Historia

Breve historia de los calendarios: la civilización occidental

José Luis Ropero de La Hoz

18/02/2013 - 11:00

 

El tiempo es oro, así que encontrar la manera de aprovecharlo en coordinación con los ciclos de la naturaleza fue una de las razones que condujo a la invención de los calendarios.

En la civilización occidental, y casi en el mundo entero, rige hoy el calendario gregoriano, sin embargo, no siempre ha sido así. Su perfeccionamiento ha dependido del avance en ciencias como la astronomía y las matemáticas. Además, este sistema coexiste con otros aplicados localmente por culturas como la china, la hebrea y la árabe.

Inicialmente, la luna con sus imperturbables fases sucediéndose una a otra durante 28 noches, fue el primer referente a la hora de dividir el tiempo en períodos fijos y regulares, esto dio motivo a la aparición del calendario lunar, el más sencillo de los conocidos por la humanidad.

Llama la atención la sincronicidad de este caso con el ciclo menstrual de la mujer, circunstancia que, sin duda, influyó en el carácter femenino y la exaltación de la fertilidad que manifestaron los primeros cultos religiosos.

Sin embargo, a pesar de que el ciclo lunar resulta determinante en la fluctuación de las mareas y en las jornadas de cacería nocturna que los hombres realizaban antes de aparecer la agricultura, su uso decayó ante la exactitud de un método mucho más ingenioso: el calendario solar, cuyo conocimiento resultó indispensable para establecer con precisión los equinoccios y solsticios, momentos ideales para las siembras y las cosechas de una nueva época.

Esta invención correspondió a Egipto, un enigmático pueblo venido al mundo hecho y derecho, que ligó el desarrollo de su civilización a la regularidad alucinante del Nilo y a la diaria protección del eterno Ra.

Este sistema compuesto por doce meses de 30 días más cinco días festivos, ingresó a occidente por la vía de Roma, durante la dictadura de Julio César, conquistador de Egipto (50 A. C.).

La historia de los imperios puede dividirse en dos momentos, una fase de expansión durante la cual logra someter a los pueblos foráneos y otra de asimilación cultural, donde empieza a parecerse poco a poco a aquello que inicialmente combatió ferozmente.

El caso romano es clásico dentro de muchos ejemplos, César tan pronto regresó triunfante de Egipto inició una serie de reformas en la agonizante república que incluyeron la institución del calendario solar, adaptado con nombres romanos y un mes en su honor (julio).

Luego Octavio, al asumir el poder y liquidar la República, se hizo otorgar del Senado el título de Augusto (divino o sagrado), de ahí viene el nombre que designa al octavo mes del año. Una posterior reforma fue hecha por el emperador Constantino en el año 313, al reconocer al cristianismo como religión del Imperio y adoptar el conteo hecho por la Iglesia a partir del nacimiento de su mesías.

Así quedaron las calendas romanas, que rigieron la vida europea durante más de quince siglos, sin embargo, la falta de cuidado en la implementación del calendario egipcio devino en un desfase que sólo pudo ser solucionado cuando en 1581 el papa Gregorio XIII encargó una comisión de matemáticos y astrónomos, la cual solucionó el asunto eliminando por única vez diez días entre el 4 y el 15 de octubre de 1582, e instaurando lo que hoy se conoce bajo el nombre de año bisiesto. El resultado más notable de aquel cambio fue una discordia con el mundo ortodoxo de más de tres siglos, que perduró hasta la revolución de octubre (noviembre para los rusos) en 1917.

La imprenta de Gutengerg popularizó los calendarios. Así el espíritu de la ilustración ingresó a la medición del tiempo, desde entonces cualquier ciudadano pudo tener en su hogar este invento que en los países de habla hispana también se conoce como almanaque (amén de la invasión mora a la península ibérica). Con la expansión geopolítica de Europa, el calendario gregoriano se impuso a las colonias; los últimos países en adoptarlos como sistema oficial fueron China en 1912, Rusia en 1917 y Turquía en 1920, todos ellos tras proclamar la república.

Los ecos del pasado suelen verse en la historia humana como los rudimentos de la evolución en la historia natural, es el caso de la gran festividad cristiana llamada semana santa, celebración basada en el calendario lunar y ligada a la pascua judía, es por esto que el domingo de ramos unas veces cae en marzo y otras en abril.

El porqué y el cómo se llegó a esta peculiaridad de la historia lo conoceremos en nuestra próxima entrega, donde abordaremos una breve historia del calendario hebreo.

 

José Luis Ropero de La Hoz

@roperodelahoz

Sobre el autor

José Luis Ropero de La Hoz

José Luis Ropero de La Hoz

Enfoque directo

Valledupar (1985). Profesor y comunicador por vocación, su columna “Enfoque directo” ofrece una mirada del acontecer cultural sin formalismos. Admirador de la naturaleza y el talento humano.

@Roperodelahoz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El terremoto de Santa Marta en 1834

El terremoto de Santa Marta en 1834

  En 1834 a las 3:00 de la mañana del 22 de mayo, se inició un terremoto en la Costa Caribe colombiana (incluso se sintió más a...

Las culturas prehispánicas: desarrollo de la agricultura y la orfebrería

Las culturas prehispánicas: desarrollo de la agricultura y la orfebrería

  En el territorio que hoy conforma la República de Colombia habitaron un amplio número de culturas precolombinas, la mayoría d...

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

  Para hablar de la situación política que se presentaba en Colombia en 1948 es imposible dejar de lado las elecciones a la presi...

El presente del pasado nazi en Alemania

El presente del pasado nazi en Alemania

Hace más de setenta años que terminó la guerra, pero Alemania sigue buscando a los antiguos nazis que trabajaban en los campos de co...

El barco Caribia y la huella de los conflictos europeos en el Caribe

El barco Caribia y la huella de los conflictos europeos en el Caribe

El Caribia, también conocido como el barco de la esperanza, fue un crucero alemán de 22 000 toneladas perteneciente a la línea Ham...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Sobre los poetas y la poesía

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

El más romántico y revolucionario compositor

Jorge Nain Ruiz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube