Turismo

Nabusimake, la tierra donde nace el sol

Redacción

10/02/2012 - 14:03

 

El pueblo de NabusimakeA poco más de tres horas de Valledupar, la ciudad de Nabusimake es una joya para todo aquel que desee conocer la esencia de los nativos de esta tierra. Nabusimake es mucho más que un pueblo indígena. Es mucho más que la capital espiritual del pueblo arhuaco.

Es la tierra donde nace el Sol.

Pero todo paraíso tiene sus restricciones. Llegar al pueblo no es nada sencillo. La primera etapa consiste en alcanzar Pueblo Bello por carretera y, luego, emprender el ascenso por unas vías sinuosas y accidentadas que ponen a prueba la suspensión de los mejores todoterrenos.

La dificultad de acceso permite al viajero reflexionar sobre lo que ocurrió hace poco más de 250 años en estas tierras cuando, en su empeño por evangelizar a la población indígena, la corona española creó el pueblo de San Sebastián de Rábago en medio de un asentamiento arhuaco.

El tiempo ha transcurrido en las altitudes de la Sierra Nevada y, sin embargo, pese a la mayor de las voluntades, la tradición indígena se ha reafirmado hasta finalmente transformarse en la dominante. Nabusimake es hoy en día considerado como el lugar sagrado del pueblo arhuaco: todo un logro para un pueblo que lucha por la supervivencia de sus tradiciones y de su lengua.

En el ambiente se percibe ese recelo legado del contacto con la gran civilización (esa civilización que se extiende sin fin y acaba imponiendo sus valores). Acceder al pueblo de Nabusimake requiere no sólo el consentimiento de las autoridades locales (el cabildo), sino también un peaje de diez mil pesos. Algunas voces claman que los propios cabildos son los que rechazan la mejora del tortuoso camino, por miedo a que llegue de repente una avalancha de visitantes.

Todas estas circunstancias hacen de Nabusimake una tierra donde reinan la paz y el silencio. Un lugar para la contemplación y la meditación en el que se respira un aire puro y fresco, se pisa una hierba rasa y relajante, y se encuentra a un pueblo con unas costumbres diametralmente opuestas.

Aquí el tiempo parece haberse detenido y, sin embargo, nada es lo que parece. El concepto del tiempo es distinto. Tiene en cuenta a la naturaleza y los elementos que la componen. Simple diferencia de percepción. Los lugareños consideran que los visitantes –los hermanos menores– son los que se han extraviado y llevan un ritmo alocado, artificial y destructivo.

En Nabusimake las preguntas se interiorizan. El ruido del arroyo ayuda a centrarse en esa reflexión silenciosa y sentir la paz alentada por la falta de automóviles. Un hostal en las inmediaciones del pueblo indígena nos invita a saborear la comida típica de la costa cerca del río y descansar.

Se aconseja al viajero que pase, por lo menos, una noche en Nabusimake para compensar la dureza del viaje. También es recomendado llegar con una ofrenda (puede ser un matojo de hojas de coca fresca) que se entregará a la entrada del recinto custodiado. Aquí los símbolos tienen su valor. Y cada viaje ofrece la posibilidad de impregnarse de esa esencia mística.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Iglesia Inmaculada Concepción, en Valledupar

La Iglesia Inmaculada Concepción, en Valledupar

Desde la esquina de la plaza Alfonso López, a un costado de la tarima “Francisco el Hombre”, la Iglesia de la Inmaculada Concepci...

El Parque Cultural del Caribe, el primer museo regional de Colombia

El Parque Cultural del Caribe, el primer museo regional de Colombia

  Recordar la grandeza y decadencia de las etnias indígenas de la costa Caribe, entender el abismo que existe entre las creencias eu...

Badillo fue testigo de que la custodia nunca se perdió

Badillo fue testigo de que la custodia nunca se perdió

El forastero regresó a Badillo, halado por el indescifrable encanto que encuentra en muchos pueblos del Caribe colombiano, como este...

Un paseo por Santa Marta y su centro histórico

Un paseo por Santa Marta y su centro histórico

En sus calles nace el sentimiento de un pasado glorioso. Santa Marta no fue cualquier ciudad, y menos a la vista de lo que hoy puede ...

La Pilonera Mayor: de la controversia a la consagración

La Pilonera Mayor: de la controversia a la consagración

  Entrando a Valledupar por el puente Hurtado, la Pilonera Mayor es uno de los grandes símbolos que acogen al visitante. A pocos met...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Arqueología e historia en Michel Foucault

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Animar a leer

Consuelo Gallego Tabernero | Literatura

El Merengue en Colombia

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Ovejea: una invitación a gozarse la música de gaitas

Iván José Arrázola Merlano   | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados