Turismo

Mompox, un lugar fuera de este mundo

Emilio Enrique Acevedo

13/04/2012 - 05:30

 

Centro colonial de MompoxUbicado en el Departamento de Bolívar, Santa Cruz de Mompox es una población situada a las orillas del Río Magdalena.  Mompox fue de las primeras poblaciones del Reino de la Nueva Granada que proclama la independencia absoluta de España el 6 de agosto de 1810 bajo el lema ser libres o morir.

El Libertador Simón Bolívar, después del desastre de la batalla de Puerto Cabello, con 400 momposinos y el refuerzo de venezolanos, emprende la "Campaña Admirable" que culmina en Caracas el 6 de agosto de 1813. El apoyo de los momposinos es fundamental para que Bolívar exclame "Si a Caracas debo la vida, a Mompox debo la gloria".

En esta pintoresca población se llevan a cabo la celebración de la Semana Santa, fiesta religiosa a la que se entrega todo el pueblo con una especial devoción, haciendo de esta celebración un evento que ha trascendido no solo a toda Colombia, también es conocida en varias partes del mundo.

Entre las diversas construcciones históricas, se destaca  el circuito formado por cuatro iglesias que constituyen un importante legado cultural: Iglesia de Santa Bárbara, Iglesia de la Concepción, Iglesia de Santo Domingo e Iglesia de San Juan de Dios.

La celebración de la Semana Mayor comienza el viernes de Dolores y termina el Domingo de Resurrección.

El miércoles de Semana Santa la banda municipal, dirigida con especial dedicación por el maestro Domingo Barraza, ejecuta una serenata en el Panteón Municipal para después ser un elemento principal durante la procesión.

Otro evento característico de esta singular celebración es el concurso de alfombras que dirige la docente Gladys Martínez donde se puede apreciar el talento de sus artesanos que con diversos materiales realizan auténticas obras de arte.

Estar en Mompox es salir de este mundo cargado de prisas, de inseguridad y de una deshumanización que desafortunadamente campea no solo en Colombia, también en la mayoría de nuestros países.

En un lugar donde es primero el peatón, donde el automovilista espera de buen grado que los peatones circulen incluso por la mitad de la vía, es algo inusual y que habla de un singular aprecio por la persona, las casas en su mayoría tienen patios hermosos, con un pozo en el centro, siendo envueltos por una arquitectura colonial donde parece que el tiempo se ha detenido.

Con este ambiente lleno de paz, que invita a la reflexión, se lleva a cabo esta singular celebración con la total participación de un pueblo devoto que recibe con amabilidad a todos los visitantes que llegan desde los rincones más lejanos a ser parte, aunque sea por unos cuantos días de un sitio donde parece que el tiempo se detuvo y donde solo existe la paz.

Sobre el autor

Emilio Enrique Acevedo

Emilio Enrique Acevedo

Aquí Entre Nos

Emilio Enrique, escritor mexicano nacido en el Distrito Federal, bajo el signo de Sagitario (diciembre 2) es autor de La Niña del Tepeyac, obra que lo ha dado a conocer en algunos países de Centroamérica y en su país. Radicado actualmente en Colombia, dirige en Valledupar una Fundación que tiene tres grandes objetivos: La Culura, la asistencia al campo colombiano con nuevas técnicas de cultivo y el apoyo a personas con cáncer. Es compositor y músico, área donde ha tenido buenos resultados. Enamorado de Colombia, espera desde este país proyectarse a toda latinoamérica como escritor, tarea a la que está entregado.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El cuartico: un viaje a la época en que Valledupar era un pueblito

El cuartico: un viaje a la época en que Valledupar era un pueblito

En el corazón del barrio San Joaquín, conocido por ser durante mucho tiempo el lugar de residencia del cantante Diomedes Díaz, “El...

El mural “Valledupar Tierra de dioses” y sus secretos

El mural “Valledupar Tierra de dioses” y sus secretos

La ciudad de Valledupar cuenta con varios murales representativos del foclor pero el más destacado de ellos, por sus dimensiones y su ...

Diomedes Díaz: más que un nombre, una marca turística

Diomedes Díaz: más que un nombre, una marca turística

Hablar de Diomedes Díaz como si de una marca se tratara, es totalmente posible. La idea presentada por la psicóloga María Mercedes B...

Un convenio para sacarle el jugo al Museo del Acordeón

Un convenio para sacarle el jugo al Museo del Acordeón

Desde sus inicios en Valledupar, el Museo del Acordeón se ha caracterizado por ofrecer al público una experiencia única para conocer...

La sirena del río Guatapurí y su leyenda

La sirena del río Guatapurí y su leyenda

  Dorada y erguida sobre un trono, la sirena resplandece. Domina el río Guatapurí y fascina al paseante que la observa desde el pue...

Lo más leído

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Volver a Villanueva

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Duelo

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube