Turismo

La chíchamaya, un monumento que rinde homenaje al pueblo guajiro

Redacción

12/01/2018 - 10:10

 

La Chichamaya de Valledupar

 

Dentro de la veintena de monumentos de la ciudad de Valledupar, hay uno que pasa muy a menudo desapercibido. Se trata de la Chichamaya: una escultura en bronce situada cerca de la Villa Olímpica.

Su autora, Elma Pignalosa, es una escultura bogotana que ha contribuido especialmente al desarrollo del patrimonio en Valledupar. Es también la autora de Los Galleros: una obra expuesta en una de las rotondas más concurridas de la capital del Cesar.

Pero en este artículo queremos centrarnos en el significado de la Chichamaya y conocer el origen de la palabra. Si indagamos en su origen descubrimos que se refiere a una danza  de la etnia wayuu, oriunda de la Guajira.

Esta danza representa una auténtica lucha entre el hombre y la mujer en la cual aparecen muchos elementos de la vida familiar en la Guajira (que hacen referencia a la pareja o la poligamia).

En pleno baile, las mujeres se suceden para atacar a los hombres con el fin de mantener un equilibrio simbólico. En la práctica, existen muchos otros significados como el de marcar positivamente el inicio de un matrimonio, el comienzo de la etapa de una mujer o los éxitos económicos dentro de una comunidad.

Esta danza encierra muchos misterios espirituales ya que los chamanes wayuu la solicitan para curar a algunos habitantes o llamar a ciertos espíritus. Por ese motivo, la Chichamaya puede considerarse un baile de múltiples significados que ayuda a organizar la vida cotidiana de las poblaciones indígenas.

Pese a su larga edad y la cercanía con otras civilizaciones, la danza chichamaya sigue siendo una de las expresiones colectivas más populares en la actualidad. Se practica con mucha frecuencia y permite la conservación de algunos elementos identificativos de la región como la caja, la casera (los palos con los que se toca la tambora), el Pioui (el círculo para danzar), la Kialoja (un pañuelo largo) y el Paluse (pintura facial).

La presencia del monumento de la Chichamaya en Valledupar recuerda la cercanía de la Guajira y su importante legado en la cultura local. Es un reconocimiento a las culturas indígenas: esenciales en la identidad cesarense.

 

PanoramaCultural.com.co 

2 Comentarios


Carolina Guerrero 03-06-2016 11:46 PM

me gusto aunque no sirvio `para nada esto

karolay 03-06-2016 11:51 PM

muy interesante no sabia nada esto me gusto y oye carolina no tienes que ser tan directa a las personas no les importa si te sirvió o no solo como te pareció. ten lo en cuenta para la próxima carolina

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El pueblo de Badillo y su tesoro oculto

El pueblo de Badillo y su tesoro oculto

A escasos kilómetros de Valledupar, siguiendo la carretera que dirige a Patillal, el pueblo de Badillo encubre un legado histórico im...

Siete grandes ciudades culturales latinoamericanas que vale la pena visitar

Siete grandes ciudades culturales latinoamericanas que vale la pena visitar

Mezcla de exotismo y de culturas, Latinoamérica brilla por su patrimonio histórico heredado de las grandes civilizaciones indígenas ...

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Pueblo Bello se encuentra sobre la Sierra Nevada de Santa Marta, en el camino a Nabusímake, la capital de los arhuacos, una de las etn...

Diomedes Díaz: más que un nombre, una marca turística

Diomedes Díaz: más que un nombre, una marca turística

Hablar de Diomedes Díaz como si de una marca se tratara, es totalmente posible. La idea presentada por la psicóloga María Mercedes B...

Badillo fue testigo de que la custodia nunca se perdió

Badillo fue testigo de que la custodia nunca se perdió

El forastero regresó a Badillo, halado por el indescifrable encanto que encuentra en muchos pueblos del Caribe colombiano, como este...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube