Pueblos

Los Zenú: fulgor, caída y resurgir de un pueblo milenario

Luis Portillo

14/10/2019 - 05:15

 

Los Zenú: fulgor, caída y resurgir de un pueblo milenario

 

El pueblo Zenú (o Sinú) fue un pueblo indígena ubicado en la zona noroeste de Colombia, cuyo territorio ancestral comprende los valles de los ríos Sinú y San Jorge, así como la costa del Caribe en el golfo de Morrosquillo. Estas tierras se encuentran dentro de los departamentos colombianos de Córdoba y Sucre.

La cultura Zenú existió en su mayor expresión desde los años 200 aC hasta 1600 dC, fecha en la que empezaron a perder presencia territorial y elementos claves de su identidad.Los Zenú construyeron grandes obras hidraulicas y produjeron bellos ornamentos de oro. El oro, que fue enterrado a menudo con sus muertos, atrajo la atencion de los conquistadores españoles, quienes saquearon las tumbas en busca del metal precioso. Con la llegada de los españoles, la tribú sufrió un gran descenso demográfico. Los cronistas españoles del siglo 16, escribieron acerca de los Zenú, que seguían viviendo allí, pero registraron poco o nada sobre la historia del Zenú.

Desde los años 1100 en adelante, la población Zenú disminuyó por razones desconocidas, y al producirse la conquista española, los Zenú vivían en mayor parte en los pastos alrededor de Ayapel, Montelíbano, y Betanci. En sus incursiones de saqueo, los españoles descubrieron la zona Zenú al viajar a través del río Sinú.

Segun los Zenús, el Jefe Zenufana, una figura mítica, había gobernado el bajo Cauca y el área de Nechí. Durante la conquista española organizó todo el territorio del Gran Zenú y asignó deberes políticos, económicos y religiosos a los jefes de Finzenú y Panzenú, que eran sus parientes, promulgó leyes y reglamentos que todavía estaban en vigor cuando el conquistador español Pedro de Heredia invadió el territorio de los Zenues.

Los impuestos excesivos, el trabajo forzoso, y las enfermedades occidentales provocaron la disminución de la población zenú después de la llegada de los europeos. La Lengua Zenú desapareció hace alrededor de 200 años.

El Rey de España designó 83.000 hectáreas en San Andrés de Sotavento como reserva Zenú en el año 1773. Esta reserva existió hasta que fue disuelta por la Asamblea Nacional de Colombia en 1905.

La población indígena ha luchado por la restauración de la reserva, y en 1990 San Andrés de Sotavento fue habilitado como una reserva Zenú con una superficie de 10.000 hectáreas. Aquí una comunidad de aproximadamente 33.000 habitantes se aferra a sus tradiciones centenarias.

Para los zenús, la cestería y el tejido aún están conectadas a su vida cotidiana. Es como recrear su representación del universo "Cosmovision", porque el tejido reúne el conocimiento, la naturaleza (las fibras), y algo sustancial, que es el propio producto. El tejido crea y representa su cultura. El sombrero vueltiao es un ejemplo característico del tejido contemporánea de los Zenú.

El periodo precolombino

Alrededor del año 200 aC, las comunidades de agricultores y orfebres vivían en los valles del Sinú, San Jorge, Cauca y Nechí, todos relacionados con la cultura, con similares expresiones artísticas, los conceptos de la vida y la muerte, y prácticas ambientales. Sus medios de subsistencia eran la caza, la agricultura, la pesca y comercio de materias primas y productos terminados. Alrededor de 950 d.c., unos 160 habitantes por kilómetro cuadrado vivían en la cuenca San Jorge.

Después de 1100, la población Zenú disminuyó por razones desconocidas y se trasladó a los pastos más altos que no necesitaban de obras de drenaje para habitarlos, donde vivieron hasta la llegada de los conquistadores.

Los pobladores de la cultura Zenu se dedicaron a las actividades ganaderas, agrícolas (de gran importancia en los valles que habitaron), pesqueras, de caza (animales salvajes de la selva colombiana), producción de artesanías (cerámicas, cestos de mimbres, sombreros), orfebrería (gran cantidad de objetos bellamente realizados). Existía una división del trabajo por el sexo y la edad. Las actividades como la agricultura, pesca, caza la realizaban los hombres, y las mujeres trabajaban en la confeccion de artesanias y recoleccion de alimentos.

Organización social y política de los Zenú

Los Zenú eran un pueblo que se organizó políticamente en cacicazgos donde ejercía el poder una sola persona: el Cacique que poseía poderes militares y religiosos, lo que le permitió estar al mando y controlar a la población de un valle. El pueblo Zenú habitó varios valles de los ríos Sinú y San Jorge, así como la costa del Caribe en el golfo de Morrosquillo, es decir, existió un gran número de caciques o gobernantes, sin embargo, existía una interdependencia entre las ciudades Zenúes ya que las comunidades no eran autosuficientes en cuanto a la producción de alimentos y artefactos para la agricultura y el hogar, esto garantizó la estabilidad territorial en la región y la armonía relativa. 

El delta interior formado por el río San Jorge, el río Cauca, el Magdalena y el río Nechí, en el sur-oeste de Santa Cruz de Mompox, con frecuencia se inundaba durante la época de lluvias en las montañas de abril a noviembre, causando grandes molestias a los habitantes de las llanuras. Por lo tanto, a partir de 200 aC, estas personas construyeron un sistema de canales que les permitía controlar las inundaciones y hacer grandes áreas prácticas para las viviendas y la agricultura.

El sistema se iba ampliando continuamente y cubrió 500.000 hectáreas entre 200 aC y 1000 dC. Se hallaban en su mayor extensión en la cuenca San Jorge, pero los canales fueron construidos también en la parte baja del Cauca y los ríos Sinú. Los zenúes cavaron canales, a veces hasta de cuatro kilómetros, conectados a los canales naturales.

Perpendiculares a estos canales había pequeños canales de riego que fueron excavados. La tierra que se extraía por las excavaciones se utilizó para construir terrazas artificiales al lado de los canales, de dos a cuatro metros de altura, en las que construían sus casas. Durante la época de aguas altas, los canales llevaban el agua a las zonas de cultivo. Cuando el agua se retiraba, el lodo rico en nutrientes se utilizaba para enriquecer la tierra. Este sistema de gestión del agua se utilizó durante un periodo de 1300 años.

Después de la conquista española, el sistema de drenaje probablemente no funcionaba porque los cronistas no hicieron ninguna mención de él. Aunque el sistema ya ha sido dañado por los pantanos, los patrones de los canales siguen siendo detectables en el paisaje.

Alguns vestigios de los canales zenúes

La cultura Zenú

En la cultura Zenú, las mujeres fueron el símbolo de la fertilidad, sabiduría y respeto. Los personajes femeninos eran representados con frecuencia en las cerámicas y se colocaban en las tumbas de los muertos como un símbolo de la fertilidad humana y agrícola.

La presencia de estas estatuillas en las tumbas simbolizaba la concepción y el Renacimiento en el inframundo, de la misma manera que las semillas germinan y crecen. Así, las mujeres poseen una gran importancia social y política. Cuando la cultura Zenú fue descubierta por los españoles en el siglo XVI, el centro religioso de Finzenú en el río Sinú fue dirigido por el Toto, un jefe femenino que gobernó varios pueblos cercanos.

Para los Zenú, el mundo parecía ser un gran mimbre, en la que los seres vivos fueron colocados. Este simbolismo se refleja en los patrones de las redes de pesca, textiles, cerámica y orfebrería.

Los temas expresados ​​en oro o en cerámica muestran que las diferentes comunidades de estas áreas estaban relacionadas político y religiosamente. Los diseños de los textiles y cestas de arcilla, las figurillas de barro femeninas, y la construcción de los túmulos funerarios fueron similares para todos los habitantes de estos valles de los ríos. Al igual que el sistema de canales, que permaneció en uso durante muchos siglos. Estos rasgos culturales son parte de lo que se llama la tradición Zenú. 

La técnica Semi-filigrana fue el rasgo característico de la decoración de la ofebrería Zenú. Adornos de oro por lo general eran de una aleación con un alto grado de oro. Aves acuáticas, caimanes, peces, gatos, ciervos y otros animales representaban a sus fuentes de alimentos, así como elementos de su cultura.

Los zenúes en las montañas de San Jacinto

Los grupos de Zenús relacionados con la orfebrería, el comercio y la navegación, vivían durante la época de la conquista española en las montañas de San Jacinto y en las orillas del río Magdalena. Se distinguieron, de los zenúes de tierras bajas ya que ellos no utilizan los cementerios y túmulos funerarios, sino que enterraban a sus muertos en grandes hoyos debajo de sus asentamientos.

A diferencia de los orfebres de los valles fluviales, estos orfebres utilizaron aleaciones de oro que contenía una cantidad relativamente grande de cobre. Estos fueron los objetos de uso masivo. Para dar a la superficie de estos objetos una apariencia dorada los sometieron a un proceso de calentamiento químico que disolvía el cobre en la superficie, mientras que el oro brotaba a la superficie.

Una característica típica de los objetos producidos en las montañas de San Jacinto es la representación de escenas tales como patos sentados en ramas, un felino lucha con un cocodrilo, o un hombre sosteniendo las garras de un ave de presa.

Hombres y animales, en general, conservan sus propias características, al igual que dignatarios bellamente ataviados con cuerpos muy estilizados, pero también se han hallado imágenes con representaciones antropomorfas de varios seres. Estos representan un rostro humano y un tocado parecido a la cresta de un pájaro, con el cuerpo de un animal de un área pantanosa, como un pez, un lagarto o un crustáceo.

 

Luis Portillo

2 Comentarios


Dairo Atencio 15-10-2019 09:10 AM

Excelente información desconocida por muchos de la región

Enoye Alean 20-10-2019 12:42 AM

Uffffff que información tan buenísima!! Felicidades! Ufff, lo voy a compartir. Gracias! Luis Portillo.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Música de chicote, la herencia del pueblo Kankuamo que se resiste a desaparecer

Música de chicote, la herencia del pueblo Kankuamo que se resiste a desaparecer

Durante uno de los tantos viajes que ha realizado Benito Antonio ‘Toño’ Villazón por el territorio colombiano con su grupo de m...

El presente histórico de Latinoamérica: continuidad neocolonial y corrupción

El presente histórico de Latinoamérica: continuidad neocolonial y corrupción

Como dice Subirats (América o la Memoria Histórica), la memoria es siempre un pasado presente; el presente histórico; pero en el cas...

Los caribes colombianos

Los caribes colombianos

  Los Caribes fueron uno de los primeros pueblos americanos que conocieron los europeos. En las crónicas se les suele contraponer a ...

Los kunas: historia de un pueblo amenazado de muerte

Los kunas: historia de un pueblo amenazado de muerte

  Entre 1500 y 1501 llegaron los conquistadores españoles a las costas colombianas del Caribe. Allí decidieron establecerse y all...

‘Visión ancestral’, la carta de presentación de los indígenas de la Sierra Nevada

‘Visión ancestral’, la carta de presentación de los indígenas de la Sierra Nevada

‘Visión ancestral’ es el título de la exposición fotográfica que recopila parte de la cosmovisión, realidades y saberes de l...

Lo más leído

La historia del sandwich (o sánduche)

José Mendez | Gastronomía

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

Valledupar, tu cielo tiene…

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

Luis Aguilera, in memoriam

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube