Literatura

Conversaciones con el poeta Mizar

José Atuesta Mindiola

18/08/2015 - 06:10

 

Luis Mizar / Foto: Archivo PanoramaCultural.com.co

El poeta Luis Mizar, inclinado meditaba como un monje,  mientras su hermana Amelia le leía un  poema de Constantino Kavafis: “Cuando te encuentres de camino a Ítaca, desea que sea largo el camino, lleno de aventuras, lleno de conocimientos…. a los Cíclopes, al fiero Poseidón no encontrarás, si no los llevas dentro de tu alma…”. 

Un poema escogido por el poeta como terapia de reflexión para mantener el pensamiento en alto y enfrentar con fortaleza la adversidad

Así  encontré al poeta Mizar, en una clínica de Bogotá. Me acompañaban el  periodista vallenato Eder Nicolás Araujo y el médico-radiólogo Eleuterio Atuesta Durán. Un efusivo abrazo fue el preámbulo para las reminiscencias de la infancia y los maestros formadores. La primera imagen es la de sus padres: Carlina Maestre Carrillo, descendiente de los indígenas kankuamos, bondadosa tejedora de  mochilas y esperanzas. Luis Mizar García, nativo de Saloa (Chimichagua), su apellido inicial era Misath, pero cuando lo reclutaron para el servicio militar (1940), un oficial del ejército lo registró como Mizar. Y así le expidieron la libreta militar, que fue el documento con que  tramitó la cédula.

El poeta Mizar tiene en su memoria a Luis Mendoza Villalba el maestro que le  enseñó  a leer. De la Escuela ‘Enrique Pupo Martínez’ recuerda a los docentes que motivaron su vocación por la lectura: Fidel Gutiérrez, Isabel Santana y Álvaro Parodi. En 1973 inicia  su bachillerato en el Colegio Loperena, y de esa etapa sus profesores más recordados son Efraín  Armenta, de matemáticas, y  Pedro Daza,  de lengua castellana. En 1978 recibe título de bachiller, y  al año siguiente viaja a Cartagena, y en la Universidad del mismo nombre, empieza el programa  de ingeniería civil y  se vincula al Grupo Literario ‘El Candil’, dirigido por Felipe Santiago Colorado.

La literatura termina ocupando todo su tiempo, y se olvida de los estudios de ingeniería. En la revista ‘El Candil’ empieza a publicar poemas.  Desde entonces, fascina a sus lectores con la mariposa de los sueños erguidos, con la peineta azul que interrogaba la mano de la abuela y los árboles que han desmayado sus colores  para padecer  a las penumbras.      

Regresa a Valledupar iluminado por los poemas de Saint-John Perse,  Kavafis, Pessoa,  Montejo, Borges, Machado, entre otros, y se convierte en el maestro renovador de la poesía en el Cesar. Su prolífica y novedosa obra es premiada en diversos concursos regionales, y en 1996 su poemario Psalmos Apócrifos es premiado en el Concurso Internacional ‘Carlos Castro Saavedra’, en Medellín. La crítica nacional lo exalta por la originalidad y agudeza metafórica.  Posteriormente  aparecen sus libros "Expresiones para el descalabro", "Partitura en sepia para la maga", "Bitácora del atisbador", "Letanías del convaleciente" y "Brizna de la Nada Umbría".  

El poeta Mizar, convaleciente todavía, revela una serenidad y una paz interior; nombra a sus maestros y a sus seres queridos; disfruta  la presencia de  sus amigos,  de las oraciones y de su otro Ángel de la Guarda, Amelia, su hermana. Su voz no conjura con una estocada de diatribas, porque los mentirosos y promeseros son innombrables.  

 

José Atuesta Mindiola 

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

1 Comentarios


Jairo Tapia Tietjen 25-08-2015 06:22 PM

REQUIESCAT VATES, LUIS MIZAR MAESTRE [ Que Descanse el Poeta... ] Rubeo mihi crede, Mizar, ruinae nostris capitibus et nostrarum... [ Me da verguenza, la desgracia de Mizar caerá sobre nuestras cabezas y serán nuestra derrota... ] ¡ Bon Sort!!

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El regreso

El regreso

  El calor de la tarde entró con seriedad por la ventana. El Viejo Bercell recordó a aquella mujer que sufrió por sus ausenci...

La última escala del Tramp steamer, de Álvaro Mutis

La última escala del Tramp steamer, de Álvaro Mutis

En los relatos literarios se esconden los detalles biográficos y las inquietudes existenciales de sus escritores. Son el resultado de ...

Julio, el impotente

Julio, el impotente

  Para Julio era el peor día al que se enfrentaba y así lo denotaban sus ojos enrojecidos y sus grandes patas de gallina demarcad...

“Mersault, contre-enquête“ o la deconstrucción de El extranjero de Camus

“Mersault, contre-enquête“ o la deconstrucción de El extranjero de Camus

El Extranjero, la nouvelle de Albert Camus, Premio Nobel de Literatura (1957), es una de esas obras que he leído no menos de diez ve...

Un fuerte olor a gasolina

Un fuerte olor a gasolina

  En los restaurantes de paredes blancas donde huele a mostaza y vegetales frescos, la loza y los cristales conversan sin descanso ...

Lo más leído

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Calixto Ochoa Campo: de corregido a Maestro

Juan Cataño Bracho | Música y folclor

Marta Arredondo: una diseñadora con identidad Guajira

Fabrina Acosta Contreras | Ocio y sociedad

Ruta cantinera de pueblo en pueblo

Edgardo Mendoza | Ocio y sociedad

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube