Tecnología

La historia de Pacman: el primer gran éxito en el mundo de los videojuegos

Jorge Eliécer Toledo

15/09/2015 - 06:05

 

Pacman es aquel juego que muchos en la infancia y adultez jugamos. Es adictivo, entretenido, incluso frustrante en muchas ocasiones. Un juego sencillo que sabe entretener y que tiene sus secretos que quizás no sabías.

El nacimiento de Pacman se da de manera inesperada. Todo fue gracias a una pizza que salió a comer el creador de Pacman con sus amigos y cuando cogió el primer pedazo le surgió la idea del particular muñeco.

El creador de Puck-man, conocido en América con el título de Pacman, es el diseñador Tōru Iwatani, que fundó la compañía de software Namco en 1977.

El juego consiste en comer el mayor número de puntos (o pizzas) sin dejarse atrapar por los fantasmas en un laberinto que se vuelve cada vez más complejo con los cambios de niveles. Un concepto muy sencillo pero adictivo.

Desde que PacMan fue lanzado el 21 de mayo de 1980, fue un éxito. Se convirtió en el primer fenómeno mundial en la industria de los videojuegos, llegó a tener el Récord Guiness del videojuego de arcade más exitoso de todos los tiempos con un total de 293.822 máquinas vendidas de 1981 a 1987.

Algunas estadísticas interesantes de este videojuego mítico confirman que el 90% de las personas no superan el nivel 10. A partir del nivel 18 los fantasmas ya no se pueden comer, porque no se vuelven a poner de color azul.

Billy Mitchel ha sido el jugador con la mejor puntuación registrada hasta el momento. Alcanzó a llegar al nivel 255 y obtener 3.333.360 puntos, llegó hasta ese punto con la primera vida. Y el juego cuenta con 256 niveles disponibles.

Dentro del patrón de juego, una de las características más notables es que Pacman se vuelve más veloz en un camino despejado de puntos. Además de eso, cada fantasma tiene una personalidad única, esto hace que cada uno de ellos sea más efectivo en una determinada esquina del juego.

Como tip para los jugadores interesados, el lugar más peligroso es la parte inferior de la pantalla. En cambio, el lugar más seguro se encuentra cerca de la guarida de los fantasmas. La mejor forma de distraer a los fantasmas es girar a un lado y rápidamente girar al lado contrario.

Después de más de 3 décadas entreteniéndonos, pasará mucho tiempo antes de que Pacman desaparezca. Mientras tanto saldrán juegos con mayor diseño gráfico pero lejos de tener el mismo éxito.

 

Jorge Eliécer Toledo 

1 Comentarios


Tetera 13-04-2018 10:34 PM

Simon carnaltetera

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Whatsapp, la aplicación que rompe parejas

Whatsapp, la aplicación que rompe parejas

Ciertas aplicaciones favorecen la comunicación, pero también rompen parejas y generan incertidumbre. Es el caso de Whatsapp, una her...

Stalkear: una obsesión nacida con las redes sociales

Stalkear: una obsesión nacida con las redes sociales

Observe minuciosamente su comportamiento en Twitter o Facebook. ¿Con frecuencia visita el perfil de un conocido, un amigo, un familiar...

¿Estás dando Ciberpapaya?

¿Estás dando Ciberpapaya?

El Cyberbullying, el Sexting, el Grooming, la pornografía Infantil, el Phishing o fraude electrónico y sus derivados como el smishing...

El Iphone cumple siete años

El Iphone cumple siete años

Entre los productos tecnológicos de mayor impacto de los últimos años podemos citar sin lugar a dudas el iPhone de Apple. Hace exac...

El establecimiento político y el auge de la ciber-subversión

El establecimiento político y el auge de la ciber-subversión

Las redes sociales y las tecnologías informáticas se han convertido en un fantasma que amenaza la tranquilidad de los políticos –e...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados