Turismo

Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander

Redacción

21/06/2019 - 05:40

 

Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander
Una vista del Templo de San Francisco en Ocaña / foto: PanoramaCultural.com.co

Rebasando los límites del Cesar, a pocos kilómetros del municipio de Río de Oro, Ocaña nos recibe con una calidez típica del Norte de Santander.

Esta ciudad de poco más de 130.000 habitantes, cultiva un espíritu innegable de grandeza e influencia. Sus aires de urbe poderosa no sólo se deben a su ubicación en lo alto de la cordillera de los Andes, a 1200 metros de altura, sino también a sus calles y monumentos que favorecen la imagen de una metrópolis desarrollada y consciente de su capital cultural y turístico.

Fundada en el año 1570 por el capitán Francisco Fernández de Contreras,  Ocaña goza de un prestigio importante en la historia de Colombia. Si bien es cierto que nunca tuvo resonancia en las grandes decisiones del Estado o en sus instituciones, tuvo un papel preponderante en el encuentro de grandes personalidades políticas latinoamericanas.

En el transcurso de la guerra de Independencia, Ocaña se revistió de un marcado carácter estratégico ya que, en esa misma ciudad, Bolívar decidió en el año 1813 consolidar sus fuerzas para la Campaña admirable con tropas momposinas y de la región. Por ese motivo, la denominó “Brava y libre”.

A continuación, en el año 1815, Santander fue nombrado en esa misma ciudad Comandante General de las tropas de reconquista del Norte lo que asoció definitivamente el nombre de Ocaña con la independencia colombiana. Sin embargo, se conoce más Ocaña por la reunión del 9 de abril de 1828 en el templo de San Francisco, donde Santander y Bolívar se enfrentaron en el seno de la Convención constituyente para reformar la carta magna expedida en Cúcuta en el año 1821, pero sin lograr ningún acuerdo. El resultado inmediato de este desencuentro fue la dictadura de Bolívar, un atentado contra su vida y la posterior disolución de la Gran Colombia.

En el Templo de San Francisco (monumento declarado patrimonio nacional desde 1937), que hospeda el Museo de la Gran Convención, se documentan las desavenencias que existieron entre Bolivaristas y santanderistas, así como los rumores de una rivalidad amorosa insuperable. Es uno de los lugares más hermosos de la ciudad debido a su gran estado de conservación y la plaza que lo precede.

A pocos metros, el Colegio nacional de José Eusebio Caro y la estatua en su honor nos recuerdan la figura de uno de los poetas más influyentes de Colombia, su arraigo ocañero (antes de su exilio forzoso) y su implicación en la evolución de la política del siglo XX de Colombia.

Pero es en el Parque del 29 de Mayo (en el corazón de la ciudad) donde  se puede contemplar la Ocaña más auténtica. Su apertura y amplitud nos hacen pensar en una plaza moderna, y sin embargo, el trazado del parque data de 1570, cuando se fundó oficialmente la ciudad de Ocaña. Hoy en día, se alza en el centro la columna de la Libertad de los Esclavos (construida por esclavos libertos en 1851).

A un costado de esa misma plaza, la catedral de Santa Ana alumbra a los religiosos y visitantes. Es un monumento portentoso que contribuye a la belleza de la ciudad (al igual que el palacio municipal a escasos metros).

Ocaña es un destino idóneo para cortas estancias. La oferta de restaurantes y de hoteles, así como sus precios realmente asequibles, permite disfrutar de 3 o 4 días llenos de actividades culturales (con el ejemplo de la Casa de la Cultura y su museo) o de las visitas a pueblos cercanos (como La Playa de Belén y Ábrego). 

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Nabusimake, la tierra donde nace el sol

Nabusimake, la tierra donde nace el sol

A poco más de tres horas de Valledupar, la ciudad de Nabusimake es una joya para todo aquel que desee conocer la esencia de los nativo...

El Viajero  en Valledupar, el recuerdo de otros tiempos

El Viajero en Valledupar, el recuerdo de otros tiempos

  Solo con sus pensamientos. El Viajero se halla en medio del Parque del mismo nombre a la espera de algo. Un bus o un taxi que no ...

Patillal, una tierra de compositores

Patillal, una tierra de compositores

A pocos kilómetros de Valledupar, yendo por los viejos caminos a la Sierra Nevada, y pasando por La Mina y Atánquez, se encuentra el ...

República Dominicana: historia, playas y alegría

República Dominicana: historia, playas y alegría

Aquello de que “República Dominicana lo tiene todo” es verdad. 365 días de sol y mar cálido, los complejos hoteleros en Puerto...

"El Cesar es una tierra única en la expresión folclórica y cultural"

El turismo se afirma cada vez más como una de las grandes fortalezas del departamento del Cesar. Mientras se concretan proyectos de in...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

La revelación póstuma

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube