Turismo

La Casa Beto-Murgas, el templo del acordeón en Valledupar

Redacción

01/05/2013 - 13:18

 

Beto Murgas en el museo del acordeón La capital mundial del Vallenato ya tiene su museo del acordeón. Ubicada en el barrio San Joaquín de Valledupar, en la carrera 17 nº9ª-18, la Casa Beto Murgas se ha convertido en un lugar inevitable para conocer el instrumento que da vida al folclor vallenato.

Conocido por sus composiciones y la dirección de SAYCO en Valledupar, Beto Murgas lleva años coleccionando instrumentos característicos del folclor, almacenándolos como obras de arte que esperan algún día la mirada de los más apasionados.

En el año 1982, Beto Murgas compró el primer Hohner que conforma hoy una colección excepcional de más de veinte acordeones, todos de un grandísimo valor por su significado técnico y sentimental.

Entre las piezas más destacadas se encuentran un acordeón Hohner del Rey Vallenato Alberto Rada, pero también acordeones mucho menos convencionales como una concertina Hohner o unos acordeones-pianos únicos procedentes de Italia, Alemania o Austria.

Una visita a la Casa Beto Murgas ofrece una visión global sobre ese instrumento. También permite apreciarlo de cerca, entender las distintas etapas de su evolución, desaprender algunos errores cometidos con frecuencia y aclarar las confusiones que pueden existir entre unos acordeones y otros (como el acordeón concertina y el acordeón-piano).

Visita del presidente de Hohner, Erik HorenbergLas curiosidades son numerosas. Cada artículo tiene su historia y recibe un sitio destacado en unas estanterías elegantes concebidas para la ocasión. La primera sala consagra especialmente la marca Hohner –un símbolo en el Valle de Upar– y la segunda sala presenta acordeones de todo el mundo, en su mayoría de origen europeo como el Dino Baffetti (un acordeón-piano exclusivo de más de 12kgs), la concertina de la misma marca o el Paolo Soprani italiano exclusivo de color rojo.

La única pieza de origen colombiana es el Mileto Vallenato, un acordeón fabricado por José Sierra, que recuerda el diseño del Hohner 3 Coronas pero que va dirigido a un público más joven debido a su peso de sólo 4kgs.

En conversaciones con el dueño del museo, Beto Murgas, supimos que el único acordeón ausente en esta colección es el Bandoneón (un acordeón muy parecido a la concertina que se usa especialmente en Argentina para  interpretas tangos y milongas).

Además de estos instrumentos, las fotografías de Jacobo Solano (extraídas de su libro “Juglares contemporáneos”) completan la exposición con los rostros de compositores vallenatos tan ilustres como Sergio Moya Molina, Gustavo Gutiérrez o Marciano Martínez.

Pocos días después de su inauguración, el 30 de abril del 2013, el director de la empresa Hohner en Alemania, Erik Horenberg, visitó el museo y expresó su asombro por el interés dedicado al acordeón Hohner en la ciudad de Valledupar. Es una muestra de que los vínculos entre Valledupar y Alemania son más estrechos que nunca.

3 Comentarios


Luis Esquivel 14-02-2015 10:42 PM

Aquie este acordeon por si se interesa!!! Soy de México d.f No puedo adjuntar la foto pero es un hohner favorita 1

Anyelly 25-06-2019 01:48 PM

Vendo acordeón en Manizales está en buenas condiciones

Sergio 06-03-2020 09:54 PM

Compro acordeon honner si mi la brillante Buena. nuevapicola@gmail.com

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Parque Tayrona: la gran atracción natural del Caribe

El Parque Tayrona: la gran atracción natural del Caribe

  El parque natural Tayrona puede considerarse una de las grandes maravillas de Colombia y Latinoamérica. El mismo actor alemán Kla...

La Revolución en marcha, monumento destacado de Valledupar

La Revolución en marcha, monumento destacado de Valledupar

  A un lado de la Plaza Alfonso López, en el centro de la ciudad de Valledupar, el monumento “La Revolución en marcha” se yergu...

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Cada vez que tengo la oportunidad de viajar a Talaigua y permanecer allí algunos días, es inmensa la felicidad que me abruma y desbor...

Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander

Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander

Rebasando los límites del Cesar, a pocos kilómetros del municipio de Río de Oro, Ocaña nos recibe con una calidez típica del Norte...

Manaure, un destino precioso y naturalmente rico

Manaure, un destino precioso y naturalmente rico

A pocos kilómetros de Valledupar, el pueblito de Manaure y su entorno representan un lugar perfecto para el descanso. Un punto necesar...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados