Sábado, 23 de sep de 2017
Valledupar, Colombia.

Annabell Manjarrés Freyle

Ganadora del Premio El Túnel 2015 (Montería) con el cuento “El hombre en su jaula”, la periodista samaria Annabell Manjarrés Freyle demuestra que no hay campo que se le resista.

Poesía, dibujo, fotografía y ahora cuento. Es evidente que en la variedad está el deleite creativo de una artista que cultiva muchas facetas.  

En esta entrevista concedida a PanoramaCultural.com.co, la autora nos explica cómo nació el cuento premiado, las temáticas que la atraen y las perspectivas que se le abren con este certamen.

¿Cómo surgió la idea del cuento “El hombre en su jaula”?

“El hombre en su jaula” está inspirado en los últimos días de mi papá de crianza. Sabía que tenía que quitarme de encima la impotencia y la frustración de no poder verlo; lo que ignoraba era si el milagro ocurriría en forma de poema o de relato. Un día se me vino a la mente: “¿Ya murió?”, y decidí comenzar y terminar el cuento con una estructura dialógica. Quise que los personajes hablaran para no intervenir demasiado como narradora en un asunto que me tocaba de cerca.

La muerte es el gran tema de este cuento. ¿Le atrae especialmente este tema a la hora de escribir?

No. De hecho, mi gran tema ha sido siempre el amor. La muerte en “El hombre en su jaula” es una excusa para narrar una historia de amor que la transciende.

Parece que los personajes de “El hombre en su jaula”  traten de anteponerse a la muerte como si fuera algo normal y previsible. ¿Cree que los seres humanos tendemos a pensar que tenemos el control sobre todo?

La muerte es algo normal y previsible, algo que nos ocurrirá total e irremediablemente. Sin embargo, Beatriz Marta, Aida Isabel y el padre hablan con tanto desparpajo del asunto que este hecho resulta desplazado por la soberbia un tanto risible de estos personajes, que a la larga termina imponiendo el tono del relato. Se muestran convencidos de que ese momento puede decidirse, y no hablo precisamente del suicidio.

Ahora bien, los seres humanos siempre hemos querido tener el control sobre todo. Nuestra civilización habla por sí sola del afán por hacernos la vida a nuestro acomodo o evitar que la naturaleza nos condicione, y aquello que no podemos controlar se lo dejamos a Dios o a los dioses para que lo controlen por nosotros.

La jaula que describe en su cuento nos recuerda algunas lecturas de estilo kafkiano. ¿Cuáles son las lecturas que pueden haber influido en este cuento?

Entiendo que el humor negro exista en este cuento desde el inicio hasta el desenlace, una cualidad recurrente en el mundo literario de Kafka. Sin embargo, no fue premeditado de mi parte. Lecturas hay muchas y todas influyen inconscientemente. La técnica de Cepeda Samudio es una de ellas.  

¿El cuento es un género que cultiva exclusivamente? ¿Qué le gusta en este género?

La poesía la descubrí primero. Considero que cualquier cosa puede transmitirse por medio de la poesía, pero hay situaciones que merecen ser narradas antes que cantadas. El cuento me da esa otra libertad.

Confieso que el cuento es más reciente, que he escrito pocos y los que he escrito hasta ahora los escribo cortos como si fuesen poemas. Ya Poe había expresado que el cuento corto es hermano gemelo u otra forma del poema lírico.

Además de una pasión por la literatura, también demuestra un gran interés por la fotografía. ¿Cree que este último atributo tuvo algún efecto en el aspecto de este cuento?

Interés por la fotografía y por el dibujo. Antes de la poesía, mi primera manifestación artística fue el dibujo, esto me ha permitido tener más ojo para la fotografía, más observación para la narrativa y más sensibilidad para la poesía.

¿Qué representa este premio para usted?

El comienzo oficial de una carrera literaria.

 

PanoramaCultural.com.co

Artículos relacionados

Un libro para leer con lupa: L´affaire Arnolfini, de Jean Philippe Postel
Un libro para leer con lupa: L´affaire Arnolfini, de Jean Philippe Postel
Jean-Philippe Postel es un médico general que hace algún tiempo hace parte de los...
Los silbidos de la parranda
Los silbidos de la parranda
  Sus versos alegres trazan un acordeón provinciano que vibra en el amanecer, un...
Juan Carlos Cespedes: “La poesía por sí es indefinible, gracias a Dios”
Juan Carlos Cespedes: “La poesía por sí es indefinible, gracias a Dios”
La poesía no se queda quieta. Viaja de un lado a otro en busca de escenarios,...
El sabor de la saliva
El sabor de la saliva
  Él hunde su mano derecha con delicadeza en el cabello castaño y ondulado de ella,...
Finalista del Primer premio de crónica: “Kajuma”
Finalista del Primer premio de crónica: “Kajuma”
“¡Caramba! esa mujer parece salida de una pintura de Kajuma”; la expresión la lanzó el...
.::Cortometraje - Nomofobia::.
.::Conversación con Alvaro Mutis - Uno no es de donde nació...::.