Domingo, 25 de jun de 2017
Valledupar, Colombia.

José Cuello Para conocerla, José Cuello se puso zapatos encerados de punta y cordón, lució una chaqueta con un pañuelo en el bolsillo, conocerla ameritaba estar vestido de gala. Al verla, aseguró que no lloró porque se contuvo; ahí estaba ella: imponente y con mucho estilo. Conocer a la ciudad de Nueva York era el sueño realizado de este diseñador nacido en Valledupar, Cesar.

“Esto es una jungla de concreto donde todos los sueños se logran. Es la ciudad de los sueños cumplidos”, era la estrofa de la canción que entonaba a su llegada. Se sintió en casa, como si Nueva York lo estuviera esperando por siempre.

Su paso por ‘la ciudad que nunca duerme’ fue luego de su participación en la feria internacional Colombia Trade Expo realizada en Miami. Allí mostró las prendas que según manifestó fueron tendencias que después presentó en Nueva York en el desarrollo de la semana de la moda.

Hubo quienes reconocieron el talento de este diseñador de 31 años por lo que actualmente está a la espera de una llamada que podría permitirle presentar su trabajo en Emiratos Árabes. José Cuello se considera un hombre de visión por eso no dudó en traerse un sombrero de otoño y ponerlo a la venta en su tienda en la capital del Cesar. Asegura no tenerle miedo a los colores, a las combinaciones y mucho menos a los retos.

“Yo no tengo ningún problema en mutar y hacer ropa, por ejemplo, para Dubai, para los diseñadores eso es un juego no es una mortificación ni algo que nos va a desvelar para mal, si nos desvela es para bien porque tenemos muchas ideas por desarrollar”, indicó.

Hay dos colombianas a las que le gustaría vestir: María Clemencia Rodríguez de Santos -esposa del presidente Juan Manuel Santos- y Sofía Vergara. Sobre la primera dama de la Nación dice “me parece una mujer súper actual, ella todo el tiempo está ubicada en que es la esposa de un presidente”.

José Cuello conoció de su talento cuando sus amigos querían comprar la ropa que usaba. La primera camisa la vendió por 70 mil pesos. “En ese momento me di cuenta que tenía una empresa en las manos”, manifestó.

Desde ese momento y tras finalizar estudios de bachillerato en El Loperena se dio cuenta de que su vocación era el diseño de modas, reconoce que en sus planes no estaba el ser diseñador pero la vida y la sangre lo llevó hacia ese camino: su madre era modista y su abuelita diseñaba calzado. Por complacer a su padre estudió un semestre de Derecho, al final decidió estudiar Comunicación Social en la Unad.

En una tierra machista, ¿qué tan fácil es tener trabajo como diseñador?

Lo que pasa es que mi mente no se amarra a costumbres y eso me ha permitido hacer lo que quiero, lo que me da la gana y, guste o no, me tiene sin cuidado porque mi visión es muy Cosmopolitan, de ciudad desarrollada, de mente abierta, de gente exigente.

Todo comenzó con el diseño de ropa de hombre porque sabía lo que un hombre quería al vestir, sabía dónde un hombre quería forrarse o desajustarse. Sabía hasta donde quería abotonarse, lo sabía todo, pero no tenía ni idea de lo que la mujer pensaba a la hora de vestirse… pero hoy se me hace fácil diseñar tanto para hombre como para mujer.

¿Hay hombres que tú ves y dices ‘necesito asesorarlo porque está cometiendo grandes errores en la manera de vestirse’?

Hay varios que no se han enterado que son congresistas, gobernadores, alcaldes o ejecutivos. Necesitan que alguien los encierre en un cubículo con espejos para que se puedan mirar y vean que usan. No entiendo por qué se ponen zapatos como si fueran para las fincas, pantalones anchísimos como si fueran prestados o alquilados y camisas grandísimas con mangas cortas que hacen bolsas en las axilas. O no compran la ropa correcta o ese es su gusto…Estos necesitan con urgencia una asesoría porque no se han dado cuenta en los cargos que están”.

¿Nombres?

Me meterías en problemas porque las esposas de ellos son mis clientes (risas).

¿Es cierto el dicho que ‘no hay hombres o mujeres feas sino mal vestidos?

Definitivamente es cierto.

¿Vestir bien implica tener mucho dinero?

No. Siempre digo que el mismo dinero que gastó comprándose esas botas con ese jeans debió invertirlo en algo acertado. No es un tema de dinero, es un tema de gusto.

Los diseñadores solo visten tallas seis u ocho. Muchas veces no se encuentran tallas grandes…

La demanda hoy día del vestirse bien es la de estar con el cuerpo marcado y eso te exige ir al mismo ritmo. La cultura está cambiando: la gente se opera, se hace retoques. No se trata de no tener acceso a nuestros diseños porque nosotros trabajamos sobre medidas…nosotros le damos forma a todos los cuerpos, pero de pronto, hay quien no acepta nuestra propuesta no por la talla sino por su mente…algunos clientes se ponen límites mentales sin saber que tenemos la destreza de darle forma a todos los cuerpos”.

José Cuello está casado, tiene una niña, se muestra complacido con su familia y sigue trabajando en su mejor diseño: ser feliz con ellas a medida que cumple sus sueños.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG

Artículos relacionados

La insólita historia de la minifalda
La insólita historia de la minifalda
Cada prenda de vestir tiene su historia y la de la minifalda nace del acto provocador...
Los triunfos del sombrero vueltiao en la moda colombiana
Los triunfos del sombrero vueltiao en la moda colombiana
Es uno de los grandes símbolos de Colombia y del folclor de la costa Caribe de...
El legging o la historia de una prenda llena de desparpajo
El legging o la historia de una prenda llena de desparpajo
En la moda nada desaparece, y lo que fue tendencia vuelve tarde o temprano. El caso...
El sombrero vueltiao, el rey artesanal del festival vallenato
El sombrero vueltiao, el rey artesanal del festival vallenato
Un reinado indestronable es lo que ha observado Jorge Luis Orozco Rivera durante los...
Carolina Cruz: “A mí me gusta estar innovando y arriesgándome”
Carolina Cruz: “A mí me gusta estar innovando y arriesgándome”
Modelo de renombre desde muy joven y una de las presentadoras más hermosas de la...
.::Historia de la Cumbia en Colombia - India y Negra::.
.::La Cumbia Sanjacintera: de las Gaitas al Acordeón::.