Domingo, 26 de feb de 2017
Valledupar, Colombia.

La Guajira (Colombia)

En tiempos de crisis, sequía o caos, no es solución la indiferencia pero tampoco el olvido de lo bueno; es lamentable e inaceptable la muerte de los niños y las niñas por desnutrición, los casos de corrupción o los asesinatos de mujeres que registran las estadísticas de nuestra tierra Guajira, pero es igualmente dañino no reconocer que pasan cosas buenas, cosas como conservar costumbres criollas de relacionarse como hermanos, compadres, mopris y familia, aún sin tener parentesco (biológico), compartir un buen café a la sombra de un palo de mango, esmerarse por ser el mejor anfitrión o anfitriona cuando alguien llega a casa a visitar, tener la riqueza oral de nuestros mentores, ver a las indígenas wayuú tejer esperanzas coloridas y a los jóvenes buscar reinventar nuestra historia. Eso bueno y esperanzador también pasa en la Guajira que vemos enferma y/o desahuciada  en diferentes reportajes.

La Guajira es una tierra que no se resigna a morir condenada al fracaso, que no se rinde ante la crisis, ni se olvida que nuevos soles vendrán para ella; como lo demuestran sus cactus y trinitarias, que entre más inclemente esté el clima y más adversidades puedan presentarse, siguen reverdecidos y florecidas respectivamente.

No corresponde esto a un ataque de optimismo sin sentido, es un llamado a los medios de comunicación, a las maquinarias políticas, a los sectores privados o públicos y a la ciudadanía en general a despertar nuevas miradas, a reconocer que no solo somos carbón, sal y gas; y no nos concentramos exclusivamente en las crisis de dichos recursos; también somos arte, emprendimiento, creatividad e innovación; somos vallenatos, palabreros, matronas, gastronomía, turismo, artesanías, fauna y flora.

La Guajira es una poesía viva y su territorio se estremece entre el calor de la naturaleza semidesértica y la esperanza de una guajira fértil y próspera, pues no por casualidad está ubicada en el norte de Colombia como cabeza visible de frente (y no de espaldas) al mar y revestida de mística, colores, sentimientos, humanidad y diversidad.

Estoy segura que serían muchas las cosas buenas que podría mencionar, esas mismas  que poco se ven en noticias pero para el contexto de esta nota las considero válidas y suficientes para argumentar que en La Guajira pasan cosas buenas; no pretendo pasar un borrador mágico a las situaciones dolorosas, solo que es bueno reinventarnos mediante la inspiración de esas cosas positivas que deben llevarnos a unirnos como guajiros y guajiras, para seguir adelante y lograr sacar esa casta de luchadores que no solo pensemos en el bien propio sino el común, en el que nos duela que se hable mal de nuestra tierra y eso nos motive día a día a trabajar para estar mejor.

Hay que creer en la Guajira, amarla, aportarle, transformarla, sin esperar a que un sector político de turno o un inversionista apasionado lo haga, cuando las realidades la podemos cambiar en cada acto de nuestras vidas, porque más allá de ser ejemplos vivos de resistencia debemos ser de transformación; dejar de criticar y actuar, renunciar a las zonas de confort y sacudir la creatividad para comenzar a producir nuevas ideas, pues el mundo no cambia si cada uno no lo hace y en la guajira falta que pase lo mejor de esas cosas buenas que ya pasan y es que se unan las voluntades de amor por la dama inclinada del norte de Colombia, que hagamos una sociedad que viva en unidad, amor y respeto por las diferencias. “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos” Eduardo Galeano

En La Guajira, la dama hermosa del norte de Colombia pasan cosas buenas, ¡eso no hay que olvidarlo!

LA DAMA GUAJIRA
La guajira es una dama reclinada
Bañada por las aguas del caribe inmenso
Y lleva con orgullo en sus entrañas
Sus riquezas guardadas 
Orgullo pa mi pueblo
Majestuosa encabezando el mapa
Cual pedestal representando un reino,
Luciendo con soltura y elegancia
Una gigantesca manta y joyas de misterio.

Hernando Marín, canción “La Dama Guajira”.

 

Fabrina Acosta

@Facostac 

Artículos relacionados

El claustro de los murciélagos
El claustro de los murciélagos
A pesar del amor imbatible y diáfano que siento por ella, no puedo esconder la...
Insomnio postplebiscito
Insomnio postplebiscito
Era plena madrugada del 3 de octubre del 2016, se me era imposible conciliar el...
El Besotes que resultó felino
El Besotes que resultó felino
Recordar es vivir y hay seres que como los valles parecieran perecer con la sequia...
De la cruz y la alegría
De la cruz y la alegría
Bendita sea la pasión de Nuestro Señor Jesucristo, y los dolores de su Santísima Madre...
Editorial: Nuevos americanismos en el diccionario de la RAE
Editorial: Nuevos americanismos en el diccionario de la RAE
Todo idioma se transforma y se enriquece a diario. El idioma es también el reflejo...
.::¡10 BookTubers que deberías ver!::.
Hubo un error cargando el vídeo, verifique que tiene habilitado JavaScript y el complemento Flash.
.::¿Dónde y cómo comprar libros por internet?::.
Hubo un error cargando el vídeo, verifique que tiene habilitado JavaScript y el complemento Flash.