Periodismo

Nellie Bly, la pionera que cambió el periodismo de investigación

Natalia Fernández

10/03/2020 - 05:30

 

Nellie Bly, la pionera que cambió el periodismo de investigación
La periodista Nellie Bly / Foto: Wikimedia

El 8 de marzo las calles de todas las ciudades del mundo fueron testigos, un año más, de la lucha feminista. Millones de personas salieron a la calle para defender la igualdad entre hombres y mujeres, y en muchas regiones se llevaron a cabo huelgas para demostrar que, si las mujeres paran, el mundo se para.

La lucha por la igualdad de género ha cobrado una mayor importancia en los últimos años tras el movimiento MeToo iniciado en 2017, consiguiendo grandes logros en el campo de la igualdad. Las mujeres comienzan a encontrar visibilidad en ámbitos hasta ahora dominados por los hombres, como en el mundo del póker con la argentina María Lampropulos o en el cine con directoras como Greta Gerwing. No obstante, todavía queda mucho camino por recorrer en una lucha que se inició hace más de un siglo.

Son muchos los nombres que se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en mujeres que marcaron un antes y un después en la búsqueda de la igualdad de género: Virginia Woolf, Mary Wollstonecraft, Clara Zetkin, Emmeline Pankhurst, Simone de Beauvoir, etc. A todas ellas hay que sumarles mujeres que, sin gozar del mismo reconocimiento hoy en día, también lucharon por la igualdad entre hombres y mujeres en su época. Nellie Bly fue una de ellas.

Nacida en 1864 bajo el nombre de Elizabeth Cochran, Nellie Bly fue una mujer que combatió la desigualdad y el abuso de poder sobre las mujeres desde el periodismo. Huérfana de padre desde pequeña, Nellie pronto tuvo que hacerse valer por sí misma en un mundo dominado por los hombres. Cansada de soportar abusos y de la idea de que las mujeres sólo eran aptas para las labores del hogar, en 1885 Nellie envió una carta al diario Pittsburg Dispatch quejándose de la publicación de un artículo claramente machista.

El estilo sencillo y reivindicativo de la joven causaron tanta impresión en el redactor jefe del periódico que le dio un puesto como redactora. Así fue como Nellie Bly, pseudónimo que ella misma escogió para firmar sus escritos, entró en contacto con el periodismo. Tras dos años encargada de la sección femenina, Nellie decidió viajar a México e informar como corresponsal de la explotación a la que se veían sometidos los campesinos del país. Sus palabras incendiarias no agradaron a las autoridades mexicanas y medio año después de su llegada a México Nellie tuvo que irse.

La periodista Nellie Bly trabajó con Joseph Pulitzer / Foto: WikimediaDe regreso en Estados Unidos, la periodista llamaría a la puerta de Joseph Pulitzer, director por aquel entonces del diario más importante del país, el New York World. Sería Pulizter quien le ofrecería una oportunidad que no pudo rechazar: infiltrase durante 10 días en un manicomio de mujeres para comprobar el trato que recibían las pacientes. Dicho y hecho.  

Tras fingir un ataque de histeria en un albergue, Bly fue arrestada por la policía e ingresada en el área de psiquiatría del Hospital de Bellevue. Allí, Nellie pudo conocer a mujeres que lejos de padecer una enfermedad mental eran víctimas de una situación injusta que las había llevado a ser declaradas como “locas” ante la imposibilidad de mantenerse económicamente por sí mismas. La propia Nellie recibió un diagnóstico que indicaba que su locura no tenía solución, lo que propició su traslado al manicomio femenino de Blackwell’s Island. Sería precisamente en esta institución donde Bly experimentaría en primera persona los abusos a los que eran sometidas las pacientes, tanto por parte de los médicos como de las propias enfermeras. Duchas de agua fría, palizas, comida en mal estado y un largo etcétera que la periodista solo tuvo que aguantar durante 10 días. Pasado este período de tiempo, el abogado del New York World se presentó en la institución para llevársela a casa.

Nellie Bly publicaría días después un artículo en el que denunciaba activamente el papel de los profesionales sanitarios en el maltrato a las mujeres ingresadas en el manicomio. La pieza, “Tras las rejas de un manicomio”, fue todo un éxito editorial y consiguió que las autoridades destinaran un millón de dólares para mejorar las condiciones de vida de los pacientes ingresados en instituciones mentales del país. Tras este primer encargo como periodista infiltrada, Bly continuó trabajando en la rama del periodismo de investigación, visitando fábricas y haciéndose pasar por trabajadora de las mismas para más tarde denunciar la desigualdad de salarios entre hombres y mujeres o las condiciones laborales.

En 1889, Nellie Bly cambiaría de registro para embarcarse en una aventura que la hizo desafiar al mismísimo Julio Verne. Promocionada por el New York World, la periodista inició una vuelta al mundo que documentó para el diario y que culminó en 72 días, 8 menos que los estipulados por el escritor en su famosa novela.

En 1895 dejaría el periodismo para ayudar a su marido en la dirección de su empresa metalúrgica. Cuando este falleció, Bly también se convirtió en una pionera de los negocios al asumir la dirección de la compañía. Pero pronto volvería a los orígenes del periodismo, informando sobre el movimiento sufragista y convirtiéndose en corresponsal de guerra al inicio del siglo XX. Nellie Bly fallecería en 1922 a los 57 años de edad tras ser una mujer que se hizo a sí misma y que desafió todas las convenciones de la época que le tocó vivir. Su legado sigue hoy vivo gracias al movimiento feminista. 

 

Natalia Fernández

1 Comentarios


Lorenzo Sotomayor T 13-03-2020 11:42 AM

Estupendo y muy necesario reconocimiento para con Nellie Bly, periodista norteamericana que puso de relieve el desigual trato que recibía la mujer por aquellos años y que aún no logra equipararse.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Una ‘Biblioteca moderna de Periodismo’ como herramienta para reinventar el oficio

Una ‘Biblioteca moderna de Periodismo’ como herramienta para reinventar el oficio

Un periodismo que se yergue sobre columnas de la buena fe, la corrección y la ética; que abraza la subjetividad, siempre y cuando e...

Que no muera el periódico impreso

Que no muera el periódico impreso

Las personas que leen la prensa todos los días, y en particular los domingos por la mañana, o después de ir a misa, o en su descan...

El Carnaval de Barranquilla tiene su premio de crónica

El Carnaval de Barranquilla tiene su premio de crónica

A pocas semanas del inicio del gran evento de la Costa Caribe, la organización Carnaval de Barranquilla SA abrió la convocatoria de...

La carta de Consuelo Araujonoguera a un periodista

La carta de Consuelo Araujonoguera a un periodista

  Por estos días me puse a sacar cuentas, actividad en la cual no soy muy aventajado, pero caí en cuenta que hace 22 años, ‘La...

El periodista que da voz al folclor vallenato

El periodista que da voz al folclor vallenato

  Absorto en sus recuerdos, la mirada en sus notas, el cronista aprovecha las tempranas horas de la mañana para redactar alguna de...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados