Pueblos

Los alegres kankuamos que luchan por el reconocimiento de su música

Redacción

29/06/2015 - 09:20

 

Los alegres kankuamos que luchan por el reconocimiento de su música

Los Alegres Kankuamos en Valledupar

Toño Villazón lleva más de treinta años viajando de un lado a otro de Colombia con el sonido de la música kankuama. La música de esa etnia milenaria -que tiene como origen la Sierra Nevada de Santa Marta- se ha convertido en el centro de una vida dedicada en el rescate de una identidad.

“Nosotros queremos rescatar nuestra música, es como el corazón de la Sierra Maestra”, explica Toño ante el público de la Biblioteca departamental Rafael Carrillo Lúquez. Su voz suena apasionada y agradecida, y es que no todos los días se abren espacio para estas sonoridades.

Antes del estreno del documental “La esperanza kankuama” en la región –archivo en el que queda registrada la actividad de “Toño” Villazón–, el líder de “Los alegres kankuamos”  explicó las condiciones en las que había iniciado su labor de difusión.

Ya a mediados de los años 80, en medio del conflicto armado, se dedicaba a viajar de un lado a otro de la Sierra Nevada para interpretar canciones. En uno de esos viajes, lo detuvieron unos hombres armados y le preguntaron por qué llevaba tantos instrumentos. Su respuesta marcó gran parte del camino que hoy recorre: “para brindar alegría en medio de tanto dolor”.

El instrumento que le acompaña a todas partes es el Carrizo –o la gaita-. El instrumento central dentro del Chicote, un género que caracteriza a su pueblo. Toño sabe construirlo con sus propias manos y explica con prolijos detalles que existen dos variantes: el carrizo macho y otro hembra que recrean el equilibrio de la Madre Tierra.

Con la música del Chicote se canta a toda la naturaleza. “Cada animal tiene un son –explica Toño–: está el son del perro, del burro, y hasta del tigre. También hay un son del sol y de la lluvia”. Cada son tiene una finalidad y si hoy el canto de la lluvia no surte efecto es, según Toño Villazón, porque “algo malo está pasando”.

Tras las graves afrentas impuestas por el conflicto armado, el altísimo número de desaparecidos y fallecidos, la etnia kankuama busca reencontrarse con la esperanza. Una prueba de ello es la escuela de música de Toño que reúne a más de 25 alumnos.

“Esperamos, con el apoyo de su pensamiento, llevar nuestra música a todas partes”, manifestó Toño Villazón.

 

PanoramaCultural.com.co   

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Se acuestan dos y amanecen tres

Se acuestan dos y amanecen tres

El cielo es una bóveda negra, unos pocos pincelazos azules se dejan ver. Abajo, el calor se mete por los poros, mientras los cuerpos...

Depresión momposina (3)

Depresión momposina (3)

  Para tener una visión global de la Depresión momposina es necesario explorar más de su historia y geografía, penetrar en las in...

La historia de los Mokaná y el encuentro con los conquistadores

La historia de los Mokaná y el encuentro con los conquistadores

  Cuando los conquistadores españoles arribaron por primera vez a las costas colombianas no se percataron de la pluralidad lingüís...

El poblamiento de la región de influencia del Canal del Dique

El poblamiento de la región de influencia del Canal del Dique

  El poblamiento de la región de influencia del Canal del Dique promovido por españoles comenzó en 1533, cuando Pedro de Heredia...

Liderazgos femeninos con enfoque étnico en la Guajira

Liderazgos femeninos con enfoque étnico en la Guajira

El departamento de La Guajira y la ciudad de Riohacha son llamados por el antropólogo Weilder Guerra (2014) “reserva de la imaginaci...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados