Turismo

Tres grandes monumentos de Riohacha

Redacción

03/07/2019 - 06:20

 

Tres grandes monumentos de Riohacha
De izquierda a derecha: el monumento La Identidad, El palabrero, y Waleker.

 

En el departamento de la Guajira, la ciudad de Riohacha resplandece por su buen gusto y su vista al mar. Su malecón (llamado también el Paseo de la Marina) es uno de los más hermosos de la costa Caribe, y, sin embargo, también debe destacarse su carácter multicultural y original.  

En este artículo nos enfocamos en tres monumentos de la capital guajira que revelan su intensa historia, su oralidad y su folclor. Tres monumentos que contribuyen a su imagen de ciudad costera y musical.   

El monumento “La identidad” del artista Yino Marques puede considerarse una de las principales atracciones del malecón. Describe la tradición folclórica del departamento de la Guajira y la importancia del mar en el nacimiento y el avance de la región, ya que por el mar llegaron los foráneos y en sus aguas se libraron grandes batallas.

La mujer nativa que se cubre con una manta wayúu; el Almirante Padilla, quien enfrentó a los
españoles buscando la independencia; Los Héroes de gran relevancia en la región; “El Negro” Robles, nacido en la población de camarones, quien ha sido registrado por los historiadores como el primer afrocolombiano que llego al Congreso de la República, y Francisco El Hombre, el mismo que, según la leyenda, venció al Diablo tocando el acordeón y cantando el credo al
revés. Todos ellos -elaborados en una mezcla de bronce, concreto y hierro galvanizado- brillan por su carácter guajiro y por los 9 metros de este monumento magistral.

El palabrero es otro monumento destacado del Malecón de Riohacha. Realizado por el artista Javier Julio Mendoza, esta obra ilustra la importancia de la oralidad en el pueblo wayúu y su simbolismo para toda la región.  

El palabrero Wayúu juega el papel de “intermediario” ya que interviene en conflictos entre personas o familias. Lleva las «palabras» y peticiones de la parte ofendida hasta los agresores. Aclara y ayuda a mejorar la convivencia entre los clanes.

“El Pütchipü’ü”, como se dice en Wayuunaiki, también se encarga de investigar y exponer las ideas que permitan reconciliar de manera duradera al pueblo.

El monumento Waleker (araña) es una escultura de hierro que recrea una enorme telaraña producida por una araña de la mitología wayuu. La araña es un símbolo mitológico de la habilidad tejedora de las culturas indígenas de la Sierra Nevada.

La obra ensalza el tejido como bien patrimonial de la Guajira y recuerda aquella leyenda de Irunuu, un cazador wayuu que se enamoró de Waleker, una niña que conoció en la Selva, pero con quien no pudo casarse debido a que era la hija de una araña.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Diomedes Díaz: más que un nombre, una marca turística

Diomedes Díaz: más que un nombre, una marca turística

Hablar de Diomedes Díaz como si de una marca se tratara, es totalmente posible. La idea presentada por la psicóloga María Mercedes B...

Manzanillo, cerca de Cartagena: mar y relajación

Manzanillo, cerca de Cartagena: mar y relajación

Cartagena de Indias encantó al periodista Carlos Alberto Montaner cuando la conoció el año pasado, porque su arquitectura y su gente...

La invitación es para la Alta Guajira

La invitación es para la Alta Guajira

  Una nueva ventana se abre hacia la magia de La Guajira, con su desierto, sus paisajes, su sol, su mar, su sal, su riqueza étnica...

Un convenio para sacarle el jugo al Museo del Acordeón

Un convenio para sacarle el jugo al Museo del Acordeón

Desde sus inicios en Valledupar, el Museo del Acordeón se ha caracterizado por ofrecer al público una experiencia única para conocer...

7 Festivales de música que debes conocer en Latinoamérica

7 Festivales de música que debes conocer en Latinoamérica

Latinoamérica es un continente musical. Por eso, los artistas más importantes de los últimos años han ido apuntándose a sus fest...

Lo más leído

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Calixto Ochoa Campo: de corregido a Maestro

Juan Cataño Bracho | Música y folclor

Marta Arredondo: una diseñadora con identidad Guajira

Fabrina Acosta Contreras | Ocio y sociedad

Ruta cantinera de pueblo en pueblo

Edgardo Mendoza | Ocio y sociedad

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube