Turismo

Río de Oro, un edén en los confines del Cesar

Redacción

05/01/2018 - 07:15

 

Iglesia Nuestra Señora del Rosario (Río de oro – Cesar) / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

El departamento del Cesar (Colombia) es una tierra de contrastes que alberga en su zona más septentrional un paraíso de tranquilidad y de hospitalidad. Lo llaman habitualmente Río de Oro, aunque también podría llamarse la ciudad de las máscaras debido a la gran fiesta del 6 de enero que anima sus calles y atrae a turistas de todo el país.

A pocos kilómetros del departamento del Norte de Santander (y de Ocaña), Río de Oro se ubica en una zona montañosa que le otorga frescura y templanza. Su clima difiere ostensiblemente del calor de Aguachica o Valledupar, pero eso es sólo un adelanto de lo que ofrece la ciudad.

De entrada sorprende el color blanco de las casas y la atención puesta en la ornamentación floral de cada una de las esquinas. Perderse por sus calles es uno de los grandes placeres que puede experimentar el visitante.

El gran entramado de calles recuerda a algunos pueblos del interior de Colombia por su trayectoria imprevisible aunque, aquí, el laberinto tiene una solución muy sencilla: todas las calles llevan al Parque del general Santander, el gran pulmón recreativo del municipio.

En el parque, la vegetación y las cerámicas aportan una nota amena que refleja también el compromiso de la población por cuidar el aspecto de su municipio. Aquí se citan habitualmente los habitantes para conversar. Existe, de hecho, la tradición de pasear y dar vueltas alrededor de la plaza innumerables veces durante las tardes o noches del fin de semana.

La iglesia Nuestra Señora del Rosario aporta grandeza y serenidad a la plaza. Su campanario suena con languidez y puntualidad para marcar la vida religiosa de sus habitantes. En su interior, detrás de un altar de mármol blanco, brilla uno de los retablos más hermosos de toda la región, y en su parte trasera, el camarín ha vuelto a ver la luz con todo su esplendor.

A escasos metros de la iglesia, dentro del edificio que sirve para las funciones administrativas de la alcaldía, el convento de los Agustinos calzados nos remite a la época de poblamiento de Río de Oro y la tradición católica de los españoles.

En el barrio de Graches, la tradición de las casas de bahareque recobra sentido poco a poco. La casa de la señora Ana, convertida en un taller-museo y tertuliadero, ofrece una mirada al interior de las casas de antaño y nos recuerda indudablemente el barrio del Cañaguate en Valledupar. La casa tiene más de 200 años y nos revela las costumbres de los habitantes más cercanos al convento.

Otros puntos de interés son la Escuela Normal Superior, una de las mejores del departamento,  el cementerio, por su inusual carácter florido y las tumbas organizadas por gremios, y la Casa de la Cultura donde se organiza gran parte de la vida cultural de la ciudad: la fiesta municipal del 6 de enero, los carnavales, así como la elección de las reinas locales y las clases de la banda municipal.

Se recomienda especialmente visitar el cerro de la Virgen del Rosario de donde se aprecia una mirada reposante sobre todo el valle en el que se establece Río de Oro y, cómo no, tomarse una buena chicha cerca del parque en la tarde.

Para más recomendaciones, los riodorenses son grandes anfitriones y sabrán guiarles para que disfruten de su estadía. 

 

PanoramaCultural.com.co 

1 Comentarios


Cata 16-09-2015 06:56 PM

Me siento orgullosa de ser Riodorense..

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

San José de Oriente, un remanso de paz en el Cesar

San José de Oriente, un remanso de paz en el Cesar

Ubicado a poco más de treinta minutos de Valledupar, y a 15 kilómetros de La Paz, el pueblo de San José de Oriente se asemeja a un t...

Cinco lugares de interés en Semana santa en la costa Caribe de Colombia

Cinco lugares de interés en Semana santa en la costa Caribe de Colombia

  La Semana santa es una de las mejores épocas para acercarse a las tradiciones regionales. En estos días revive la vida en los cen...

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Cada vez que tengo la oportunidad de viajar a Talaigua y permanecer allí algunos días, es inmensa la felicidad que me abruma y desbor...

Valencia de Jesús, el edén musical de Calixto Ochoa

Valencia de Jesús, el edén musical de Calixto Ochoa

  En la época prehispánica, Valencia de Jesús era un paraje de indígenas Chimilas; estaba rodeada de fértiles  llanuras, conoci...

La Pilonera Mayor: de la controversia a la consagración

La Pilonera Mayor: de la controversia a la consagración

  Entrando a Valledupar por el puente Hurtado, la Pilonera Mayor es uno de los grandes símbolos que acogen al visitante. A pocos met...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados