Cine

Pasante de moda: dinero, trabajo y algunas preocupaciones

Mabel Salinas

21/10/2015 - 07:10

 

En 2006 conocimos a Andy Sachs (Anne Hathaway), una joven sin la más remota idea sobre moda, que termina convirtiéndose en la mano derecha de la reina de la industria, Miranda Priestly (Meryl Streep), alter ego de Anna Wintour, verdadera cabeza de la prestigiosa revista Vogue. Casi 10 años más tarde, Hathaway regresa al torbellino del buen gusto y lo fashion en “Pasante de Moda” (“The Intern”).

Como Jules Ostin, parece que Hathaway es más madura y no despega los pies del piso pese a su éxito, pero está parada sobre arenas movedizas. Es la jefa y fundadora de una tienda online de ropa que en 18 meses se convirtió en un éxito que le permite tener más de 200 empleados aunque a un costo elevado.

Su aparente inexperiencia genera que la empresa se le vaya de las manos, sus inversionistas quieren que contrate a un CEO y su matrimonio se desmorona. Afortunadamente para ella, en este caso no tiene a una neurótica y tiránica Meryl Streep como aliada, sino que la voz de la experiencia viene de Robert De Niro, completamente sabio y enternecedor. Él es Ben Whitaker, viudo que aplica para un programa de internos “mayores” y que termina siendo el mentor espiritual de Jules.  

Así es la vida a veces, parece que las tormentas se disipan sin mayor contratiempo ni ríspidos enfrentamientos. No hay necesidad de que pase algo extraordinario. Sin embargo, en el cine se requieren conflictos que se resuelvan y provoquen que la historia avance, para llevar al espectador de un punto A a un punto B.

Eso no ocurre en “Pasante de Moda”, un filme tierno, con humor espolvoreado y que examina la distancia entre generaciones grácilmente. Sus escenas enfatizan la muerte de la caballerosidad (¿por qué los hombres ya no usan pañuelos?) o la importancia de la vorágine tecnológica como marcapasos de la vida moderna (las charlas cara a cara han sido suplantadas por mensajes de texto y mails), pero nada más. Ello resulta en una cinta plana y poco elocuente que es demasiado extensa para lo que propone.    

Si bien la película es una buena opción para disfrutarse en familia e incluso llevar a la abuelita, su construcción se basa en personajes trillados que se dejan conocer principalmente a través de los diálogos que de sus acciones y terminan siendo unidimensionales pese a que las actuaciones cumplen en el filme escrito y dirigido por Nancy Meyers. Probablemente porque el elenco está muy bien casteado y es liderado por dos ganadores del Oscar. De lo contrario, el resultado pudo haber sido muy diferente.

 

Mabel Salinas 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Primera muestra de realizadores audiovisuales en Valledupar

Primera muestra de realizadores audiovisuales en Valledupar

Desde la presentación del primer cortometraje realizado por artistas vallenatos en la Alianza Francesa, el campo audiovisual ha ido ...

Las ‘Niñas de Uchituu’ y su divergente universo entre el mar y el desierto

Las ‘Niñas de Uchituu’ y su divergente universo entre el mar y el desierto

De donde son ellas, el sol se apresura a salir en las mañanas para instalarse momentáneamente como una naranja descomunal en un ext...

Gravedad, un espectáculo visual y emocional

Gravedad, un espectáculo visual y emocional

Una de las cosas hermosas que tiene el cine, entendido esto como la experiencia de ingresar a una sala con buenos equipos de proyecció...

Historias de luchas, sueños y diversidad en Mar de Colores

Historias de luchas, sueños y diversidad en Mar de Colores

  El sueño de Cabrerita es que algún día el ‘Bate y Tapita’ sea reconocido como un deporte nacional, de esos que se transfor...

Los pingüinos de Madagascar: estrellas con futuro

Los pingüinos de Madagascar: estrellas con futuro

Los pingüinos a los que conocimos en “Madagascar” tuvieron un pasado y tendrán un futuro. Alejados del león, la cebra, la jira...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube