Periodismo

La cultura, un panorama que nos hace mucho bien

María Ruth Mosquera

31/01/2017 - 07:10

 

Primer plano: equipo de Panorama Cultural. Segundo plano: celebración de aniversario con personalidades de la Cultura de Valledupar / Foto: archivo Panorama

 

Durante muchos años trabajé en medios de comunicación, estaciones radiales y periódicos de circulación diaria, haciendo cobertura de todas las fuentes: política, económica, judicial, noticias locales, generales, deportes, sociales, etcétera. A mi modo de ver, el periodismo diario se convierte en un trabajo muy cíclico, casi predecible; que para no caer en la rutina requiere del ingenio y creatividad del periodista para hallar nuevas historias y contarlas de manera distinta, con relatos innovadores y al mismo tiempo de la disposición del medio para abrir los tiempos y espacios necesarios para que esas historias distintas lleguen a las audiencias.

Disfruté al máximo cada fuente, buscaba convertir cada día en una nueva aventura de aprendizaje, con el desafío cotidiano de que las notas de hoy fueran distintas a las de ayer y a las de mañana; lo cual no es tarea fácil –tal vez mis colegas estén de acuerdo- en una ciudad en la que, por ejemplo, hubo épocas de hasta cinco homicidios a tiros en un día. ¿Cómo hace un periodista para inspirarse y ser creativo al contar de forma distinta y amena semejantes tragedias, con el aditamento del tiempo porque “hay que cerrar edición”? No es fácil; sin embargo, hay titanes que día a día lo están haciendo, en los medios locales sobretodo.

Un reportero vive en aprendizaje constante; cada noche se va a casa con nuevos conocimientos, lo cual es maravilloso; aunque a veces se cargan también las tristezas e impotencias, como humanos que somos. A cargo de una página de deportes pude entender el universo extraordinario del fútbol; lo conocí de cerca, conversé con los protagonistas, con jugadores, árbitros, técnicos, administrativos, utileros; entendí sobre pases, gambetas, tiros de esquina, penaltis, fuera de lugar, acumulación de tarjetas y develé el misterio -para mí- de por qué los jueces de línea corren de un punto a otro en la cancha y levantan una banderita.

Mientras trabajaba, aprendí de indicadores económicos, movimientos bursátiles, instancias judiciales, competencias de las cortes, cifras repartidoras, régimen de inhabilidades e incompatibilidades, planes de ordenamiento territorial y una serie de términos que no son tan familiares para uno sin una explicación previa y que a un periodista le entregan esas ‘maestrías’ con el diario hacer. Me nutrí y regocijé.

Pero mi deleite infinito era cuando me correspondían los temas culturales porque me daban la posibilidad de conectarme con la esencia, lo que me toca las emociones, con lo que direcciona comportamientos de los seres humanos, lo que conecta con el alma, las tradiciones con las que se constituyen las culturas universales. Escribía sobre cualquier cosa, historias de canciones, de lugares, leyendas… ¡Hay tantos temas culturales por todas partes! Eran escritos que tenían muy buena receptividad y me generaban el interrogante que aún sigue en mí: ¿Por qué los medios de comunicación no le dan a la cultura el lugar que se merece; por qué no le asignan un periodista y establecen una sección –que no sea entretenimiento- y que no tenga que ser sacrificada si algo extraordinario ocurre?

Esperaba con ansias las llegadas de abril porque es el mes del Festival y escribíamos separatas especiales, que me daban la oportunidad de ahondar en temas, conocer a los protagonistas, hacer piezas periodísticas de largo aliento alrededor de una cultura que me embelesó desde el primer momento que llegué a este Macondo tan mágico y tan real. Mi ciclo diario de medios de comunicación cerró, pero ya mi alma estaba colonizada por la comunicación cultural; hacia allá enfoqué mi proyecto de vida.

Todo este contexto, para expresar mi regocijo cuando hace cinco años supe del nacimiento de Panorama Cultural. Fue la apertura tan anhelada de espacios para comunicar la cultura de una región tan rica en oralidad, ritualidad, mitos y leyendas, hábitos gastronómicos, en una infinidad de usanzas que necesitan ser contadas y que la humanidad merece conocer. Era como un sueño encontrar un periódico local con secciones como Cine, Música y Folclor, Arte, Literatura, Turismo, Actualidad y Otras Expresiones como Gastronomía, Fotografía, Periodismo Tecnología, Pueblos, Patrimonio, Moda, Pensamiento e Historia; todas tan inherentes a la gente…

Lo más asombroso de todo, para mí, fue encontrar que el medio de comunicación dedicado a la cultura regional no había sido ideado por un personaje de aquí, sino por un forastero que llegó y también quedó atrapado con la magia macondiana. Era Johari Gautier, el francés alto que tantas veces vi – y sigo viendo- en eventos culturales de la Alianza Francesa, la biblioteca Pública del Cesar, la Casa de la Cultura de Valledupar, en foros, conversatorios…

Panorama Cultural fue una de esas evidencias de serendipia, de esos hallazgos afortunados, bendiciones que caen del cielo, pues en el año 2015 recibí la invitación de Johari para hacer parte de tan bonito proyecto, haciendo relatos culturales que son mi esencia, que están ligados al territorio con todas sus trasformaciones ambientales y sociales, que dan cuenta que la historia de las regiones que en suma son la historia del universo.

Entonces, tengo hoy muchas razones para unirme a la celebración del aniversario de Panorama Cultural. Celebro la existencia de este medio de comunicación local dedicado a la cultura regional, en el que confluye una gran cofradía de personajes que aportan sus conocimientos y letras al crecimiento y expansión cada vez más sólido de esta plataforma cultural; celebro la genial posibilidad de que mis relatos sean incluidos en ella.

Es estupendo saber que estamos construyendo país, promoviendo cultura de paz desde las manifestaciones culturales, desde la esencia de la gente, desde eso que somos. Brindo por cinco años de Panorama Cultural y por todos los años que faltan.

¡Salud!

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya 

1 Comentarios


Aurora Elena Montes 31-01-2017 01:40 PM

!Congratulaciones!

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Nellie Bly, la pionera que cambió el periodismo de investigación

Nellie Bly, la pionera que cambió el periodismo de investigación

El 8 de marzo las calles de todas las ciudades del mundo fueron testigos, un año más, de la lucha feminista. Millones de personas sal...

Las Fuerzas Armadas de Colombia se culturizan

Las Fuerzas Armadas de Colombia se culturizan

Tras participar a un taller de producción radial de tres días con énfasis cultural (organizado por el Ministerio de Cultura), 60 dir...

Gabriel García Márquez o un modelo inspirador de la excelencia periodística

Gabriel García Márquez o un modelo inspirador de la excelencia periodística

¿Quién mejor que Gabo para inspirar al gremio periodístico de todo el mundo a refrendar la pasión y dignidad de su oficio? El int...

“Soy el último periodista en haber entrevistado a Gabo”

“Soy el último periodista en haber entrevistado a Gabo”

Afectado por el momento, pero dispuesto a compartir los recuerdos de su encuentro con el maestro, el joven periodista Carlos Eduardo Ma...

“Estar en una administración nos obliga a tener un compromiso social”: Arnol Murillo

“Estar en una administración nos obliga a tener un compromiso social”: Arnol Murillo

De ser presidente del Círculo de Periodista de Valledupar, Arnol Murillo pasó a la jefatura del departamento de comunicaciones de la ...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados