Turismo

Corpus Christi en Atánquez

Graciela Fuentes de Vergel

05/06/2012 - 11:06

 

Corpus Christi en Atánquez

Celebración del Corpus Christi en Atánquez / Foto: AcnurPatrimonio cultural de la humanidad que en Atánquez se conserva, se quiere y se defiende.

Es la fiesta donde cada año se fortalece la religiosidad popular, la que emana cálidamente inundando el alma de gozo, fortaleza y fe. Es el encuentro del pueblo con su espiritualidad, creencias y tradiciones.

Donde se clama en silencio y fluyen realidades, se esparcen sentimientos de nostalgias bañados de esperanzas, se tejen verdades brindando emociones, se comparten trabajos, tristezas, alegrías, sueños, vivencias, se crean cuentos, mitos, leyendas, en torno a su existencia y su cultura.

Es allí, donde la semántica se queda en vilo sin poder expresar lo que siente un atanquero ante el altar en Corpus Christi, cuando percibe la presencia de Jesús Sacramentado.

Nativos creyentes, kukambas, negros, negritas, diablos, en íntima entrega postrados de rodillas ante la Divina Majestad, piden perdón, renuevan promesas, confiesan sus pecados, ofrecen sus triunfos, comulgan espiritualmente alabando y adorando al Santísimo Sacramento en el sublime misterio del Cuerpo de Cristo inmolado y minimizado presente en la Hostia Consagrada al celebrar la Eucaristía.

El pueblo impoluto, firme en sus creencias, con el don maravilloso de su fe, vibra ante este rito sin igual. El espíritu del nativo, avasallado, sosegado, con el corazón alborozado, se engrandece y se transporta al infinito.

El ritual se torna mítico. Mujeres, niños, jóvenes, adultos,  ancianos, cumplen sagradamente sus mandas o promesas. Kukambas, diablos, negros y negritas con sus atuendos de vistosa policromía, danzan en la Eucaristía y acompañan la procesión llegando a cada altar al ritmo del tambor, caja y maracas, conservando su identidad y poseídos de un mágico realismo.
El coro entona cantos en latín o español. El sacerdote incensa a los altares, bendice al pueblo con la Custodia donde se encuentra la Hostia Consagrada. En contraste, los altares son elaborados creativamente con figuras bíblicas, sin vulnerar el norte religioso, lo que hace más interesante, fervorosa y elocuente la ceremonia.

Los negros y negritas que conforman el palenque entonan cantos lastimeros como el que dice: -“El año entrante vuelvo con la misma voluntad”-. Con esa férrea voluntad que los caracteriza siguen ofrendándose a Dios. En la octava repiten la ceremonia y la procesión se hace en el entorno de la plaza.

El olor de las flores que llevan en los atuendos se mezcla con el aroma del incienso. El pueblo se nutre de un olor a inmensidad, olor a pueblo con sabor a Atánquez. Solo Jesús Sacramentado comprende la grandeza de sus almas ante tan noble, sublime y majestuoso sacrificio, donde se le brinda un cálido y ferviente homenaje a la fe cristiana, a la vida y al amor.

Atánquez te espera en Corpus Christi este jueves 7 junio.

 

Graciela (Nena) Fuentes de Vergel

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Valencia de Jesús, el edén musical de Calixto Ochoa

Valencia de Jesús, el edén musical de Calixto Ochoa

  En la época prehispánica, Valencia de Jesús era un paraje de indígenas Chimilas; estaba rodeada de fértiles  llanuras, conoci...

La CDMX que conocí

La CDMX que conocí

La ciudad amanece ante un sol lento que despunta después de pasada las 7am. A veces me despierta el hombre del gas con su voz resonant...

San José de Oriente, un remanso de paz en el Cesar

San José de Oriente, un remanso de paz en el Cesar

Ubicado a poco más de treinta minutos de Valledupar, y a 15 kilómetros de La Paz, el pueblo de San José de Oriente se asemeja a un t...

El cuartico: un viaje a la época en que Valledupar era un pueblito

El cuartico: un viaje a la época en que Valledupar era un pueblito

En el corazón del barrio San Joaquín, conocido por ser durante mucho tiempo el lugar de residencia del cantante Diomedes Díaz, “El...

Guatapurí y Chemesquemena: dos perlas del resguardo kankuamo

Guatapurí y Chemesquemena: dos perlas del resguardo kankuamo

El territorio kankuamo en la Sierra Nevada alberga joyas inesperadas y relucientes. Pueblos pequeños, de difícil acceso, que siguen c...

Lo más leído

El concepto de Tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

¿Qué es el Vallenato?

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Rodrigo Rodríguez, el acordeonista premio Gramy Latino

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados