Pueblos

El wayuunaiki, una esencia que se mantiene viva

María Ruth Mosquera

12/06/2015 - 05:50

 

Cuando se haya servido la última porción de friche, vendido o descolgado la última mochila, premiado al más diestro tirador con flecha e interpretado la última canción en tarima; cuando se haya coronado a la majayut del año y el sol se ponga detrás de las enramadas, a diversos lugares del mundo habrá llegado la noticia sobre la pervivencia del wayuunaiki, lengua originaria de los Wayúu, alrededor de la cual se reúnen, durante cuatro días, investigadores, antropólogos sociólogos, comunicadores, indígenas y alijunas (no wayúu).

El escenario es Uribia, conocida como la capital indígena de Colombia, en la Alta Guajira, donde cada mes de junio tiene lugar el XXVIII Festival de la Cultura Wayúu, Patrimonio Inmaterial de la Nación, que este año tiene como tema central el Wayuunaiki, la lengua materna, máxima expresión Wayúu, cuya preservación - como otras lenguas indígenas – enfrenta riesgos, lo que ha puesto a reflexionar y a disertar a especialistas en esta temática, lo que permitirá a los asistentes conocer la riqueza lingüística, la diversidad fónica y profundizar en la gramática del habla de los Wayúu.

El investigador y especialista en etnoeducación Abel Medina Sierra destaca la parte académica de este festival, por la masiva participación de universidades y profesionales de diferentes áreas del saber que llegan a esta parte de La Guajira para participar en el intercambio cultural que ahí tiene lugar, a través de un foro, un encuentro de experiencias y un conversatorio sobre su trasmisión, y para conocer la gesta que se adelanta por parte de la nación wayúu para mantener viva su esencia a través del lenguaje.

Pero no solo de wayuunaiki se habla este fin de semana en Uribia. El Festival tiene un fuerte componente gastronómico, del cual es protagonista el chivo en sus diversas presentaciones. En la plaza del pueblo se disponen enramadas en las que se puede observar tanta carne de caprino, que a este certamen se le conoce también como el festival del chivo. Las artesanías tienen un capítulo especial, con muestras de mochilas, sombreros, mantas, pulseras y otros elementos identitarios de la cultura wayúu. Se realizan concursos deportivos y juegos, como carreras de caballo, lucha y tiros con flecha.

Dentro del festival se hace el reinado La Majayut de Oro (Señorita de oro) que, por encima de la belleza de la concursante, pondera el conocimiento de la cultura wayúu más que la belleza de la participante; esta debe enfrentarse a jurados que permanentemente prueban sus saberes culturales, su forma de bailar la Yonna, de tejer o conocimientos sobre la Ley Wayúu.

Cada año este evento convoca a cientos de jóvenes y adultos cuenteros, bailarines, artistas, artesanas, músicos, sabios, médicos tradicionales para un intercambio que consolida el sentir como pueblo originario y permite fortalecer la interculturalidad en el territorio guajiro y la nación colombiana, por la presencia de visitantes nacionales e internacionales.

El Festival de la Cultura Wayúu fue creado en 1985, con motivo de la conmemoración de los cincuenta años de la fundación del municipio de Uribia, a su vez considerado la capital indígena de Colombia, por ser el asentamiento indígena más grande del país. Para el año 2006, el certamen fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación, como validación a la consolidación que de él ha hecho el pueblo wayúu, hoy disperso entre Venezuela y Colombia.

 

María Ruth Mosquera

@sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La trata de esclavos, circunstancias de un comercio inicuo

La trata de esclavos, circunstancias de un comercio inicuo

  En el caso de Colombia, como en el de muchos otros países del continente, especialmente los conquistados por España, ya en la pri...

Ritos fúnebres y juegos de velorios en las orillas del río Magdalena

Ritos fúnebres y juegos de velorios en las orillas del río Magdalena

  Los ritos fúnebres, según Albert De Surgy (Citado por Maya, 2003), tienen como fin introducir al difunto en el país de los ances...

Música de chicote, la herencia del pueblo Kankuamo que se resiste a desaparecer

Música de chicote, la herencia del pueblo Kankuamo que se resiste a desaparecer

Durante uno de los tantos viajes que ha realizado Benito Antonio ‘Toño’ Villazón por el territorio colombiano con su grupo de m...

Del “Despotismo Ilustrado” a la “Ilustración del Despotismo”: el doble discurso de la democracia

Del “Despotismo Ilustrado” a la “Ilustración del Despotismo”: el doble discurso de la democracia

En nuestro anterior artículo, titulado Política, Corrupción e Identidad,hablábamos de la doble moral tan característica de la so...

¿Caribe para quién? Nociones sobre las tensiones entre lo costeño y lo caribe (II)

¿Caribe para quién? Nociones sobre las tensiones entre lo costeño y lo caribe (II)

  La juventud y lo Caribe La juventud presenta mucha más apropiación del concepto de Caribe que cualquier otro grupo encuestado. D...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

La incertidumbre educativa del pueblo Chiriguanero

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados