Periodismo

La cultura, un panorama que nos hace mucho bien

María Ruth Mosquera

31/01/2017 - 07:10

 

Primer plano: equipo de Panorama Cultural. Segundo plano: celebración de aniversario con personalidades de la Cultura de Valledupar / Foto: archivo Panorama

 

Durante muchos años trabajé en medios de comunicación, estaciones radiales y periódicos de circulación diaria, haciendo cobertura de todas las fuentes: política, económica, judicial, noticias locales, generales, deportes, sociales, etcétera. A mi modo de ver, el periodismo diario se convierte en un trabajo muy cíclico, casi predecible; que para no caer en la rutina requiere del ingenio y creatividad del periodista para hallar nuevas historias y contarlas de manera distinta, con relatos innovadores y al mismo tiempo de la disposición del medio para abrir los tiempos y espacios necesarios para que esas historias distintas lleguen a las audiencias.

Disfruté al máximo cada fuente, buscaba convertir cada día en una nueva aventura de aprendizaje, con el desafío cotidiano de que las notas de hoy fueran distintas a las de ayer y a las de mañana; lo cual no es tarea fácil –tal vez mis colegas estén de acuerdo- en una ciudad en la que, por ejemplo, hubo épocas de hasta cinco homicidios a tiros en un día. ¿Cómo hace un periodista para inspirarse y ser creativo al contar de forma distinta y amena semejantes tragedias, con el aditamento del tiempo porque “hay que cerrar edición”? No es fácil; sin embargo, hay titanes que día a día lo están haciendo, en los medios locales sobretodo.

Un reportero vive en aprendizaje constante; cada noche se va a casa con nuevos conocimientos, lo cual es maravilloso; aunque a veces se cargan también las tristezas e impotencias, como humanos que somos. A cargo de una página de deportes pude entender el universo extraordinario del fútbol; lo conocí de cerca, conversé con los protagonistas, con jugadores, árbitros, técnicos, administrativos, utileros; entendí sobre pases, gambetas, tiros de esquina, penaltis, fuera de lugar, acumulación de tarjetas y develé el misterio -para mí- de por qué los jueces de línea corren de un punto a otro en la cancha y levantan una banderita.

Mientras trabajaba, aprendí de indicadores económicos, movimientos bursátiles, instancias judiciales, competencias de las cortes, cifras repartidoras, régimen de inhabilidades e incompatibilidades, planes de ordenamiento territorial y una serie de términos que no son tan familiares para uno sin una explicación previa y que a un periodista le entregan esas ‘maestrías’ con el diario hacer. Me nutrí y regocijé.

Pero mi deleite infinito era cuando me correspondían los temas culturales porque me daban la posibilidad de conectarme con la esencia, lo que me toca las emociones, con lo que direcciona comportamientos de los seres humanos, lo que conecta con el alma, las tradiciones con las que se constituyen las culturas universales. Escribía sobre cualquier cosa, historias de canciones, de lugares, leyendas… ¡Hay tantos temas culturales por todas partes! Eran escritos que tenían muy buena receptividad y me generaban el interrogante que aún sigue en mí: ¿Por qué los medios de comunicación no le dan a la cultura el lugar que se merece; por qué no le asignan un periodista y establecen una sección –que no sea entretenimiento- y que no tenga que ser sacrificada si algo extraordinario ocurre?

Esperaba con ansias las llegadas de abril porque es el mes del Festival y escribíamos separatas especiales, que me daban la oportunidad de ahondar en temas, conocer a los protagonistas, hacer piezas periodísticas de largo aliento alrededor de una cultura que me embelesó desde el primer momento que llegué a este Macondo tan mágico y tan real. Mi ciclo diario de medios de comunicación cerró, pero ya mi alma estaba colonizada por la comunicación cultural; hacia allá enfoqué mi proyecto de vida.

Todo este contexto, para expresar mi regocijo cuando hace cinco años supe del nacimiento de Panorama Cultural. Fue la apertura tan anhelada de espacios para comunicar la cultura de una región tan rica en oralidad, ritualidad, mitos y leyendas, hábitos gastronómicos, en una infinidad de usanzas que necesitan ser contadas y que la humanidad merece conocer. Era como un sueño encontrar un periódico local con secciones como Cine, Música y Folclor, Arte, Literatura, Turismo, Actualidad y Otras Expresiones como Gastronomía, Fotografía, Periodismo Tecnología, Pueblos, Patrimonio, Moda, Pensamiento e Historia; todas tan inherentes a la gente…

Lo más asombroso de todo, para mí, fue encontrar que el medio de comunicación dedicado a la cultura regional no había sido ideado por un personaje de aquí, sino por un forastero que llegó y también quedó atrapado con la magia macondiana. Era Johari Gautier, el francés alto que tantas veces vi – y sigo viendo- en eventos culturales de la Alianza Francesa, la biblioteca Pública del Cesar, la Casa de la Cultura de Valledupar, en foros, conversatorios…

Panorama Cultural fue una de esas evidencias de serendipia, de esos hallazgos afortunados, bendiciones que caen del cielo, pues en el año 2015 recibí la invitación de Johari para hacer parte de tan bonito proyecto, haciendo relatos culturales que son mi esencia, que están ligados al territorio con todas sus trasformaciones ambientales y sociales, que dan cuenta que la historia de las regiones que en suma son la historia del universo.

Entonces, tengo hoy muchas razones para unirme a la celebración del aniversario de Panorama Cultural. Celebro la existencia de este medio de comunicación local dedicado a la cultura regional, en el que confluye una gran cofradía de personajes que aportan sus conocimientos y letras al crecimiento y expansión cada vez más sólido de esta plataforma cultural; celebro la genial posibilidad de que mis relatos sean incluidos en ella.

Es estupendo saber que estamos construyendo país, promoviendo cultura de paz desde las manifestaciones culturales, desde la esencia de la gente, desde eso que somos. Brindo por cinco años de Panorama Cultural y por todos los años que faltan.

¡Salud!

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya 

1 Comentarios


Aurora Elena Montes 31-01-2017 01:40 PM

!Congratulaciones!

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“Tengo la fortuna de ser medio nómada“: Pepe Morón

“Tengo la fortuna de ser medio nómada“: Pepe Morón

Reportero destacado en distintos medios de Valledupar, el periodista cesarense Pepe Morón decidió lanzarse a “la aventura” y re...

La pandemia no acabó con la lectura: los 20 artículos más leídos del 2020 en PanoramaCultural.com.co

La pandemia no acabó con la lectura: los 20 artículos más leídos del 2020 en PanoramaCultural.com.co

  El 2020 será recordado para muchos como el año de la pandemia. Un año de cambios drásticos, de confinamiento, de duras medidas ...

El hombre que deformó el periodismo

El hombre que deformó el periodismo

Desde temprana edad comprendió que su familia amasaba una gran fortuna y esta le permitía cumplir sus caprichos materiales. A los d...

“Soy el último periodista en haber entrevistado a Gabo”

“Soy el último periodista en haber entrevistado a Gabo”

Afectado por el momento, pero dispuesto a compartir los recuerdos de su encuentro con el maestro, el joven periodista Carlos Eduardo Ma...

Diez años son bastante

Diez años son bastante

  Aún recuerdo cuando recibí un correo de María Antonia Díaz, por allá en el 2014, con el cual entré en contacto con PanoramaCu...

Lo más leído

El Balay, el toro inmortal de Don Arturo Cumplido

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Pablo Flórez: la voz cantante del porro cantado

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

Herencia española en la gastronomía de Latinoamérica

José Luis Hernández | Gastronomía

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados