes cronistas colombianos

Luis Tejada: uno de los más grandes cronistas colombianos

  En el prólogo de Juan Gustavo Cobo Borda a “Gotas de tinta” en la edición del Instituto Colombiano de Cultura de 1977, se c...

“Estar en una administración nos obliga a tener un compromiso social”: Arnol Murillo

“Estar en una administración nos obliga a tener un compromiso social”: Arnol Murillo

De ser presidente del Círculo de Periodista de Valledupar, Arnol Murillo pasó a la jefatura del departamento de comunicaciones de la ...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados