Cine

Así nació América: la otra historia del racismo en el cine de Estados Unidos

Alberto Campos

20/05/2019 - 06:15

 

Así nació América: la otra historia del racismo en el cine de Estados Unidos
The Birth of a Nation, de Nate Parker

 

The Birth of a Nation (2016) pasó discretamente por las salas cinematográficas a pesar de contar una historia que retrata perfectamente el crecimiento del pensamiento xenófobo y racista en Estados Unidos.

Puede deberse, es cierto, a la sombra de la película 12 años de esclavitud, que se llevó las aclamaciones en los Oscar y que hizo temblar a la industria y espectadores, por su carga emocional, y por la ventana que abría sobre la esclavitud. Nunca antes se había contado la esclavitud de esta manera en el cine.

Sin embargo, la historia que cuenta “The Birth of a Nation” es valiosa para entender cómo se ha construido una sociedad del odio, con valores puritanos, donde todavía se puede hablar de ideas supremacistas y en el que los afroamericanos no fueron aceptados como parte del “sueño americano” hasta principios de los años 70 (tras las famosas marchas civiles que protagonizaron hombres como Martin Luther King.

El título de la película alude a un clásico de cine norteamericano, David Wark Griffith, estrenado en 1915 y en el que hizo una versión épica de la guerra de secesión y de la época de la “reconstrucción”, incluyendo el surgimiento del Ku Klux Klan. Aquí, sin embargo, el director, Nate Parker recupera el título para poner el racismo y la supremacía blanca en su contexto, contando un hecho real marginado de los libros de historia.

La película se centra en la existencia de Nat Turner, uno de los revolucionarios más valientes del sur de Estados Unidos, un esclavo que en 1831 lideró una sangrienta rebelión en el Condado de Southampton en Virginia. Desde joven, Nat aprendió a leer y a escribir, y se hizo un profundo creyente. Aprovechó sus virtudes de predicador para dar testimonio de fe, pero también fue testigo de todas las vejaciones imaginables y encontró en la Biblia no solo razones para la mansedumbre, sino también argumentos para levantarse en contra de los oprobios de su pueblo ocasionados por los esclavistas.

Nat Turner llegó a considerarse como el libertador de la gente negra en el territorio donde vivió.  Poco a poco, el personaje –que en un principio creía ciegamente en la idea de un paraíso y la recompensa de la vida eterna que ofrece la biblia, pero, ante los hechos que presencia, pasa por un proceso de reflexión que le hace cambiar profundamente y le hace optar por la rebelión.

En este aspecto, el filme es muy logrado al mostrar la evolución verosímil del personaje, que pasa de predicador a líder de una turba vengativa. Es la explicación de la repuesta violenta ante tanta infamia y humillación.

El paralelo es interesante. En la película de Griffith  (The birth of a nation, de 1915), los esclavos son vistos como oportunistas y abusadores, como seres que se aprovecha de la guerra para dar paso a su codicia, motivo por el que surge el KKK (Ku klux klan) a defender a los “indefensos” blancos. Aquí, sin embargo, la conducta de los esclavos del filme de Nate Parker es el resultado natural de los atropellos y ultrajes sin nombre de unos seres a los que se les negaba su condición de humanidad.

Esta película es, a final de cuentas, la otra cara de América. La otra forma de leer el odio (que Griffith interpretó de manera reductivista). Es un capítulo imprescindible de la historia de la esclavitud en Estados Unidos.

 

Alberto Campos

Sobre el autor

Alberto Campos

Alberto Campos

Cinescrúpulos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Abraham Lincoln: un cazador de vampiros estrambótico

Abraham Lincoln: un cazador de vampiros estrambótico

¿Se imaginan a nuestros presidentes Álvaro Uribe o Juan Manuel Santos cazando vampiros en la selva colombiana con un hacha? ¿O bien ...

Ocho apellidos vascos: una comedia con sabor español

Ocho apellidos vascos: una comedia con sabor español

Con las comedias españolas me suele pasar lo mismo que con las colombianas: tiendo a desconfiar. Y no soy el único. Conozco a muchos ...

Los 8 más odiados: el regreso del Tarantino más arrollador

Los 8 más odiados: el regreso del Tarantino más arrollador

Vuelta al oeste americano, pero alejándose del carácter liviano de “Django sin cadenas”. Con “Los 8 más odiados”, Tarantin...

Relatos salvajes o cómo se libera el salvaje que hay en nosotros

Relatos salvajes o cómo se libera el salvaje que hay en nosotros

Una pareja se encuentra en un restaurante para cenar. Un mesero les atiende. Todo muy normal. Hasta que, de repente, les piden que se...

Otras victorias que benefician al cine colombiano

Otras victorias que benefician al cine colombiano

Tras los éxitos de “El abrazo de la serpiente” de Ciro Guerra, el cine colombiano sigue dando de qué hablar a nivel internacion...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube