Turismo

Guatapurí y Chemesquemena: dos perlas del resguardo kankuamo

Redacción

30/08/2012 - 11:25

 

GuatapuriEl territorio kankuamo en la Sierra Nevada alberga joyas inesperadas y relucientes. Pueblos pequeños, de difícil acceso, que siguen con sus costumbres campesinas.

Guatapurí y Chemesquemena son el perfecto ejemplo. Ubicadas a una veintena de kilómetros de Atánquez, estas poblaciones ofrecen una perspectiva insólita sobre la vida cotidiana de la colectividad indígena.

En la cima de una zona montañosa regada por el río Guatapurí, las localidades que aquí señalamos se caracterizan por su pequeña extensión y una intensa vida comunitaria marcada por el calendario agrícola.

A lo largo de una calle de medio kilómetro, el pueblo de Guatapurí reúne a poco más de 400 habitantes. Las familias diseminadas en casitas de cemento y pintadas con colores cálidos viven frente a un camino pedregoso que sirve también de inevitable ruta de acceso.

Los niños son los que alegran el pueblo. En grupitos de tres o cuatro, trasladan sus actividades lúdicas hasta el camino principal y, a veces, obstaculizan el paso de alguna camioneta. Las madres se mantienen en el hogar con los niños más jóvenes o bien se dedican a tejer mochilas y hamacas que venden a Atánquez.

Justamente, el nexo con Atánquez es clave. A diario, centenares de personas se dirigen a la población vecina para sus actividades comerciales o agrícolas, y ese desplazamiento lento en mula o en carro desvela el aislamiento y la dependencia de este poblado.

Son pocos los servicios de saneamiento y alcantarillado, y menos los transportes logísticos masivos. La vida se centra en lo que produce la aldea y la capacidad de los lugareños en reutilizar los recursos llegados de afuera. Por eso, el pueblo se organiza –en la medida de lo posible– para reciclar ciertos materiales como el vidrio o los plásticos.

En materia agrícola, la actividad principal se concentra en el café, la yuca, el ñame y el plátano. El aroma del café es el que se impone en el aire, lo impregna todo, aportando así un perfume de mañana fresca a cada visita.

A pocos kilómetros de Guatapurí., el pueblo de Chemesquemena vive de un modo totalmente distinto: pegado al río. Su calle central alberga una población de similares proporciones a la de Guatapurí y, sin embargo, la actividad es más notable.

La tienda principal y la iglesia son los principales lugares de encuentro. El río, sin embargo, es el sitio adonde estar. Allí se ubican las familias para el aseo, lavar sus prendas, jugar y muchas otras actividades. Es, sin lugar a dudas, el elemento vertebrador de esta colectividad.

Pasando el puente que pone límite a la localidad, la vegetación vuelve a gobernar con una libertad que roza la exuberancia. Los burros llegan cargados de maíz o café con dirección a Atánquez.

Éstas son algunas imágenes dejadas por las perlas kankuamas de la sierra Nevada. Lugares que hospedan la esencia de esta tierra cersarense.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El interés turístico del Mundial de Acordeones de Valledupar

El interés turístico del Mundial de Acordeones de Valledupar

Sabíamos que el Quinto Mundial de Acordeones de Valledupar –que acontece entre el 19 y 22 de Junio de este año– había llamado la...

Río de Oro, un edén en los confines del Cesar

Río de Oro, un edén en los confines del Cesar

  El departamento del Cesar (Colombia) es una tierra de contrastes que alberga en su zona más septentrional un paraíso de tranquili...

La columna que conmemora la abolición de la esclavitud en Colombia

La columna que conmemora la abolición de la esclavitud en Colombia

  Declarado monumento nacional en honor a los esclavos liberados, la columna en el centro de la plaza principal de Ocaña fue constru...

Guatapurí y Chemesquemena: dos perlas del resguardo kankuamo

Guatapurí y Chemesquemena: dos perlas del resguardo kankuamo

El territorio kankuamo en la Sierra Nevada alberga joyas inesperadas y relucientes. Pueblos pequeños, de difícil acceso, que siguen c...

Mi pedazo de acordeón, un monumento en homenaje a Alejo Durán

Mi pedazo de acordeón, un monumento en homenaje a Alejo Durán

  El acordeón es el alma de Valledupar. Se escucha en su música, se elogia en las parrandas y se ve en sus calles. Es el instrument...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados