Jueves, 21 de sep de 2017
Valledupar, Colombia.

 

Llegando ya a los dos años de residir en la capital del Cesar, se ha hecho más frecuente el escuchar que estas tierras están llenas de poetas y poesía; sin embargo, esta idea generalizada no logra consolidarse más allá de las composiciones y los compositores de la música vallenata que, en ocasiones, llegan a serlo y algunos con sobrados méritos.

Uno revisa la oferta cultural de la ciudad y encuentra que no hay nada, de carácter masivo, en el ámbito cultural, más allá de todo lo relacionado con la música vallenata. ¿Conciertos? ¿Conversatorios? ¿Talleres de formación? ¿Concursos? ¿Estímulos?

Seguramente hay trabajos realizados desde los márgenes, nadando a contracorriente y es sobre ellos que quiero preguntar y buscar quien pueda responderme.

Debe haber un Taller de Creación Literaria de la Red Relata, leí de una Hora Literaria en la Cámara de Comercio que no sé si continúe, así como de un Encuentro de Las Letras del que tampoco se encuentran noticias recientes. Sé de la convocatoria Tiempo de Poesía que patrocina y promueve Panorama Cultural. Leí de una antología Tejido de Viento y atesoro en mi biblioteca la antología Yuluka, de un grupo de poetas emergentes de Valledupar y he encontrado algunas reseñas sobre Luis Mizar, que parece ser el poeta de referencia de la zona, sin lograr tener una destacada y consolidada repercusión nacional. Sólo se tienen noticias de Sánchez Baute, desde la Novela y la Crónica y de Barros Pavajeau desde la Novela con dos apariciones recientes. ¿Más allá de esto, qué es de la Literatura en Valledupar? ¿Cuáles son y dónde están las letras de Valledupar para el mundo? ¿No tiene nada más que decir esta ciudad de lo que ya han cantado sus canciones?

Para poder tener algo que mostrar debe haber un proceso de formación, que estoy seguro se viene haciendo por muchos en la periferia, pero creo que estímulos alcanzados a través de concursos, ojalá libres de compadrazgos y amiguismos, pueden no sólo visibilizar lo que hasta el momento no conocemos, sino impulsar y ayudar a definir y consolidar una oferta cultural y, particularmente, literaria que la ciudad parece no poder mostrar en la actualidad.

La propuesta sería convocar por medio de entidades públicas o privadas (o una combinación de las dos) a participar a los autores valduparenses y/o a quienes cumplan otros requisitos mínimos en cuanto a tiempo de residencia en la ciudad o el departamento, por ejemplo, y a quienes conserven los derechos de los escritores de la región fallecidos, en procura de un estímulo representado en la publicación de los libros seleccionados en las modalidades de: ensayo, narrativa (Novela, Cuento  Dramaturgia) y poesía, con el objetivo de que los escritores más destacados de la región sean editados de manera sistemática, reuniendo sus obras en colecciones bien identificadas.

Este sería un gran paso, aplicable a otros ámbitos de la cultura en los que el estímulo puede ser una exposición o una temporada en un teatro, así como en general se debe buscar la masificación de esas otras muestras culturales silenciadas en la ciudad y que necesitan un espacio para construir sociedad, para narrar realidades y para proponer visiones alternativas que contribuyan en la poetización de esta sociedad cada vez más banalizada y mezquina.

¡Quizá así, podamos salir al mundo a mostrar con orgullo las letras que Valledupar le tiene para mostrar!

 

Luis Carlos Ramírez Lascarro 

A tres tabacos
Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramírez Lascarro nació el 29 de junio de 1984 en la población de Guamal, Magdalena, Colombia. Es técnico en Telecomunicaciones y tecnólogo en Electrónica. Estudia actualmente Ingeniería de Telecomunicaciones y trabaja para una empresa nacional de distribución de energía eléctrica. Finalista de la cuarta versión del concurso Tulio Bayer, Poesía Social sin Banderas, 2005, en cuya antología fue incluido con el poema: Anuncio. Finalista también del Concurso Internacional de Micro ficción “Garzón Céspedes” 2007. Su texto El Hombre, fue incluido en el libro “Polen para fecundar manantiales” de la colección Gaviotas de Azogue de la CIINOE, antología de los finalistas y ganadores de dicho concurso, editado en 2008. El poema Monólogo viendo a los ojos a un sin vergüenza, fue incluido en la antología “Con otra voz”, editado por Latin Heritage Foundation. Esta misma editorial incluyó sus escritos: Niche, Piropo y Oda al porro en la antología “Poemas Inolvidables”, de autores de diversos lugares a nivel mundial. Ambas ediciones del 2011. Incluido en la antología Tocando el viento del Taller Relata de creación literaria: La poesía es un viaje, 2012, con los poemas: Confidencia y guamal y con el texto de reflexión sobre poesía: Aproximación poética. Invitado a la séptima edición del Festival Internacional de Poesía: Luna de Locos de Pereira (2013) e incluido en la Antología nacional de Relata, 2013, con el poema: Amanecer.

Es autor del libro, publicado de manera independiente: El Guamalero: Textos de un Robavion y de los libros aún inéditos: Confidencia y Libro de sueños.

[Leer columna]

Artículos relacionados

La fiebre no está en las sábanas
La fiebre no está en las sábanas
En Bogotá, a escaso mes y medio de posesionado el alcalde Peñaloza, poco a poco van...
¡No más infancia aniquilada!
¡No más infancia aniquilada!
En este momento me siento indignada, impotente y muy triste, me duele el alma de ver...
Editorial: Balance de un Mes del Patrimonio en Valledupar
Editorial: Balance de un Mes del Patrimonio en Valledupar
El mes de septiembre ha pasado volando en Valledupar y esto se debe en gran parte a...
¡Cómo cambian los tiempos!
¡Cómo cambian los tiempos!
“Cómo cambian los tiempos y solamente queda el recuerdo. Cómo pasan los años y ni...
La estrategia del culebrero
La estrategia del culebrero
Álvaro Uribe Vélez repite con ahínco que los acuerdos de La Habana tienen impunidad....
.::Patrimonio cultural - Crónicas del Caribe::.
.::Documental - ¿De quién es la salsa?::.