Pueblos

La historia oculta del sombrero wayúu

Redacción

04/05/2018 - 06:15

 

 

Las artesanías y prendas indígenas son reconocidas en Colombia por sus técnicas ancestrales y sus diseños particulares, pero también por el significado simbólico que subyace en cada una de ellas.

El sombrero wayúu –o uwomü– es uno de esos accesorios coloridos que han ganado protagonismo en las últimas décadas al lado de las célebres hamacas, mantas y mochilas, sin embargo, su uso generalizado es relativamente reciente.

En las descripciones de jefes wayúu de principios del siglo XX, el sombrero casi nunca aparece aunque sí forma parte de la indumentaria del palabrero –o putchipüu– quien gana a través de él un grado de distinción.

A lo largo del siglo XX, y sobre todo a finales, el sombrero gana en presencia en el seno de la comunidad y aparece en la cabeza de hombres y mujeres, primero adornado de una cintilla de iraca, y después con los colores extraídos de la pintura de aceite (cruzados de rojos, azules, amarillos y verdes).

Una de los grandes intereses del sombrero es el reflejo de una clara división del trabajo dentro de las costumbres wayúu. El sombrero uwomü es –junto con las guaireñas, el calzado típico– uno de los adornos elaborados exclusivamente por los hombres. Las otras (mochilas, pulseras, chinchorros, hamacas y mantas) son dominio de las mujeres quienes en grupos generacionales se encargan de mantener vivas estas tradiciones.

La técnica empleada en la elaboración del sombrero se llama comúnmente la técnica de “sarga” o tejido en diagonal con hilos planos o cintillas de paja de isii o mawisa.  Los colores también tienen su importancia, dos suelen predominar: el crudo natural de la fibra con la cual se teje y un color negro, aunque últimamente, el uso de colorantes y pintura de aceite ha favorecido la incorporación de otros colores no tradicionales como el rojo, amarillo verde y azul.

El sombrero wayúu se compone de tres partes muy diferenciables: (1) la base de la copa que representa un círculo de textura plana, (2) el “cuerpo” de la copa en forma de cilindro, y (3) el ala que tiene una extensión variable y sobre el cual se aprecian dibujos en relieve.

Más allá de estos datos técnicos, el sombrero wayúu alude a un estilo de vida y un trabajo minucioso donde la calidad es un elemento fundamental. Elaborar un sombrero siguiendo las costumbres tradicionales requiere habitualmente un día de trabajo. Por eso, su fama y longevidad son incuestionables.

 

PanoramaCultural.com.co

1 Comentarios


Angelica cordova 31-05-2018 01:05 AM

Vendo sombreris wayuu hermosos con pompones en el color que mas te fuste a combinacion whatsapo 3138264110

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Línea Negra: una manera de aprehender el territorio

La Línea Negra: una manera de aprehender el territorio

Más allá de la división geográfica que establece los límites entre países y, dentro de estos, los lindes de cada región, los pue...

Política, Corrupción e Identidad

Política, Corrupción e Identidad

Siguiendo la definición propuesta por el Banco Mundial (World Develpment Report de 1997) entenderíamos por corrupción “la utiliz...

Lo afro como lugar de pensamiento

Lo afro como lugar de pensamiento

En la poesía de Nicolás Guillen reluce una parte del pensamiento afro. Un fragmento de lo vivido durante siglos, de las condiciones a...

Del “Despotismo Ilustrado” a la “Ilustración del Despotismo”: el doble discurso de la democracia

Del “Despotismo Ilustrado” a la “Ilustración del Despotismo”: el doble discurso de la democracia

En nuestro anterior artículo, titulado Política, Corrupción e Identidad,hablábamos de la doble moral tan característica de la so...

“En Brasil y Colombia se ha avanzado en la aceptación de la herencia africana”

“En Brasil y Colombia se ha avanzado en la aceptación de la herencia africana”

Paso decidido y voz cálida, Omer Freixa nos señala el bar La Biela en Buenos Aires como un lugar tranquilo para la conversación. Tra...

Lo más leído

Una breve historia del desnudo artístico

José Luis Hernández | Artes plásticas

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube