Turismo

El Camino de Santiago: un ejemplo de viaje cultural y espiritual

Redacción

10/01/2020 - 02:15

 

El Camino de Santiago: un ejemplo de viaje cultural y espiritual
Una etapa del Camino de Santiago en España / Foto: El País

 

En las últimas dos décadas, el camino de Santiago en el norte de España se ha popularizado por ser una forma original de conciliar búsqueda espiritual, viaje y cultura. Con su obra “El peregrino de Compostela”, el escritor brasileño Paulo Coelho le dio una dimensión universal y lo convirtió en un desafío para personas de todo el mundo.

Hoy muchos latinoamericanos deciden hacer ese peregrinaje y descubrir una parte de España misteriosa y seductora. Los colombianos son, con los mexicanos y argentinos, los que más se interesan por este desafío personal. La mayoría lo realizan en grupo, aunque muchos se deciden por hacer ese viaje en solitario.

La ayuda de páginas webs especializadas que ofrecen consejos sobre cómo preparar el Camino de Santiago desde Colombia, permite que este viaje se realice con mucha más comodidad y tranquilidad. La idea es que los usuarios colombianos hagan contacto con una agencia de viajes española que les organizará de manera muy asequible los vuelos y los albergues necesarios para emprender el Camino de Santiago.

¿En qué consiste el Camino de Santiago?  

El Camino de Santiago corresponde a un conjunto de rutas de peregrinación cristiana que se dirigen a la tumba de Santiago El Mayor, situada en la catedral de Santiago de Compostela (en el noroeste de España).

Santiago el Mayor es considerado uno de los apóstoles más importantes de Jesucristo. Fue el primero en morir martirizado, lo que también confiere a esta peregrinación un carácter especial. La tradición cristiana narra que el cadáver del apóstol fue trasladado a Hispania y guardado en una tumba en Galicia.

La popularidad de la peregrinación se consolidó en la Edad Media y se extendió entre los reinos europeos occidentales, beneficiándose también del apoyo de las autoridades eclesiásticas como de particulares quienes permitieron la creación de una infraestructura para acoger a los peregrinos.

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, el Camino de Santiago fue perdiendo influencia, debido en gran parte al proceso de “secularización” importante que conoció Europa en aquella época. Sin embargo, durante la segunda mitad del siglo XX, el Camino de Santiago volvió a ganar adeptos, su infraestructura pudo restaurarse, y entre las décadas de 1990 a 2019 se llegó a nivel récord de viajeros (más de 330.000 personas).

El camino de Santiago es un peregrinaje con el que se busca la experiencia del propio descubrimiento. Es un viaje que combina encuentros fortuitos y soledad, silencio y celebraciones, hermosos paisajes y bellos monumentos, y concluye con la vista de la maravillosa catedral de Santiago de Compostela. 

La ciudad de Santiago de Compostela

Los diferentes caminos existentes

Las rutas que conducen a Santiago son muchas. El camino más representativo se denomina actualmente «Camino de Santiago Francés», que se divide separa en tres tramos: el «tramo navarro», el «tramo aragonés», y el tramo desde Puente La Reina —donde se unen ambos caminos anteriores— hasta Compostela.

Están también el Camino del norte, el llamado primitivo, la ruta de la Plata o el portugués (que va por Portugal), pero todos confluyen en Santiago de Compostela.

Los que quieren vivir la ‘verdadera’ experiencia lo hacen en albergues: lugares de hospedaje aún más baratos. Hay de todos los estilos: como habitaciones de orfanato, parecidos a salones de convento, o modernos espacios con literas. Todos conservan el mismo espíritu: recibir a los peregrinos que llegan a pie para que puedan salir el día siguiente a primera hora.

El Camino permite acercarse a una España campesina, apacible, con una historia medieval que descresta a cada paso. La gran ruta recorre pueblos de Navarra, o de La Rioja, donde se camina entre extensos viñedos o se adentra en las planicies de Castilla y León.

Santiago de Campostela es una joya. Es la cereza sobre el pastel. Una ciudad que asombra por su patrimonio histórico y su gastronomía, y, sin embargo, no hay que dejar de visitar el Finisterre. En Finisterre los romanos creían que se acababa el mundo; el “finis terrae”, la tierra conocida. Así que este es un lugar imperdible para los peregrinos al finalizar el camino. Una vez se llega a Santiago vale la pena tomar un bus o un carro para visitar este pueblo de La Coruña donde se suelen hacer rituales de desapego; algunos queman los tenis que los acompañaron.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Aracataca, la cuna de un premio nobel

Aracataca, la cuna de un premio nobel

En la costa Caribe de Colombia, al sur de Santa Marta, la ciudad de Aracataca desprende un intenso perfume a mango y guayaba. La ciuda...

Seis lugares para visitar en Kingston

Seis lugares para visitar en Kingston

Un fuerte del siglo XVII, la casa museo de Bob Marley, Kings House (la casa del Gobernador), un jardín de 200 hectáreas en Vale Royal...

El monumento a Hernando de Santana y la fundación de Valledupar

El monumento a Hernando de Santana y la fundación de Valledupar

En medio de una amplia rotonda, en plena Avenida Salguero, el monumento a Don Hernando de Santana recuerda los orígenes de Valledupar....

El monumento a la maríamulata en Valledupar y sus secretos

El monumento a la maríamulata en Valledupar y sus secretos

  Inaugurada  en el año 2000 para celebrar los 450 años de la fundación de Valledupar, la Mariamulata es uno de los monumentos m...

La Casa Beto-Murgas, el templo del acordeón en Valledupar

La Casa Beto-Murgas, el templo del acordeón en Valledupar

La capital mundial del Vallenato ya tiene su museo del acordeón. Ubicada en el barrio San Joaquín de Valledupar, en la carrera 17 nº...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube